edición: 3076 , Miércoles, 28 octubre 2020
09/05/2016
banca 
Cuando la necesidad obliga

La banca intenta compensar el bajo rendimiento del crédito exigiendo más vinculación

Algunas entidades aprovechan la coyuntura de tipos bajos o en negativo para incrementar volumen y rendimientos por otras vías
Juan José González
Las nuevas ofertas de productos financieros de la banca confirman una vez más que el escenario de tipos de interés se mantiene a la baja. En concreto, en el primer cuatrimestre del año y respecto al mismo período de hace un año, el precio del dinero de la nueva financiación cae, de media, algo más de medio punto. El sector bancario asegura que los esfuerzos por ajustar los precios es considerable, prueba de ello es que está a la orden del día encontrar créditos al consumo por debajo del 4% y préstamos hipotecarios también por debajo del 2%. Pero lo que es evidente sobre el papel -el descenso- en la práctica no lo es tanto: los particulares ofrecen resistencia a firmar hipotecas nuevas en los nuevos niveles y esperan todavía más rebajas en los personales de consumo. De esta forma, los rendimientos son menores y el margen se resiente. Así que hay que buscar alternativas.
Con todo, no parece lo peor, si no que, el escenario financiero se encuentra en una posición en la que no parece encontrar alternativa aparente a los tipos bajos o, en otros casos, a los tipos negativos. Y no parece que haya alternativa porque en distintos escenarios, como Japón, Estados Unidos y, por supuesto, en Europa, la política monetaria no logra ser el estímulo que anime a tan diversas y distintas áreas de la economía. Con esta narrativa, sin solución técnica aparente y con las autoridades económicas convencidas de los efectos de la terapia monetaria llegarán a estimular la actividad económica, las entidades financieras mueven ficha intentando estimular lo que no lo que no logran las autoridades. Sin embargo, otros productos pueden servir para aumentar los ingresos y, si no, al menos, el volumen de capital.

Lo hacen, o al menos parecen intentarlo, `moviendo´ la oferta, que significa jugar con cambios y modificaciones y sus combinaciones. Es el caso de las hipotecas, donde los contratos se han mostrado un poco más flexibles ofreciendo tipos fijos. Ya no se juega únicamente con la ampliación de plazos, si no que ahora la alternativa es la modificación del contrato desde tipo variable a fijo. En la práctica, tampoco parece tener una buena acogida por el público, puesto que las expectativas apuntan, como insisten las autoridades, a que los tipos de interés bajos y negativos seguirán una o dos temporadas más como principal referencia de la política monetaria. La coyuntura, por tanto, anima a presionar sobre la estrategia de la vinculación de productos.

Las expectativas de que el sector mantenga sus ofertas de crédito hipotecario y de consumo en la misma línea actual, se consolidan ante la ausencia de alternativa de política monetaria. Sin embargo, en todo este tiempo transcurrido desde finales del pasado año, las entidades, volcadas en la reformulación de las ofertas de préstamos, han aprovechado este escenario para consolidar la estrategia de la vinculación de la clientela a través de otros productos de su oferta. Porque algunas entidades habían rebajado el nivel de vinculación a la exigencia de nómina, seguro de vida, hogar y tarjetas, y se mostraban menos exigentes con otras vinculaciones, como planes de pensiones, fondos de inversión con plazos de permanencia y algún producto combinado más sofisticado, que ahora regresan para incrementar la vinculación.

El mercado se mantiene a la baja. Descienden los tipos de interés y confirman que la demanda espera que la tendencia a la baja se mantenga. Sucedió al final del año pasado, y sigue la tendencia en la misma dirección en los primeros meses del año. Van cuatro meses transcurridos y la mayoría de los nuevos créditos que se comercializan en esta primera fase del año lo son con precios a la baja. En el caso de los personales, para consumo, la caída o recorte se produce desde el 6% de la primer parte de 2015 hasta el 5,4%. Es una diferencia sustancial, medio punto que viene a confirmar que a pesar de los recortes la demanda se resiste a entrar en la oferta bancaria. Y al parecer, los recortes de las ofertas se producen con los préstamos destinados a la adquisición de vivienda como los personales.

En términos generales, las entidades bancarias se han visto obligadas a reformular sus estrategias con los préstamos hipotecarios, dado la que la variable principal para el cálculo de las cuotas hipotecarias, el euribor, se encuentra en terreno negativo (-0,010% al cierre de abril). Las previsiones de las entidades, así como la de distintas casas de análisis, apuntan a que el euribor a 12 meses tocará suelo en el -0.03%, aunque no coinciden en el plazo. En lo que sí parecen estar de acuerdo es en que la situación se reflejará con mayor claridad en los próximos meses en las cuentas de resultados. La claridad se refiere a que la caída de los beneficios se mantendrá como tendencia, al menos hasta el último trimestre del año.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...