edición: 2742 , Miércoles, 19 junio 2019
31/05/2013
El miedo como reclamo

La banca pone su `artillería´ a punto para asegurar los depósitos

El mensaje es diversifique y ponga el dinero a salvo de `quitas´, en fondos o en bonos, sin ir más lejos
Juan José González

Los departamentos comerciales de algunas entidades financieras perfilan productos y, sobre todo, nuevos conceptos para la nueva temporada de verano. Es una batalla en toda regla la que pretenden librar en un mercado, el de depósitos, que ya está ofreciendo cambios en el comportamiento de los ahorradores. Si el pistoletazo de salida fue el corralito de Chipre, la incertidumbre posterior y la confirmación de las “fechas” impuestas por Bruselas, alimentan la inseguridad de los depósitos. Da igual que sean más de cien mil que menos, preocupa la idea sembrada en Chipre y alimentada por Alemania sobre una `quita´ sobre los depósitos similar a la chipriota. Este es, sin duda, la brecha de la inseguridad ciudadana, inmejorable leit motiv para que los marketinianos financieros apuesten por “duerma más tranquilo…” “diversifique su dinero…” o “¿están seguros sus ahorros?”. Las gestoras de fondos confían en que nuevos clientes llamarán a sus puertas.

Ya se sabe que el miedo es libre, y que la diosa Ocasión la pintan… pero el sector financiero se enfrenta a un período de trasvase de recursos que migran desde las (hasta hace poco) bien remuneradas cuentas a plazo, o supercuentas de alta remuneración, hacia otras zonas de ahorro. Las entidades financieras hacen lo posible por evitar la desbandada de dinero hacia otra entidad. Se amplía la oferta en plazos y en productos para frenar la operación salida, tarea con más grado de éxito que el esperado. Pero la coyuntura añade otro elemento a la inestabilidad del ahorro: la amenaza viene ahora de la mano de una posible quita, pérdida de una parte del dinero en cuentas corrientes o libretas a plazo, un corralito con rebaja en toda regla, estilo chipriota, que a modo de espada de Damócles pende sobre los ahorradores.

Se sabe que los depósitos son una presa sencilla. Y es probable que estemos asistiendo a la fase de acoso, de previo aviso. Fase en la que se ponen de ejemplo imágenes con filas de ahorradores a las puertas de un banco en Chipre, Grecia o Irlanda, esperando el turno del cajero automático. Son imágenes que no se borran con facilidad. Son `buena´ publicidad y mejor reclamo para la venta de otros productos diferentes a las cuentas de depósitos, el reclamo perfecto del miedo. Algunas gestoras de fondos advierten al público con recomendaciones para que extremen el cuidado con los depósitos de, por ejemplo, las cajas insolventes, las nacionalizadas y algunas más pequeñas sobre cuyo futuro poco se sabe. 

Por eso, no extraña que en las últimas semanas y en un encarnizado de boca en boca, algunas entidades financieras de primera fila hayan dado órdenes a los suyos para que incidan en los buenos consejos: que si es bueno diversificar, que si los fondos son rentables y además tienen ventajas fiscales (en tanto no se produzca la venta de las participaciones) y algún concepto más que se escapa. Uno de estos afirma que para dormir tranquilo, los depósitos deben estar en entidades solventes y que si adquiere bonos o fondos de inversión, dormirá a pierna suelta.

Las gestoras tienen su propia política de ventas. Atacan al mercado por el lado que más le duele: el miedo, la liquidez y la rentabilidad, y ofrecen competiciones entre distintos productos para comparar. Así ha sido siempre. Pero ahora el reclamo trata de inocular en los ahorradores la certeza de que en realidad, España ya está intervenida con esa `ayuda´ de 41.000 millones de euros a la banca que el país devolverá en cómodos plazos (incómodos para el contribuyente). Forma parte del marketing de algunas gestoras el análisis de la coyuntura, un escenario de fuego donde todo es amenaza, “es el rescate –dicen- que ya le está pasando factura”.

En una gestora lo explican mejor: “entre la subida de impuestos, la tributación del ahorro, cotizaciones sociales de empresas, edad de jubilación, algunos nuevos pagos sanitarios, ajustes en funcionarios o contratados en la Administración, etc. todo suma”, en este caso, todo resta. Y la resta sale de los ahorros de particulares. 

Las cuentas de los gestores para la `venta´ de productos de pasivo distintos a los depósitos en cuentas y supercuentas no tiene desperdicio. Si al Gobierno no le salen los números y hace falta poner dinero en las fechas que ahora marca Bruselas, ¿qué presa más sencilla y segura que los depósitos bancarios? ¿dónde se puede encontrar el volumen necesario de dinero para apagar el fuego? Las respuestas son sencillas: en los depósitos de los ahorradores, en los bancos. Por todo ello, diversifique y dormirá más tranquilo. Seguro.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...