edición: 2616 , Viernes, 14 diciembre 2018
06/11/2013
`Cierre adelantado´ del ejercicio 2013

La banca se une para hacer frente a una oleada de regulación europea

El sector, más unido que en anteriores ocasiones, quiere borrar la imagen de país intervenido y vigilado por la troika
Juan José González

El sector bancario quiere quitarse cuanto antes la sombra del rescate financiero, quiere perder de vista las incómodas visitas de los miembros de la troika que cada mes se introduce en las entrañas de un buen número de entidades en busca de situaciones anómalas en los balances. Presentados los resultados correspondientes al tercer trimestre y con una idea muy clara y extrapolada de por dónde pueden ir los tiros en el último trimestre, el sector en su totalidad, no piensa en otra cosa más que en poner fin a un ejercicio complejo desde cualquier vertiente que se quiera analizar. Un ejercicio que el propio sector ha calificado como el de la normalización de las cuentas, una vez realizados los fuertes saneamientos. Sin embargo, el fondo de la premura, con rasgos de emergencia, responde al interés común del sector de hacer frente a la temida oleada de regulación bancaria de la Unión Europea, un hecho a partir del próximo año. Temores que justifican, entre otros, el acuerdo total sobre el futuro presidente de la patronal al que, por supuesto, no es ajeno el perfil del elegido.

Podría decirse que las pasiones en los consejos de las entidades financieras se han encendido de tal forma que incluso el relevo al frente de la patronal AEB, seis meses antes de su materialización, se ha producido con el máximo acuerdo de todos los bancos. Pasiones cuyo primer objetivo sería dar carpetazo a la etapa de fuertes provisiones y saneamientos de los errores del pasado así como de la desmedida valoración de las expectativas de rentabilidad de las inversiones inmobiliarias, sector en el que se vieron pillados todos, sin excepción, una trampa que acabó mal para todos y determinó la quiebra de algunos. En otras palabras, el sector parece estar felicitándose por haber alejado de su entorno una idea que no le ha abandonado en todo el año: la quiebra, así como el ingente trabajo de limpieza a fondo de los balances, consecuencia del fiasco inmobiliario y tumba de numerosas inversiones de la banca que, seguramente, no volverá a repetir.

Como aseguran en el sector, 2013 está resultando un año en el infierno al que se pretende dar carpetazo cuanto antes. Cierta obsesión por pasar página a los errores, fruto de los excesos de la expansión nacional y también en otros casos de la internacional. Obsesión por corregir los desequilibrios, con una mora récord por encima del 12% y al trote camino del 14% a final de año. Una cifra que es la media del sector bancario y que puede esconder situaciones particulares muy negativas: alguna entidad se acerca al 20% de impagados mientras otros se defienden con 16% y 14%. Es la parte más débil del sector, la primera preocupación de los responsables porque, entre otras cosas, la cifra equivaldrá a la foto que llegará a la Autoridad bancaria Europea (EBA) en los análisis del sector financiero español a realizar en los próximos días. Por tanto, situación comprometida para las entidades de cara a esta especie de `cierre adelantado´ que pretende el sector.

El deseo en adelantar a septiembre -en sentido figurado- y dejar atrás un mal año, no es precisamente un `capricho´ contable, sino una estrategia deliberada, podría decirse incluso que `pactada´, desde hace meses entre la gran banca, unidos en esta ocasión por un objetivo común como es hacer frente a la oleada de normativa y nuevas exigencias a la banca con carácter previo a la puesta en marcha de la unión bancaria. Normativa que vendrá acompañada, asimismo, de nuevas exigencias de la EBA, consecuencia del examen permanente a las entidades financieras. Y todo, sin olvidar que el calendario marcado por Basilea III sigue su curso.

Los resultados del tercer trimestre en el sector bancario, estuvieron salpicados de referencias a la salida de la crisis, al final del saneamiento y de la reestructuración del sector, al cumplimiento de las ratios de solvencia, de capital... y a las numerosas exigencias de las autoridades europeas. El sector destacó también en las presentaciones trimestrales el esfuerzo realizado en sanear la cartera de créditos. Numerosas referencias de los responsables bancarios encaminadas a mostrar que el sector financiero ya ha dejado atrás la reestructuración, que equivale a considerar cerrados los saneamientos y corregidos los ajustes.

De esta forma, desaparece la sombra de los inspectores de la troika y con ellos la sensación de una banca en crisis, mitad intervenida, mitad vigilada, una situación que todos coinciden en señalar ha dañado la imagen de la banca.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...