edición: 2828 , Viernes, 18 octubre 2019
02/11/2016
banca 
Mejores expectativas

La banca ya descuenta la retirada de los estímulos monetarios en 2017

Nuevo ejercicio con la esperanza puesta en la recuperación de la rentabilidad de la deuda soberana
Juan José González
El sector bancario encara el final del ejercicio. Las cuentas parecen estar ya bastante definidas que, en líneas generales, se espera que sean una proyección de los acumulados de los nueve primeros meses del año con las excepciones de los ajustes necesarios para salvar el beneficio y el dividendo esperados por el mercado. Los bancos ya trabajan en el próximo ejercicio y gradúan el optimismo del que ya se han producido las primeras muestras en el recién terminado mes de octubre, con una recuperación visible en el mercado bursátil, en línea, por otro lado, con la experimentada por la banca europea. Antes del último rally bursátil, el sector bancario se debatía entre la crisis de algunas entidades financieras europeas, caso de Deutsche Bank y Monte dei Paschi, y una subida de los tipos de interés en EE UU que, finalmente, parece que se aplaza o que, en todo caso, seguirá un ritmo inferior al previsto por los analistas. Con la mirada puesta e el próximo ejercicio, las expectativas de la banca dependen ahora mismo del camino que tomen los bancos centrales.
Los bancos centrales tienen el terreno abonado para el inicio de la retirada de los estímulos que han caracterizado la política monetaria de los últimos tiempos. Y los bancos esperan y descuentan una futura decisión del Banco Central Europeo (BCE) en esta dirección. Las expectativas aumentan ante la evidencia del cambio de dirección de las autoridades, una vez que el entorno macroeconómico, con las primeras señales de recuperación de los precios comienza a ser un hecho. El sector descuenta que el cambio de política del BCE, el final de los tipos a cero o negativos, puede ser un hecho cierto a medio plazo, convicción que ha provocado esta corriente de renovado optimismo a la que no ha dudado en apuntarse la mayoría de las entidades.

Quizá sea esta la única variable identificada en el corto plazo la que ha propiciado el cambio de sentimiento del mercado y el giro de los inversores hacia posiciones de mayor riesgo, y que se ha traducido en el último y más reciente rally bursátil. La retirada progresiva y paulatina de los estímulos monetarios en Europa es la única luz de esperanza para el sector en tanto que revulsivo de consuelo para un futuro más positivo para los márgenes bancarios, para la cuenta de resultados, aunque bien es cierto que todos la enmarcan en un horizonte de largo plazo.

La corriente de expectativas positivas que abre el BCE dejando entrever que el final de los estímulos monetarios no debe andar muy lejos, si no más bien, en el medio plazo, sirve al sector bancario para abrigar un nuevo ejercicio diferente, en líneas generales, al anterior y que estaría centrado, principalmente, en la certeza de la recuperación del rendimiento de la deuda soberana. Si el rendimiento comienza a subir, es previsible que a medio plazo se recuperen los márgenes. La clave de la recuperación para el sector bancario estaría, de esta forma, fundamentada en una recuperación del crédito, por cuanto éste tiene un componente de largo plazo.

Que la recuperación de los márgenes bancarios como consecuencia de una recuperación de los rendimientos de la deuda pública sea hoy día la expectativa más estimulante para la banca, no significa que los rendimientos del sector, especialmente sus dividendos, vayan a correr la misma suerte que en el pasado, antes de 2008. En este sentido, las entidades ya se encargan de explicar a los inversores, y a la comunidad de analistas, aquello de "rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras". En otras palabras, ya nada volverá a ser como antes en asuntos de rentabilidad, lo que obligará a los inversores a revisar algunos criterios de valoración y expectativas de ganancias.

En este nuevo escenario, es probable que inversores, accionistas y ahorradores se fijen menos en el nivel de dividendos, en el pay out que decida cada entidad, y más en la sostenibilidad a largo plazo de su rendimiento. Y así tengan más en cuenta la eficiencia de las entidades y los rendimientos que logren obtener tras el cambio de estructura, los ajustes realizados en red y en plantilla, así como también la puesta en valor de los cambios tecnológicos que, según todas las previsiones, ya deberían reflejarse en las cuentas del próximo ejercicio.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...