edición: 2825 , Martes, 15 octubre 2019
08/07/2016
Asusta a los inversores

La banca extranjera, alarmista, insiste en la vuelta de España a la recesión

Advierte de que se mantienen los mismos riesgos económicos que influyeron en las urnas
Juan José González
Es habitual que los departamentos de análisis emitan su opinión sobre los escenarios políticos y su influencia en la economía. Pero en las pasadas elecciones del 26J el bombardeo de informes de los analistas superó la barrera de lo razonablemente soportable. Una treintena de informes de la banca nacional e internacional pudieron llegar a clientes, inversores y otros sectores de opinión y prensa. El denominador común, unánime y generalizado, ofrecía una visión pesimista sobre la evolución política, económica y social de España. La banca extranjera fue más incisiva en el análisis del futuro del país en el caso de que se confirmara el avance de las formaciones de izquierda y que, como resultado de su acceso al poder sería inevitable la vuelta a la recesión, un riesgo que fue considerado por la clientela de inversores de todo el mundo. Con todo, no fueron la alarma y el miedo lo más destacado de las referencias de la banca.
Los analistas de la banca extranjera, mayoritariamente de nacionalidad española, coincidieron en señalar numerosos `lugares comunes´ en sus informes, caso de la fragmentación política del futuro Parlamento, del freno de las reformas y de la consolidación presupuestaria. Si bien el primero se daba por hecho, pues se mantendría en una situación similar a la del 20D de la primera cita electoral, los otros dos formaban parte del catálogo de las consecuencias de un triunfo de la izquierda. Pero también eran dos referencias interesantes para formar el grupo de temores y miedos. En este sentido, los dos últimos eran señalados como riesgos inminentes en la coyuntura económica española.

Los escenarios que dibujaron entre otros Citi, UBS, Unicredit, Barclays o Morgan Stanley, fueron muy útiles para consolidar el miedo existente a un avance de la izquierda, e incluso, colaboraron a un mayor impulso a la moderación de un voto temeroso pero también indeciso ante la abundancia y contradicciones en las dos semanas previas a la cita electoral. También fueron igualmente decisivos los escenarios para cuestionar la continuidad de las reformas económicas. Una buena parte de la opinión pública entiende que existe una relación directa causa-efecto entre las reformas y la creación de empleo, el aumento del consumo y los precios congelados. 

Quizá la banca extranjera no ponderó suficientemente los efectos de un posible Brexit (como sucedió en la práctica) sobre los resultados electorales. Y así se hace referencia a que varios informes bancarios cometieron el error de subestimar el resultado del referéndum británico. En este sentido, el pronóstico de Unicredit sobre la ayuda que proporcionaría el Brexit al Partido Socialista, el banco italiano sostenía que le serviría para no ser superado por Unidos-Podemos, pero sin precisar si el motivo sería el miedo a que esta formación alcanzase el poder, o a otro miedo, como el de un cataclismo económico tras la salida de Reino Unido de la UE.

Donde tampoco acertaron los pronósticos fue sobre la trayectoria que seguiría la prima de riesgo española si se mantenía la fuerza de las formaciones de izquierda. La prima de riesgo retrocedió lentamente hasta situarse a niveles anteriores, cuando el indicador no estaba sujeto a especiales presiones como por ejemplo fueron las citas electorales en España o el referéndum británico.

Otras entidades como Barclays o Citi no dudaron en admitir como uno de los riesgos probables del 26J la repetición, por tercera vez, de las elecciones, dada la dificultad de aprobar reformas estructurales y llevar a cabo numerosos ajustes presupuestarios en minoría. En cualquier caso, la economía española, gane la derecha o avance la izquierda, no podrá evitar un frenazo en la recuperación de un país que mantiene sus previsiones de crecimiento para 2016, incluso, acaban de ser revisadas por varios organismos internacionales.

Los informes de los analistas extranjeros parecen haber caído en esta ocasión en numerosos errores de valoración. Quizá con mayor influencia de los criterios de mercado bursátil, han considerado que la economía española era tan vulnerable y sensible al riesgo como las cotizaciones de las empresas del Ibex 35. Es probable que las opiniones así formadas hayan influido en mayor medida en la confianza de los inversores internacionales que en los nacionales. En cualquier caso, deberían afinar bastante más sus informes para próximas ocasiones. Aunque fuera sólo para asesorar mejor.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...