edición: 2328 , Lunes, 23 octubre 2017
03/02/2015
Banca 
Las cuentas de las dudas

La caída de los márgenes bancarios pone en entredicho la calidad del beneficio

La banca española se juega su recuperación a la efectividad de las medidas de liquidez del BCE
La Bolsa no demuestra mucho entusiasmo con la acción del Santander
Juan José González
El negocio bancario mantiene el pulso bajo, volcado en la limpieza de la casa y en la reconstrucción de la estructura de sus cuentas. El crédito está y comienza a moverse pero con la dificultad de un convaleciente. La morosidad ha cambiado el sentido de su tendencia, ahora a la baja, todo un síntoma indicativo de que la nave parece estar controlada, un brote verde consecuencia de haber tocado fondo. Pero el sector suma y sigue resolviendo sus cuentas con trabajos atípicos -venta de inmuebles y otros activos, cierra oficinas y reduce plantilla- y extraordinarios -liquidez en barra libre y en abundancia, tipos de interés por los suelos-. El sector está ahora en fase de presentación de resultados -Santander hoy y BBVA mañana-. Los mercados no están reaccionando bien porque identifican dificultades, no hay recuperación de márgenes, como se preveía a final de año, sino que, además, registran caídas generalizadas. Seria amenaza para aliarse con un calendario electoral plagado de incertidumbres.
La debilidad y la incertidumbre parecen haberse adueñado del sector bancario en el arranque del ejercicio. Sobre el papel, todo indicaba que el año comenzaría bien, una vez descontados algunos factores que marcaron las cuentas de resultados en el pasado reciente, como la morosidad, la ausencia de crédito o las fuertes provisiones. Lo cierto es que las cuentas caminaban a finales de 2014 hacia una relativa estabilización o normalización de la actividad bancaria, como prefieren calificar en el sector. Si bien es demasiado pronto para cerrar un análisis sectorial, a falta de las cuentas de los grandes bancos, Santander hoy y BBVA mañana (sin fijar la de Bankia tras dos aplazamientos) el mercado, los inversores, están reaccionando, como sucedió ayer, a los resultados hasta ahora conocidos.

El punto que parece estar concentrando buena parte de la preocupación del mercado se encuentra en la dificultad de la recuperación de los márgenes, registrando en muchos casos caídas como se puede comprobar en las operaciones en el ámbito local y en el mercado de la Unión. La visibilidad de la reacción del mercado se refleja en la caída de las cotizaciones bancarias, un movimiento que seguramente se prolongará a lo largo de las próximas semanas. Si en el caso de Bankia, el Frob se está convirtiendo en el principal protagonista de la situación por sus dudas sobre la posibilidad de que el banco tenga que asumir las indemnizaciones de la salida a bolsa, en el caso de Santander se nota la falta de reacción a las últimas medidas adoptadas por esta entidad, como son; la ampliación de capital y el recorte del dividendo, y que mantienen al banco, como valor de referencia en el mercado, en posición negativa.

No sucede los mismo con Bankinter, Sabadell, Caixabank y Popular, que ya han presentado todos sus números con unas cuentas que mejoran las previsiones iniciales de los analistas, lo cual no impide que sean penalizados en el mercado bursátil de la misma forma que el Santander, que no consigue recuperar el nivel de los 6,18 euros fijados como precio de la ampliación de capital. En el BBVA se mantiene la fase de repliegue internacional, lo que sirve para reducir riesgos pero también para reducir aportaciones a la cuenta de resultados.

El sector emite señales suficientemente claras como para entrever que el ejercicio actual estará marcado por el regreso a los cuarteles de invierno, al negocio local. Imperativos de mayores exigencias de capital, recuperación de inversiones y mejorar la rentabilidad de los recursos, son prioridades de la estrategia de las ocho entidades más grandes. En la recuperación del negocio jugará un papel principal la recuperación de la economía, de la que se espera crecimiento superior al 2,5% para el presente ejercicio.

Sin embargo, los mercados no se muestran tan unánimes como los expertos, quienes dan por segura la recuperación del crédito y de la demanda del consumo motivados por una mejora de la economía. No parece que sea razón suficiente como asegurar que las medidas del Banco Central Europeo, inundando de liquidez barata el mercado, vayan a producir un fruto inmediato con la llegada de la primavera. Conscientes de que la climatología no se corresponde con las necesidades de la economía, las entidades bancarias mantienen sus dudas sobre la recuperación de la economía a corto plazo, lo cual les lleva también a desconfiar de la recuperación de sus propias cuentas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...