edición: 2763 , Jueves, 18 julio 2019
08/11/2011
No hay margen para mantener las actuales ofertas de los depósitos

La banca prepara nuevos productos para recapitalizarse

Mayor presión para asegurar la liquidez ante las nuevas exigencias al sector
Juan José González

Bancos y cajas ya se están encontrando con los primeros problemas en la captación de recursos en esta última etapa de la batalla por el pasivo, intensificada tras el final del verano pasado. Hogares y empresas ya no parecen estar dispuestos a trasladar sus ahorros a los productos bancarios tales como los depósitos remunerados, los cuales han experimentado en las últimas semanas un frenazo en toda regla. Las entidades financieras han intentado recomponerse en la batalla echando un poco de imaginación, la verdad es que no demasiada, ofertando pagarés. Pero los resultados han sido exiguos hasta el punto de que algunas de ellas, o los han reducido o, incluso, una de las entidades medianas ha retirado la segunda parte de la emisión tras haberse quedado a un 60% de la demanda prevista, es decir, cortos. En esta misma medida se encuentran los márgenes del sector -prácticamente sin margen- en especial tras el último recorte de un cuarto de punto en el precio del dinero aplicado por el BCE, después de haber apurado hasta el 5% la retribución por los depósitos y otros productos financieros. Y todo sin contar con que aún resta otro recorte de un cuarto de punto del dinero hasta que finalice el año.

El último estadio de la lucha por hacerse con los depósitos del sistema en poder de las familias y de las sociedades, apura estos días los últimos cartuchos. La mayoría de las entidades financieras ya no cuentan con margen ni para ofrecer más ni para seguir ofreciendo ‘taes’ de entre el 4% y el 4,85%. Todo tiene un límite y seguir financiándose por cuenta de los depósitos se acaba, se terminó. Es el momento de repensar la estrategia para captar pasivo a ese precio o menor, una vez que sea superada la temporada de planes de pensión que acaba de comenzar y que finaliza como es habitual el último día del año que abre el banco.

Las familias y sociedades españolas han venido apurando en los últimos trimestres la adquisición de depósitos, lugar temporalmente más seguro para lograr rentabilidad y muy buena rentabilidad si se compara con las pérdidas en torno al 30% de la inversión en renta variable en lo que va de año. Si un ahorrador hubiera adquirido 1.000 euros en acciones de Banco Santander en la primera sesión bursátil del año, tendría ahora mismo 750 euros, mientras que si los hubiera colocado en un depósito a plazo, tendría a fin de año 1.045 euros. Las cuentas de la vieja han empujado a miles de ahorradores a trasladar sus ahorros a los depósitos a plazo, unas cuentas que por ahora van saliendo.

Pero esta situación tiende a reducirse. El ahorro se da por agotado, al menos el disponible para atender las ofertas –atractivas- de las entidades financieras. La crisis y las expectativas económicas para el próximo año, están restando clientes presentes y futuros a los depósitos a plazo, entre otras cosas porque las entidades no podrán mantener por mucho más tiempo ofertas superiores al 4,5%, lo que no resta para que siga siendo el depósito a plazo remunerado el preferido y más valorado por los particulares.

El mercado presiona porque la situación de precariedad de la liquidez puede agudizarse en cualquier momento, debido a las nuevas condiciones reguladoras que se dibujan, cada vez con mayor claridad, en el horizonte, como es el caso de la mayor aportación que deberán hacer las entidades financieras al Fondo de Garantía de Depósitos.

Con necesidades de liquidez al alza, las entidades se disponen a lanzar las clásicas campañas de captación de pasivo mediante los planes de pensiones. Es tan sólo, uno de los momentos del ejercicio en el que no cabe otro tipo de ofertas distintas a los planes y a las tarjetas de crédito. Pero una vez pasadas las fiestas navideñas, se prevé una ofensiva en toda regla para hacerse con los ahorros. En esta ocasión ya no se tratará de depósitos remunerados, si no que se ofrecerán alternativas de productos con características mixtas, esto es, una parte fija y la otra variable, una asegurada y la otra en función de un índice. Productos conocidos pero con otros nombres, y sobre todo, con otras rentabilidades. Por supuesto, más ajustadas a la realidad del mercado, más bajas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...