edición: 3053 , Jueves, 24 septiembre 2020
20/01/2013
Discriminada por la normativa

La banca nacional `amenaza´ al Banco de España con menos crédito

Las entidades extranjeras aprovecharán el trato favorable de la regulación de los `superdepósitos´
Juan José González

El sector bancario parece haber reaccionado rápido en esta ocasión: el malestar, de nuevo, creado por la nueva normativa dictada por el Banco de España la pasada semana, a propósito de la restricción de la rentabilidad máxima de los depósitos al 2,75%, fue recibida por el sector como un nuevo golpe bajo a la banca nacional, “una medida inesperada, a traición y que obligará a rehacer algunos planes”, afirmaba el responsable de tesorería de un gran banco. La reacción que se produce como consecuencia de la nueva medida del banco central español, que, como se sabe, deja al margen de la quema a las entidades extranjeras, obliga a la nacional a replantear su estrategia de captación de pasivo a corto y medio plazo. El agravio comparativo deja otra vez en ventaja a la banca no inscrita en el Fondo de Garantía de Depósitos español, caso de Banco Espirito Santo e ING que, al igual que Banco Finantia Sofinloc y Banco Pichincha -estos dos en el FGD español- podrán seguir ofreciendo rentabilidades superiores por encima del 4%.

El Banco de España ha roto los planes de la banca nacional al sorprender con una nueva medida restrictiva a la banca nacional. Varias opiniones recabadas la semana pasada al respecto, apuntaban que la decisión del banco central no estaba prevista en este momento, lo cual no significa que estuviera descartada. En cualquier caso, la aplicación por sorpresa de la restricción de los superdepósitos obliga a las entidades españolas a un replanteamiento automático de su política de captación de recursos en el corto y medio plazo. El movimiento del banco ha encendido la mecha de la indignación en el sector. La reacción no se ha hecho esperar y el sector prepara una respuesta en breve a la norma, donde no descarta que una primera medida fuera la de endurecer los criterios de concesión de créditos a las empresas.

El viernes pasado, y de forma automática, algunas entidades cumplieron a rajatabla la medida impuesta por el Banco de España. iBanesto cortó (por lo sano) a la mitad su depósito del 4% al 2% TAE; Oficinadirecta de 4,5% a 2,25% en pocas horas; Activo Bank (Sabadell) revisó del 4,10% a 1,75% el interés por sus depósitos a doce meses; Unnim lo hizo desde el 4,25% a 3,5% y Catalunyacaixa desde el 4% al 2,25%. Recortes significativos en la remuneración de depósitos que preparan nuevo destino, camino, seguramente de otros superdepósitos que bien se pueden encontrar a la vuelta de la esquina o con un toque de ordenador: en la banca extranjera, en las entidades que no constan en el Fondo de Garantía de Depósitos, pues se trata de sucursales y no de filiales, matiz que las exime de la observación del recorte en la remuneración del pasivo. 

Malestar en la banca nacional que en esta ocasión llega cuando apenas ha transcurrido medio mes desde el inicio del ejercicio, con todas las campañas en marcha, publicidad, personal y oficinas orientadas a la captación de dinero a cambio de una alta remuneración, y que ahora deben ser interrumpidas. La restricción de la rentabilidad máxima provocará, previsiblemente, un éxodo de los depósitos desde la banca nacional hacia las extranjeras, como tantas otras veces.

Las sucursales de la banca no registrada en el FGD español, y que, por tanto, no tienen por qué observar las mismas normas que las españolas, ya comienzan a recibir a los primeros `desertores´. Llegan procedentes de las entidades nacionales al Banco Espirito Santo, que sigue pagando depósitos al 4,50% TAE al plazo de doce meses. O al holandés ING, histórico privilegiado en todas las luchas de activo y pasivo en el mercado español (y que a pesar de todo no ha conseguido mejorar sus resultados) que mantiene su 3,30% TAE en uno de sus productos estrella. El ecuatoriano Banco Pichincha y el también portugués Banco Finantia Sofinloc, siguen con sus 4,10% y 4,50% TAE respectivamente en el doce meses.

En medios bancarios, se estima que la medida adoptada por el Banco de España deja escaso margen de maniobra para cualquier reacción en el corto plazo. Aunque en opinión del responsable de una de las primeras entidades españolas, la primera reacción será la de ser más selectivo en el análisis del riesgo y de los costes de los préstamos nuevos, lo que puede reducir más aún el crédito a las empresas. Otra vía, tradicional, aunque quizás de escasa eficacia, es presionar a la Asociación Española de Banca Privada para que el Banco de España termine de una vez por todas con el trato discriminatorio que supone la citada medida restrictiva. Que las entidades financieras que operan en el país no figuren en el FGD, se está demostrando como una posición de mercado discriminatoria, y sobre la que Bruselas ya se ha pronunciado en varias ocasiones: se trata, dice la Comisión Europea, de una `anomalía técnica´ que las autoridades locales deberán corregir.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...