La banca mediana también estudia ‘fusiones
edición: 2535 , Lunes, 20 agosto 2018
18/01/2010
Asumen que la solvencia dará problemas

La banca mediana también estudia ‘fusiones frías’

Varios informes jurídicos, proclives a la aplicación de SIP en bancos
La Circular 3/2008 del BE utilizada en cajas rurales, base legal para fusiones virtuales
Juan José González

Inquietud en el Banco de España y en la banca mediana –Popular, Banesto, Bankinter, Sabadell y Pastor- ante la posibilidad de que tres de estas entidades financieras estén avanzando en la idea de aprovechar las ventajas coyunturales de la conocida Directiva de Solvencia 2006/48, recogida en nuestro sistema jurídico en el Real Decreto 219 de 2008 y que recoge la Circular 3/2008 del Banco de España. La extensa referencia jurídica no es más asunto que el medio que utilizaron recientemente las cajas rurales españolas –Cajamar, Caja Campo, Caja Casinos y Caixa Albalat- para plantear una alianza entre las cuatro, y que al Banco de España le ha parecido una vía muy oportuna.

Resulta que la citada vía es, según varios informes jurídicos encargados por distintas entidades financieras, una buena solución para los problemas de solvencia que ‘ocasionalmente’ podrían afectar  alguna de ellas, pues, entre otras razones, la citada Directiva fue recogida por la legislación española para proteger la solvencia de las entidades financieras. No hay que perder de vista, aseguran en el sector que “aunque los niveles de solvencia hayan mejorado en los cinco bancos medianos, ya se han utilizado la mayoría de los recursos –ampliaciones, preferentes, bonos convertibles, recompra de deuda…- más importantes para preservar y reforzar los fondos propios, ante un agravamiento del nivel de actividad –menor demanda de crédito e inversión-, recrudecimiento de la morosidad empresarial, así como las nuevas exigencias de capital que previsiblemente impondrán los organismos internacionales encargados de la vigilancia financiera. En resumen, un panorama de negocio mucho más duro que en el pasado ejercicio, con morosidad elevada, precio del dinero en niveles extremadamente bajos y, como resultado, menores ganancias. Si los cuatro bancos que cotizan en el selectivo español recortaron un 24% sus resultados en 2009, es previsible que esta cifra sea aún más elevada para 2010.

Y ante este horizonte, a la banca mediana no le queda otro remedio que hacer cuentas y estas pasan obligatoriamente por operaciones corporativas. Si Popular y Sabadell han sido siempre los más explícitos y razonables, reconociendo que no hay que cerrar nunca las puertas a “eventuales adquisiciones”, el resto de los medianos se muestran más reticentes, al menos, no lo reconocen abiertamente. Lo cual no quiere decir que no se encuentren avanzando en alguno de los proyectos en marcha, y que tendría en la utilización de la Circular 3/2008 del Banco de España su fundamento de derecho de partida para una unión o ‘fusión fría’ entre varias entidades medianas.

Una ‘fusión fría’ o ‘virtual’, como se viene denominando a estos movimientos en el sector, desde que fuera puesto en práctica por las cajas rurales –y posteriormente por Caja Navarra y Canarias- es la aplicación de un SIP (Sistema Institucional de Protección) que estudian en estos días varios grupos de cajas de ahorro, en bancos. La novedad en esta ocasión reside en el hecho de que varios informes jurídicos aconsejan a la banca mediana la consideración de dicha vía –‘fusión fría’- como idónea para afrontar sus necesidades de solvencia. No se cuestiona ni la pérdida de personalidad jurídica, marca comercial e identidad corporativa, tres cuestiones a resolver de forma voluntaria por las partes sin plazo de ejecución fijo.

Según uno de esos informes, la norma contempla que el tamaño de las entidades resultantes responde a las necesidades del mercado, y que “sus especificaciones les permiten considerar la consolidación de balances como uno de los puntos fuertes…” de una unión ‘virtual’. Si bien el objetivo de la alianza mediante un SIP entre entidades bancarias para consolidar su solvencia no obliga, en principio, a que se realice la consolidación de sus balances trimestralmente, sí es “preceptivo que el grupo resultante presente una vez al año un informe de balances, cuentas y estados financieros de forma agregada”, señala uno de los documentos jurídicos que informa a una de estas entidades financieras.

Sin embargo, una fuente consultada asegura que “el espíritu de la Circular del Banco de España y de la operatividad de la misma norma, supone que las entidades que opten por este sistema de integración, hagan lo mismo con las cuentas, y presenten un único grupo consolidado, puesto que se parte de la base de que las entidades comparten iguales, o muy similares, objetivos de gestión financiera y tesorería, auditoría, mercados mayoristas, control interno y, por supuesto, políticas de riesgo”.

El futuro puede deparar una situación en la que cajas de ahorro y bancos medianos confluyan en un mismo camino tras haber recorrido dos rutas tan diferentes, y que ahora forzadas por la necesidad que marca la coyuntura, se disponen a entrar en la nueva fase de ‘fusiones frías’ para alcanzar mayor tamaño, mayor solvencia y capitalización, así como, y no menos importante, una calificación única como también única unidad para supervisar.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...