edición: 2724 , Viernes, 24 mayo 2019
27/04/2016
banca 
Explotación de la coyuntura

La banca extranjera echa el resto en sacarle partido a la incertidumbre política

La especulación financiera, presente más que nunca en los pronósticos de los expertos
Juan José González
Abundancia insólita de informes, estudios y opiniones en los últimos días como si del final de una campaña de marketing se tratara. Y es que desde que comenzó el mes de abril no han dejado de conocerse previsiones de negocio, de mercado, de resultados bancarios y empresariales, firmados por entidades como JP Morgan, Morgan Stanley, Goldman Sachs y alguno de los bancos de negocios que se mueven en los mercados financieros, de inversión. Aprovechados y estrujados hasta la saciedad los argumentos más técnicos de mercado, como los tipos de interés, el consumo privado, la inversión pública, el déficit y demás, las entidades más interesadas se centran -lo hacen desde diciembre- en la variable política y sus avatares en torno a la formación de un nuevo Gobierno. Pero no todos los argumentos sirven para especular, para ganar dinero.
Envueltos en ese tsunami de recomendaciones, no han faltado las voces de los expertos inmobiliarios de las grandes consultoras, que apuntan a un nuevo tirón del sector, un aumento de la demanda en la compraventa de pisos con 440.000 viviendas para el presente ejercicio, un 12% más que el año antes, lo que en términos de transacciones económicas suponen más de 20.000 millones de euros en 2016. Recomendaciones que buscan, y es posible que lo consigan, calentar el mercado lo suficiente como para que se revaloricen los activos. Al menos, esa es la línea que siguen las tendencias de inversión que esta misma semana han dado a conocer las consultoras.

Mejoran las perspectivas económicas, reconocen los más variados y diversos informes, pero no parecen responder a la lógica de las expectativas que se conocen también estos días sobre el crecimiento de la economía en España y el resto de Europa, y que como se sabe, han sido revisados a la baja. Por tanto, la incertidumbre en España continúa siendo política. Es el principal argumento de JP Morgan, Morgan Stanley y Goldman Sachs para el mercado de valores español, para la renta variable, para las emisiones de renta fija y para el inmobiliario.

Los bancos de negocios no parecen soportar por más tiempo la atonía en los precios de los activos, lo que ha llevado a la paralización de buen número de operaciones en el mercado español con la excusa de la inestabilidad política y el impasse en la formación de un nuevo Gobierno. Sin embargo, la coartada, exprimida por las casas de inversión y análisis, parece contar con un poco más uno o dos meses, de recorrido, suficiente terreno y espacio para la especulación con escenarios más o menos favorables o catastróficos, según convenga.

Y conviene, según la letra del informe de JPMorgan, trabajar la idea de que la ausencia de nuevo Gobierno es nociva para la inversión, para la confianza de los inversores, actualmente más dañina por preocupante que la hasta hace poco -según el mismo banco- principal desasosiego de los inversores, como era la crisis. De una lectura entre líneas del informe, hay que señalar que la preocupación principal de los inversores, que no han dejado de invertir, a pesar de haber ralentizado el ritmo de sus operaciones, se centra ahora mismo en el agotamiento de la excusa central; la incertidumbre política en tanto que la descarta como el mayor elemento de especulación financiera de los últimos meses. En realidad, a los inversores les interesan los movimientos de los mercados en las dos direcciones, de subida y bajada, pero nunca de parálisis.

En este sentido, la caída del mercado de valores desde el inicio del año hasta fecha reciente en que se produce una ligera recuperación, ha sido una buena noticia, pues supone un movimiento en la valoración de los activos. No es buena en cambio la paralización de las colocaciones de deuda corporativa, renta fija intermediada habitualmente por la banca de inversión que estos días hacen públicos sus informes y opiniones. La mayoría de las grandes compañías españolas parecen haber echado el freno a la emisión de deuda hasta contar con mayor certidumbre sobre la formación de nuevo Gobierno, actitud que sí perjudica la especulación financiera por falta de actividad.

En la carrera por animar el mercado o calentar la actividad financiera, algunos de los informes conocidos estos días parece haber descuidado el freno, anunciando unas previsiones catastrofistas en varios sectores de la actividad empresarial en España, con particular referencia a la caída de los resultados bancarios trimestrales, en algún caso cercana al 50%. El exceso en la medida de los márgenes de intermediación y beneficios bancarios, parece exagerado, incluso, con la pretensión de alimentar la especulación financiera. Aunque ya se sabe, a río revuelto, ganancia de pescadores.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...