edición: 2789 , Lunes, 26 agosto 2019
15/04/2013
Ranking de bancos ICNR (Resultados 2012)

La banca paga muy cara la recapitalización tardía

El Banco de España quita a Deloitte (audita al 85% del sector) la `exclusiva´ de la supervisión de los bancos
Juan José González

"Los resultados bancarios dan pena", o "terrorífico 2012". Las dos `perlas´ corresponden al presidente de la Asociación Española de Banca, Miguel Martín, y vienen a resumir en dos palabras (pena y terror) el afán de la banca española en el pasado ejercicio. Los balances consolidados y los individuales de la banca española, así como los de la banca extranjera que opera en España, confirman el `annus horribilis´ del sector, marcado por las provisiones y saneamientos extraordinarios en cerca de 43.000 millones de euros frente a los 27.600 millones de un año antes. Muestran, asimismo, los efectos maléficos de una tardía recapitalización, la diferenciación de Santander y BBVA del resto de las entidades bancarias y el freno de la inversión. Resultado: primeras pérdidas conjuntas de la historia bancaria española además de alguna novedad en la supervisión para el próximo -presente- ejercicio en el que se prevé que Deloitte pierda el `cuasimonopolio´ (audita el 85% del sector) de la supervisión bancaria (ver cuadros).

· BALANCE BANCOS 2012
· CUENTA RESULTADOS BANCOS 2012

A la vista de las cifras tampoco se puede certificar que el desastre sea el resultado de la actividad bancaria española, puesto que habría que valorar que España evitó el rescate soberano, los bancos superaron las pruebas de los test de estrés y lograron cubrir provisiones y saneamientos según las nuevas exigencias legales. La reestructuración quedó encaminada hacia una fase final, aún por rematar, con el punto negro que supuso la intervención con ayuda europea incluida de una entidad sistémica: Bankia. En los datos que se ofrecen en los cuadros, no se incluyen los que están participados por cajas de ahorros, casos de Caixabank y Bankia. En todo caso, y siguiendo la opinión de los responsables bancarios (al menos es lo que hay que entender que representa Miguel Martín) “los resultados bancarios dan pena”.

La sensación generalizada en el sector, reflejada en ese “dan pena” parece quedar amortiguada si se tiene en cuenta que el sector podido responder a las exigencias legales de saneamientos extraordinarios y dotaciones jamás realizada por ningún país en el sector bancario. Y de ahí que esos 15.000 millones de euros más en saneamientos y dotaciones en 2012 sobre 2011, se expliquen en la medida en que el sector ha sido capaz de mantener los márgenes recurrentes de la cuenta de resultados, como refleja el cuadro del ranking de ICNR y que al mismo tiempo consiguen reforzar la solvencia de los grupos bancarios cuyo capital principal (core tier-1) supera el 10%.

La gran banca consigue mejorar el margen de intereses excepto Banco Santander y Banesto que retroceden respecto a 2011 en un 2,19% y un 3,27%, en línea con el retroceso de Barclays y Banco de Valencia. Para el sector, el margen de intereses se sitúa en 52.688 millones de euros, un 4,1% más que el año antes. En el apartado de comisiones, la cifra cayó un escaso 1,9% hasta sumar los 21.797 millones de euros. Llama la atención la morosidad bancaria en el ejercicio al situarse en el 6,9%, algo más de dos puntos sobre el ejercicio anterior.

El sector registra pérdidas por primera vez en la historia y que (como se puede observar en los cuadros) una vez tenidos en cuenta los extraordinarios, el resultado consolidado del ejercicio muestra unas pérdidas de 1.617 millones de euros, 11.000 millones menos que el año antes. Destacar que la banca ha obtenido en el año una financiación neta de los bancos centrales por valor de 50.000 millones de euros ante una menor financiación (20.000 millones) de otras entidades de crédito así como de 14.000 millones menos de emisiones emitidas. La inversión en títulos de renta fija sube un 18% (34.000 millones) respecto al año antes

En el terreno de la supervisión, hay que destacar la novedad en los procesos habituales que venían operando en el sector bancario con las auditoras. En este sentido, el Banco de España reformaba al final del año los procedimientos de supervisión que obligará a que cada entidad financiera tenga que cambiar de firma auditora cada siete años, práctica que funciona en buena parte de los países de Europa. La regulación actual exige el cambio (rotación) del auditor de cuentas firmante cada siete años, pero no de la firma. En el sector se interpreta como el intento definitivo de romper la situación de `cuasimonopolio´ existente por la que la firma Deloitte SL (ver cuadro Balances consolidados) estará obligada a `ceder´ temporalmente algunos de sus clientes tradicionales a la competencia, esto es a PwC, KPMG y Ernst&Young. Deloitte aparece en el cuadro como la auditora de diez de los quince primeros bancos, si bien a nivel sectorial audita el 85% del sector. Tan sólo Sabadell y Banco Popular se `escapan´ a la supervisión de Deloitte, cuyas cuentas son revisadas por PwC.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...