edición: 2764 , Viernes, 19 julio 2019
04/10/2017
banca 
El BCE les enseña el camino

La banca pequeña toma nota de Liberbank y Popular, fusionarse o morir

Cumplir con el colchón anticrisis, obstáculo para la supervivencia en solitario de las entidades más pequeñas
Juan José González
Las entidades bancarias pequeñas, léase, Unicaja, Ibercaja, Cajamar, Kutxabank, Abanca y Liberbank, no lo tienen fácil para sobrevivir más allá de diciembre de 2018, plazo de quince meses fijado por el BCE para que cumplan con el colchón anticrisis (deuda computable como capital adicional de máxima calidad, bonos contingentes convertibles o Additional Tier 1). Pero es Liberbank la entidad que pasa por mayores dificultades para lograr ese objetivo. Lo cierto es que la entidad asturiana no lo ha tenido fácil para resolver sus problemas: de deuda, solvencia, liquidez y rentabilidad, y todos ellos al mismo tiempo. La dirección ya había elegido la medicina para estos casos: la venta de la entidad financiera. Pero los potenciales compradores, interesados declarados, exigían una limpieza previa y una capitalización que pueda compensar, al menos en parte, los desequilibrios financieros y demás lastres que soporta su sobrecargado balance. Aunque aplicada en el objetivo, a la entidad se le termina el tiempo. El 30 de noviembre, o el próximo lunes 9, Liberbank puede conocer a su nuevo propietario, siempre mejor que seguir el camino del Popular.
Tras cuatro años de vida efímera por el mercado bursátil (mayo 2013) su capitalización se ha reducido hasta los 692 millones de euros de la actualidad desde los 2.482 millones de su techo hace tres años. Contra esos 692 millones de euros de valoración en Bolsa, Liberbank sigue en su balance con un peso superior a los 3.100 millones de euros de activos adjudicados (según datos a 30 de junio pasado) lo que da una idea del averiado estado alcanzado por sus cuentas.

El actual equipo ejecutivo, liderado por Manuel Menéndez, viene aplicando en la entidad la hoja de ruta de la salvación de la entidad, al menos, la que recoge en uno de sus primeros puntos que antes de ser fusionada o vendida a otra entidad, Liberbank estaría obligada a limpiar la casa y a no dejar vacía su nevera. En otras palabras, dar salida mediante venta (a la baja) de los activos inmobiliarios y ampliar capital, al menos, por 500 millones de euros, operaciones en marcha la primera y, según parece, bien encaminada la segunda en tanto que sus principales accionistas la ven con buenos ojos.

Primero sanear el balance, segundo invertir. Son los dos pasos que ahora mismo esperan los interesados en hacerse con el control de Liberbank, un banco financieramente en apuros y protegido por la autoridad del mercado -la CNMV- para evitar el mismo camino que le llevaría al mismo destino que el Banco Popular. De ahí que la decisión de deshacerse del ladrillo es obvio que va en la buena dirección.

Otro asunto es (será) que los futuros nuevos accionistas de Liberbank consideren suficiente los menos de 400 millones que el banco asturiano estima que puede obtener por la venta de la cartera inmobiliaria, condición indispensable (a modo de aval) para que la entidad en crisis obtenga el beneplácito de los accionistas que decidan invertir su dinero en la ampliación de capital. 

Tendrá Menéndez una decisiva (y quizá última) ocasión para exponer sus planes de presente y de futuro a los accionistas, convocados el próximo lunes 9, a sabiendas que el `plazo de protección´, un efectivo blindaje de la cotización en Bolsa desde el 12 de junio pasado por la CNMV, expira el 30 de noviembre. Dos meses de plazo para que el MUR no intervenga.

Y así todo indica que el banco asturiano, por el momento, no seguirá el camino del Popular como fue en su día la huida hacia adelante de la dirección, no reconocer las malas decisiones, seguir criterios discutibles de contabilización de pérdidas, no soltar a tiempo el lastre de los adjudicados y, finalmente, morir con las botas puestas. Al menos, el equipo que dirige Menéndez parece estar aprendiendo de algunos de los errores del Popular. Se da por hecho que el resto de los bancos pequeños también estará tomando buena nota, en este caso, de la solución de Liberbank.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...