edición: 2662 , Viernes, 22 febrero 2019
03/05/2016
banca 
El regulador europeo vigila

La caída de resultados `activará´ el adelanto de las restricciones de dividendos bancarios

El Consejo de Estabilidad Financiera contempla la medida como un ”tratamiento prudencial especial” en previsión de que se repitan los malos resultados 
Juan José González
Complejo horizonte el que divisa el sector bancario a tenor de los primeros resultados de un ejercicio que seguramente se recordará como el de los tipos de interés negativos. Resultados que confirman que en las fases de recuperación económica se producen operaciones financieras que ayudan pero que no son suficientes para consolidar una fase expansiva de la economía. Y claro, tampoco para el sector, que es el que primero computa las carencias en forma de caídas de beneficios. La señal ya había sido advertida por el sector a mediados del pasado ejercicio, pero ha sido el mantenimiento de la política monetaria del BCE la confirmación de las negativas expectativas. A los malos resultados cosechados en el trimestre, puede decirse que han echado una mano la depreciación de las divisas y, por supuesto, las materias primas. La situación obliga a las entidades a tomar nuevas decisiones, a considerar la congelación de los dividendos, su reducción o apostar por otras alternativas. No queda otra.
Y llega la tormenta a la banca, probablemente en el momento más delicado para un sector obligado por el signo de los tiempos, por la velocidad de los cambios tecnológicos, a invertir en modificar el modelo de negocio que ya no responde ni en la presente coyuntura ni en el futuro. El temporal, además, no es una amenaza de corto plazo, sino la confirmación de una larga temporada, quizás, a finales de 2017, como horizonte más despejado para el negocio y para las inversiones y su rentabilidad. De ahí que las estrategias que salgan de los próximos consejos de administración vayan a estar muy influidos por los primeros trimestrales del año, como también por las necesidades particulares de cada entidad en el medio y largo plazo.

En el sector se mira ahora con preocupación la posibilidad de que el Consejo Supervisor del Banco Central Europeo adelante en el tiempo su intención, ya anunciada el pasado mes de enero, de poner en práctica su capacidad de limitar el dividendo del 40% al 100% en situaciones de incumplimiento de determinadas exigencias. Fue el momento en el que el Banco de España aprobó la lista de entidades españolas con "importancia sistémica mundial", a las que se les exigía un colchón extra de capital en razón a su influencia en España y en el exterior.

El BCE trataba de esta forma de establecer "limitaciones según los porcentajes de requerimiento de colchones cubiertos sobre los activos ponderados por riesgos". Y el incumplimiento de estos en el ejercicio actual, facultaría al supervisor la aplicación de restricciones en el reparto de dividendos, de intereses en determinados instrumentos de capital, así como la restricción a la remuneración variable de los empleados. Pero en la lista que obra en poder del Banco de España aparecen Santander, Caixabank, Bankia, Sabadell, Popular y BBVA, si bien, éste último, dejará de pertenecer al grupo de "entidades de importancia sistémica mundial" a partir de enero de 2017. 

El menor requerimiento, por tanto, de capital, le puede librar al BBVA de una limitación en el reparto del dividendo si, como se prevé en el mercado, el Consejo de Estabilidad Financiera decida poner en práctica el adelanto de las restricciones de distribución de dividendos, intereses y remuneraciones. En esta tesitura, tan sólo el BBVA estaría en la posición más comprometida de cara a mantener el actual dividendo, que no es precisamente, la que le permiten los resultados.

Recordar que Bruselas ya había advertido en varias ocasiones -a toro pasado- de los "generosos" dividendos de los bancos españoles e italianos, aunque la forma más correcta de actuar del BCE habría sido advertir con carácter previo, preguntando primero cuánto dividendo pensaban repartir y segundo, haciendo entrar en razón de lo irrazonable en alguno de los casos, en particular, de los españoles. Pero el dividendo continúa ejerciendo su papel estrella como el principal atractivo del marketing bancario, en mejor recurso para atraer inversores pequeños e institucionales. 

Y no iba a ser menos en una coyuntura en la que coinciden cero remuneración de los depósitos bancarios y baja, muy baja, rentabilidad de los bonos corporativos. También cabe pensar que esa misma coyuntura, el horizonte borrascoso que se intuye, bien podría ser una buena excusa para las pretensiones de alguna entidad financiera, como es la intensificación del `scrip dividend´ como fórmula para reducir los daños en el presente ejercicio y poder llegar vivo al final de la tormenta.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...