edición: 2935 , Viernes, 27 marzo 2020
11/05/2017
banca 
Primeros resultados del año

La banca sigue todavía muy alejada de los beneficios precrisis

Optimismo general tras digerir un buen primer trimestre aún insuficiente para lanzar las campanas al vuelo
Juan José González
El mercado bursátil ha acogido los resultados trimestrales del sector bancario -los seis bancos que lo han hecho- con subidas en sus cotizaciones. Es una forma, quizá la más evidente, de aprobación y reconocimiento de las cuentas. Y llegan estas en un momento en el que el candidato a la presidencia de Francia contaba ya con casi todas las papeletas para el triunfo. Por tanto, las buenas cifras bancarias se conocen en medio de la estabilidad política de un socio de peso en la Unión, y despejado el riesgo de crisis política en la zona euro. El avance en las cuentas del primer trimestre del año ha provocado reacciones encontradas y contrarias en base a diferentes valoraciones de sus resultados. Dos de los seis bancos que presentaron sus cuentas en las últimas semanas piensan (y así lo declaran) que las cifras del primer trimestre del año "muestran que la crisis ha quedado definitivamente atrás, superada por los resultados". Quizá olvidan los más jóvenes gestores bancarios que hace diez años los bancos lograron 19.874 millones de euros de beneficios, frente a los 7.987 millones del pasado ejercicio. Si difícil son las comparaciones, la posibilidad de recortar la diferencia entre las dos cifras se convierte en una tarea espinosa, se diría que irrealizable.
Diez años de crisis financiera, una década, no comparan bien con un trimestre, incluso sería un balance que nunca encontraría un equilibrio razonable. Una década es la que separa un sector con 56 entidades financieras de otro con 16. Una década que fue testigo de cómo el sector se vió obligado a llevar a saneamiento 198.500 millones de euros de sus ingresos. Un tiempo también en el que el Estado se vio obligado a inyectar unos 65.000 millones de euros para ayudar al saneamiento de las entidades que, por sí solas, no habrían sido capaces de sanearse. Tras una década, el sector es un 32% más pequeño y claro, actualmente con mayor capitalización, gestionan menor volumen de recursos lo que a su vez se traduce en menores ganancias.

Pero la realidad del sector es la que marcan algunos epígrafes de las cuentas y líneas del balance. Es el caso de los ingresos, al alza como también es al alza el mayor capital y menos las dotaciones y la morosidad. Es una buena acogida la que se les quiere dar a los nuevos consejeros delegados, con unas cuentas más saneadas, limpias de problemas y con perspectivas de futuro más positivas. Diez años de crisis con uno especialmente aciago como fue 2012, el suelo, el peor sin duda que recuerdan los banqueros. Aunque no sólo es el mal recuerdo el que se mantiene en la memoria de muchos, sino también la certeza de que las heridas, si bien se dan por cerradas, presentan todavía cicatrices frescas en forma de desajustes (y más ajustes pendientes).

Una de esas cicatrices que perdura, a pesar del paso de los diez años es el recuerdo fresco en la memoria delos inversores, ahorradores, accionistas y demás que, además de perder buen parte de su dinero o de no obtener las rentabilidades esperadas, siguen estimando que el sector continua sin resolver algunos problemas pendientes. Es el caso de las necesidades de capital, las obligaciones de las ratios de solvencia acaban consumiendo buena parte de los resultados y el epígrafe final del beneficio acaba siendo menor. Un lastre difícil de soltar, pues las bolsas tienen en cuenta esa dificultad y la valoran en consecuencia.

Por otro lado, y por reseñar un aspecto que el sector considera por su influencia como positivo, el resultado de la reestructuración bancaria se ha cobrado la existencia de una cuarentena de entidades, con lo cual, el efecto de la `limpieza´ es un sector más concentrado, `amortizado´ y más eficaz y que, como ya se señalaba, la resultante muestra menos bancos, más capitalizados, mayor volumen de recursos gestionados pero con resultados más pobres, menores ganancias. Con todo, aún faltan entidades que deben concluir (o comenzar) sus deberes.

Así las cosas, así las cuentas, y sin perder de vista la dificultad -probablemente insalvable- de acercar algún día los resultados postcrisis a los precrisis, la primera cosecha trimestral del año deja buenas sensaciones. Las entidades, además de ser más solventes, están ahora más diversificadas, con balances en expansión, más centradas en su negocio típico, aunque todavía quede un largo trecho para que las cuentas no requieran de la colaboración mayoritaria de la operaciones financieras y cuadren sólo con la aportación del negocio bancario -comercial- típico. Algo que previsiblemente no sucederá mientras no se recuperen los tipos de interés.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...