edición: 2284 , Viernes, 18 agosto 2017
28/12/2009
La Ley de Economía Sostenible es una buena ayuda para el sector, pero no basta

La banca se verá obligada a recapitalizar sus inmobiliarias en 2010

Sólo el recurso a las ampliaciones de capital salvará a las cotizadas
Las inmobiliarias necesitan 9.800 millones para evitar concursos de acreedores
Juan José González

La deuda financiera de las inmobiliarias –las diez cotizadas en la bolsa española- se perfila como el principal asunto a controlar por los bancos en el próximo ejercicio cuyo comienzo esta a la vuelta de la esquina. Que un grupo de diez inmobiliarias españolas tengan una deuda de 30.000 millones de euros se haya convertido en el segundo problema de la banca española, no debe extrañar mucho ni a las inmobiliarias ni a la propia banca, entre otras cosas porque se conoce el problema y porque se trabaja y avanza en su solución. Pero lo que preocupa en realidad a los bancos acreedores de ese manojo de diez inmobiliarias es que posiblemente les obligue a acudir a un buen número de ampliaciones de capital, o a colaborar en reestructurar la deuda para evitar que el banco tenga que apuntarse un agujero de campeonato, a pesar de que el pasivo de las compañías de este sector se ha reducido en 2009 en torno a un 14%.

El próximo ejercicio no es un ejercicio cualquiera, entre otras cosas porque el fácil recurso a la desinversión es cada vez más complicado; no es tan sencillo deshacerse de activos como en 2009. Sin embargo, tanto a la banca como a las inmobiliarias, se puede decir que les ha venido Dios a ver de la mano de la Ley de Economía Sostenible, un proyecto de Ley que en la práctica modifica aspectos de la Ley del Suelo aprobada en 2007 –el más importante consiste n la ampliación del plazo de tres a seis años para actualizar el valor del suelo urbanizable cuyas obras no se hayan iniciado en plazo, evitando de esta forma el hundimiento de los precios, puesto que la ley disponía que si no se construía en el plazo de tres años, el suelo pasaba a calificarse de rural. Por tanto, el Ejecutivo le ha echado una buena mano a bancos y a inmobiliarias, si bien, un buen puñado de ayuntamientos no se encuentre muy contento con la citada medida.

El escenario de las deudas del sector tiene un fondo rojo, de números muy rojos. Colonial debe 6.250 millones de euros; Metrovacesa 6.130; Martinsa 5.250; Reyal Urbis 4.432; Realia 2.471; Testa 2.322 y Afirma 1.390 millones. Todo un espectáculo de números rojos a las que estas compañías deberán hacer frente el próximo ejercicio. Algunos acreedores financieros tienen la solución más clara y ya adelantan que pedirán en los consejos de administración ampliaciones de capital. Es el caso de FCC y Cajamadrid, acreedores de Realia que vienen apoyando de forma permanente –no se puede decir que incondicional- a su inmobiliaria mediante inyecciones de capital, pero que ahora no descartan una ampliación de capital como parte final del proceso de refinanciación de la compañía.

La inmobiliaria con mayor endeudamiento, Colonial (6.250 millones de euros) parece que puede estar cerca de encandilar su delicada situación tras conocer que uno de sus bancos acreedores, Goldman Sachs, vendía su deuda a dos fondos de inversión que por su filosofía de largo plazo aportarían mayor estabilidad a la compañía. En esta operación, además de la trascendencia financiera para la propia Colonial, el asunto más importante era el efecto que causaría en el resto del sector, que no ha sido otro que varias entidades financieras han pensado que la de Colonial no era mala solución. Porque entre otros puntos, los dos nuevos fondos de inversión apoyaban la reestructuración financiera en un punto tan vital como la refinanciación por la vía de la conversión de parte del pasivo en acciones de Colonial, es decir, una ampliación de capital.

En el caso de Metrovacesa, otro tanto de lo mismo; la compañía espera el momento más adecuado de mercado para materializar la ampliación de capital prevista, por importe de hasta 1.500 millones de euros, y en el caso de Afirma (deuda de 1.390 millones de euros) se sigue especulando con que varios fondos de inversión entren en el capital de la compañía, se supone que a través de una nueva ampliación de capital en volumen similar a la que ya realizó en el presente ejercicio por valor cercado a los 470 millones de euros. Otra inmobiliaria que amplió capital para refinanciar su deuda fue Renta Corporación.

Pero los bancos no ven otra salida al endeudamiento de las inmobiliarias -30.000 millones- en las que participan y dan por hecho que en 2010, más tarde o más temprano, no tengan otro remedio que acudir a las ampliaciones de capital o emisiones de deuda corporativa -9.800 millones, un tercio de la deuda total del sector, según técnicos del sector- para evitar el concurso de acreedores.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...