edición: 2409 , Lunes, 19 febrero 2018
14/01/2015

La caída de precios amenaza al petróleo no convencional en Estados Unidos y Canadá y al gas de Australia

Las petroleras que necesitan mantener la producción para pagar su pesada deuda recortan gastos
Carlos Schwartz
El desplome de los precios del crudo parece no tener un límite preciso. Bastó que Estados Unidos estimara que en el mercado habrá excedentes durante dos años y que el ministro del Petróleo de los Emiratos diera un respaldo público a la política de producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para que el crudo tocara nuevos mínimos. El Brent cerró los contratos para febrero a 46,59 dólares por barril en el Intercontinental Exchange y el WTI lo hizo a 45,89 dólares en el NYMEX el nivel más bajo en doce años. La caída ha llevado a dos bancos de inversión a corregir sus estimaciones a la baja.
Goldman Sachs considera que el WTI se pagará a 41 dólares en tres meses y el Brent a 42. Por su parte Societe Generale corrigió el precio promedio del WTI de 65 a 51 dólares y el Brent de 70 a 55. La acumulación de stocks se mantendría a pesar de que de acuerdo con las estadísticas de la empresa de servicios Baker Hughes en la última semana las plataformas en operación cayeron en 61 unidades, la reducción más grande desde 1991. Pero a partir de 45 dólares la producción de crudo no convencional de Dakota del Norte caería en 100.000 barriles al día en julio llevando el total a 1,1 millones y de persistir los precios bajos a 1,05 millones en 2016.

Es debido a esta evolución que Goldman espera que la caída en la producción de las zonas de crudo no convencional ayude a limpiar de excedentes al mercado a partir de la segunda mitad de este año. Ver para creer, no hay acto de fe posible. La realidad es que probablemente los productores intenten mantener los niveles más altos que puedan porque están sobrecargados de deuda. El primer ministro de la provincia canadiense de Alberta, el ex banquero Jim Prentice, advirtió sobre el filo del fin de semana que la provincia -el principal productor de crudo de arenas bituminosas en el país- va a sufrir tres años de déficit fiscal por la caída de los precios del crudo. La balanza fiscal de Canadá depende en un tercio de su producción de crudo que se exporta esencialmente a Estados Unidos. Esas exportaciones han crecido de forma sostenida desplazando a las de Venezuela y México.

El principal productor de crudo de arenas bituminosas, Canadian Natural Resources anunció que se verá obligada a recortar inversión en nuevos proyectos y a reducir sus proyecciones de crecimiento. Pero pese a ello su producción este año crecerá un 7%. Mientras, Shell Canadá anunció un recorte de plantilla del 10%. La nueva adquisición de Repsol, Marathon Oil, tiene sus mayores operaciones en Canadá y tiene intereses directos en Alberta, en un campo al 100% y en los otros tres el 70%, el 33% y el 20% respectivamente. También está presente con el 20% en una operación externalizada conjunta con Shell (60%), y Chevron (20%). Marathon Oil no ha informado sobre como le afecta la caída en los precios del crudo.

Los precios spot del gas natural licuado (GNL) en Asia tocaron esta semana un nuevo mínimo con 9,7 dólares por millón de unidades térmicas británicas (BTU). El precio es la mitad del pico alcanzado hace un año y muy por debajo del precio de los contratos nuevos para el gas de Australia de entre 16 y 17 dólares el millón de BTU. Los precios del gas están vinculados a los del petróleo y se deslizan en paralelo aunque el gas de forma menos aguda en algunas circunstancias. Australia tiene en desarrollo seis proyectos gigantes para la explotación de gas a un coste de 200.000 millones de dólares australianos. La mayor parte de esa financiación se ha obtenido del exterior con lo cual forma parte de la deuda externa del país. De acuerdo con los analistas del sector, la continuidad de la producción es fundamental para poder atender al servicio de esa deuda. De momento, afirman, a los precios actuales las nuevas explotaciones seguirán siendo rentables. Pero es difícil saber el punto de equilibrio y a partir de cuando comenzarán a perder dinero.

“De lo que no cabe la menor duda es que si este nivel de precios se hubiese registrado a la hora en que los consejos de las empresas aprobaron las inversiones, hubieran desistido de los seis macro proyectos”, afirma un analista del sector en Sydney. El Gobierno Federal de Australia debió corregir sus estimaciones de ingresos presupuestarios antes de la Navidad para imputar los bajos precios del crudo y la consiguiente caída de los precios del gas. Pero se quedó corto en la revisión porque de entonces ahora los precios han seguido cayendo. El ajuste de los precios supuso en esa revisión una reducción en los ingresos fiscales estimados de 2.000 millones de dólares. La coyuntura es desde luego conflictiva porque los ingresos de la industria pueden caer más de 20.000 millones de dólares este año. Pero además el Gobierno contaba con los ingresos del gas para contrarrestar la caída en los precios del hierro que ya ha supuesto menores ingresos fiscales.

Australia es el primer exportador mundial de hierro, mayormente destinado al mercado próximo de China. Es decir que los ingresos fiscales de Australia se verán afectados, y eso supondrá recortes presupuestarios por parte del Gobierno Federal. Mala suerte la de ACS que tiene en la australiana Leighton su principal activo tras la fusión con Hochtief. Es lo que tiene la vida empresarial a diferencia del fútbol, establecer previsiones es complejo y más si son a largo plazo.

La cuestión de la deuda no solo atenaza a las empresas de Canadá y Australia. También lo hace con las estadounidenses. En los casos más extremos la deuda entre las compañías que explotan el crudo no convencional supone 5,7 veces sus ingresos, comparado con las menos endeudadas que tienen un apalancamiento de 1,7 veces sus ingresos. La relación promedio entr deuda e ingresos con los precios actuales antes de amortizaciones, depreciación e impuestos, era del 3,7%. Este es el motivo por el cual las acciones de empresas como Energy XXI y Resolute Energy han caído en bolsa un 85% y un 90% respectivamente mientras las que mejor se han comportado, Cabot Oil y Occidental Petroleum han perdido un 15% y un 25% respectivamente. Con estos escenarios hay crisis severa y consolidación a la vista.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...