edición: 2576 , Miércoles, 17 octubre 2018
07/03/2016
banca 
El Euribor dicta sentencia

La banca inicia la cuenta atrás para el nuevo ajuste

La reducción interminable e imparable de la capacidad como vía para lograr -y mantener- la rentabilidad del negocio ya no es suficiente
Juan José González
Con el tiempo se ha llegado a la convicción de que uno de los males de la banca española era el exceso de capacidad -red de oficinas y plantillas-. Y después del proceso de reestructuración del sector en la crisis financiera de 2008-2015, ajustado el sector, más consolidado y saneado, las cuentas parecen haber comenzado a dar señales de respuesta: con menos personal y con menos oficinas, también con menos bancos y con menos costes del pasivo, las cuentas sí que salen. Pero esta situación se antoja coyuntural para una buena parte del sector y de las 15 entidades que lo componen, pues a algunas ya comienzan a recibir las primeras señales que indican que con recortes de estructuras no será suficiente: a medio plazo necesitarán ayuda.
Y la ayuda traerá más ajuste y más consolidación. Algunos estudios inciden en esta idea como si hubiera consenso generalizado en torno a la misma solución. En todo caso, se trata de una nueva vuelta de tuerca que se llevará por delante a otro 10% de la plantilla, casi 15.000 trabajadores de los cerca de 200.000 que emplea el sector, así como el 10% menos de oficinas de las 31.000 actuales. El horizonte para este nuevo recorte de capacidad fija su horizonte en a lo largo de los tres próximos ejercicios -el actual inclusive- y se entiende que servirá para que también en estos tres ejercicios el negocio bancario sea rentable.

Tres años complejos, con la entrada en vigor de nueva normativa, con -seguramente- cambios políticos locales como también la aparición de algún nuevo episodio de crisis bancaria -Deutsche Bank- cuya onda, con toda seguridad, enviará problemas a muchas entidades en muchas millas a la redonda. Otros estudios recientes son menos negativos y apuntan a que los problemas de tamaño se resolverán aplicando también medidas de recorte pero en un plazo mayor: cuatro o cinco años.

Es probable que el sector ya contara en su agenda con la hipótesis de un cambio de escenario allá por 2008, hipótesis que se iría confirmando en la medida en que se hacía más profunda la crisis. También es evidente que podían prever una caída de tipos que con el tiempo se ha convertido en el primer enemigo de las cuentas, aunque no llegaran a sospechar que la situación pasaría de coyuntural a crónica. Y en esta situación, las cuentas de resultados ya comienzan a flaquear. Ni la reducción de tamaño ni el aumento de las comisiones bancarias se han mostrado suficientes en el tiempo para mantener la rentabilidad. La situación afecta de forma desigual a las 15 entidades bancarias españolas, sobre todo a aquellas con mayor diversificación geográfica.

De ahí que de la recomendación de llegar a acuerdos o fusiones, se haya pasado a una situación de necesidad para algunos y de obligación para otros de acelerar los procesos de fusión, en la medida en que las cuentas ya comiencen a reflejar la falta de rentabilidad del negocio. En este sentido, la persistencia de los tipos de interés en cero se convierte en la espada de Damocles que presionará a los más débiles en busca de una operación corporativa. El escenario se producirá sin duda en medio de cambios en el ámbito del regulador europeo, inmerso en la supervisión y la realización de test a las principales entidades, al tiempo que pisando el acelerador de la Unión Bancaria.

En este tiempo -en los próximos tres o cuatro años- es cuando deberán producirse los movimientos bancarios, teniendo en cuenta que la mayor urgencia corresponderá a los que mayor dificultad tienen para sacar adelante los márgenes. En el contexto de tipos de interés próximos a cero, será difícil que algunas entidades puedan prolongar más allá del primer semestre del presente ejercicio lo que ya comienza a ser una agonía: el Euribor parece  ser el primer aviso de que los tipos negativos han llegado al negocio de los préstamos hipotecarios. Para algunas entidades Damocles está cada vez más cerca de la ejecución.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...