edición: 2388 , Viernes, 19 enero 2018
14/12/2017
banca 

La búsqueda de rentabilidad resucita alternativas características del periodo anterior a la crisis

Los inversores asumen fórmulas de alto riesgo que dependen de la salud financiera de los consumidores
Carlos Schwartz
La conversión de deuda en activos de inversión mediante su agrupamiento en paquetes para su posterior transformación en bonos y obligaciones ha sido una alternativa de inversión característica de los momento estelares de la demanda de activos en los que invertir en vísperas de las crisis financieras. La técnica de la 'securitización' en sí es el resultado de la necesidad de recuperar liquidez para generar más negocio en una espiral en la cual el sistema financiero genera permanentemente capital ficticio como forma de alimentar su negocio. Es un combate por generar oportunidades de inversión para alimentar una maquinaria siempre ávida. Este año que se acaba ha visto regresar prácticas financieras que los analistas daban por olvidadas para siempre por el lugar que ocuparon en la Gran Crisis de hace una década. Buena parte de esas prácticas se pueden resumir en la apuesta de que los consumidores menos solventes que se endeudan para adquirir bienes pagarán sus deudas. Esta es una apuesta que ya resulto perdedora hace 10 años con la crisis de las hipotecas subprime, pero eso no ha sido motivo suficiente para que los inversores se cuiden de colocar dinero en activos que tienen como valor subyacente las formas más arriesgadas del crédito.
Un ejemplo de este retorno es la colocación de bonos por importe de 250 millones de libras esterlinas en Reino Unido cuyo valor subyacente son segundas hipotecas. Es decir viviendas sobre las que se ha levantado una hipoteca sobre otra hipoteca preexistente. En general quien apela a esta alternativa de financiación es que tiene la soga al cuello y espera capear el temporal con esta decisión extrema a la espera de que sus finanzas mejoren, extremo que lamentablemente no suele darse.

La emisión la efectuó el fondo especialista Optimum Credit con un interés del 1,3% y un vencimiento a dos años con el resultado de que la demanda superó más de dos veces a la oferta de suscripción por inversores que tenían como alternativa deuda soberana a dos año con una rentabilidad del 0,3%… desde luego no hay comparación en materia de rendimiento, otra cosa es el riesgo.

Desde luego que la demanda de activos de alto riesgo es además un resultado colateral de la política de los bancos centrales de los países avanzados que se han dedicado a inyectar liquidez a sus sistemas financieros para alentar la actividad económica. Los tipos de interés negativos empujan a los fondos de inversión hacia los productos de alto riesgo por su rentabilidad por comparación con las tasas muchas veces negativas de las inversiones más seguras.

Pese a ello en Europa los volúmenes están todavía muy lejos de los registrados en 2007 cuando las 'securitizaciones' totalizaban en torno a los 420.000 millones de euros comparado con los 100.000 millones actuales. Pese a ello las cifras de concesión de crédito a familias y particulares con bajos ingresos y perfil de riesgo alto se ha disparado en algunos países trayendo reminiscencias de tiempos pasados y haciendo buena la hipótesis de que cada 10 años hay un ciclo de crisis en el sistema financiero internacional.

El principal alimento de los bonos son los pasivos de clientes en tarjetas de crédito y en créditos al consumo de todo tipo aunque de forma destacada los destinados a la adquisición de automóviles. “Los clientes que se endeudan con tarjetas de crédito que tienen tipos de interés particularmente altos son consumidores que tienen saturadas otras formas de financiación y por lo tanto tienen un bajo grado de solvencia”, apunta un consultor del sector de banca y finanzas.

Por su parte, las agencias que califican créditos tienden a ver la exuberancia especulativa como un resultado de la búsqueda de nuevas alternativas de inversión con mayor rentabilidad. Pero el aumento de la demanda de crédito en Reino Unido ha llevado a que el consejo del Banco de Inglaterra haya hecho varios llamados a moderar las concesiones en particular a los demandantes de más bajos ingresos de créditos sin garantías. La entrada en el mercado de entidades de financiación no bancarias con una oferta dirigida precisamente a los consumidores con menores ingresos y sin capacidad de ofrecer garantías ha sido un motivo de alarma para el Banco de Inglaterra.

La oferta de Optimum dista mucho de ser la única. A comienzos de este año BNP Paribas sacó al mercado un paquete de 500.000 bonos con un valor 570 millones de euros en créditos al consumo concedidos por un vehículo de BNP Paribas. La mayor parte de los créditos empaquetados en esta operación eran los contratados en los puntos de venta sin garantía ni estudio previo que son concedidos en el momento de la adquisición de electrodomésticos y muebles.
En este proceso juegan un papel cada vez más importante los prestamistas no bancarios que son en general plataformas controladas por fondos de inversión y que han desplazado a los financiadores tradicionales. Optimum es por ejemplo propiedad del fondo Patron Capital que se define como “una institución de inversión pan europea enfocada a las inversiones con garantía real”.

La sociedad dedicada a las hipotecas Kensington Mortgages, adquirida por Blackstone y TPG en 2015 a Investec se especializa en créditos que no cumplen con las exigencias de los bancos y se ha convertido en un jugador determinante en el mercado de las securitizaciones. De acuerdo con fuentes del sector financiero los créditos que no cumplen con los requisitos de la banca formal se denominan con el eufemismo de créditos no conformados.

La categoría de crédito no conformado, es decir que no se ajusta a las normas de solvencia que exigiría un banco, se ha convertido en un elemento dominante en las securitizaciones tras adquirir carta de naturaleza como valor subyacente en el mercado de créditos transformados en bonos y obligaciones. Este ejemplo pone de relieve el alto nivel de riesgo que se ha desarrollado en el mercado del crédito en los últimos años.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...