edición: 2361 , Lunes, 11 diciembre 2017
02/03/2016
LA OREJA DE LARRAZ

La caída del número de concursos pone en entredicho la eficacia del procedimiento

Javier Ardalán
España es el país de entre los siete países analizados del estudio (Alemania, Francia, Italia, Portugal, Reino Unido, Dinamarca y Finlandia) en el que se produjo en 2015, el mayor descenso en cuanto al número de concursos, respecto al año 2014, un 25%.
Así se concluye en un estudio realizado por el Registro de Expertos en Economía Forense (REFOR) –órgano especializado del Consejo General de Economistas– sobre el número de concursos en los principales países europeos y su evolución en el año 2015.

El número de empresas en España es similar al de economías más desarrolladas como las de Reino Unido y Alemania, que tienen unas cifras en número de empresas similares. La diferencia puede deberse a que en España hay más micropymes y que la empresa en otros países europeos es más grande. Es decir, en términos relativos, hay menos empresas que en España, pero de mayor dimensión.

El REFOR realizó este estudio comparativo en 2010  y los datos que se obtuvieron entonces parecen repetirse y en vez de converger hacia el resto de países comunitarios, España se ha  alejado de la evolución concursal europea. El número de concursos de acreedores en España debería ser mayor de lo que manifiestan las cifras oficiales, que son demasiado bajas comparadas con otros países europeos, lo que apunta a una economía sumergida de insolvencias que no acaban en concursos, como  muestran los datos del FOGASA.

En España muchas empresas no acuden al concurso de acreedores, al no percibir sus ventajas, frente a lo que ocurre en otros países europeos, por lo que se intuye una importante ocultación de insolvencias, que pasan a engrosar las cifras de la economía sumergida y no de la economía real. Quizá un fenómeno parecido pueda ocurrir en Italia, si bien con efectos menos acusados que en España.

Los países europeos más desarrollados tienen, por regla general, una evolución concursal más constante y uniforme, incrementándose su porcentaje en unos intervalos de más y menos el 10%. Pero no es habitual, según afirma el REFOR, que un país tenga sucesivas evoluciones porcentuales por encima de la media europea, como ocurre en el caso de España, que se sale de la media de los países europeos en cuanto a su evolución concursal (decrecimiento del 25%).

La cifra de concursos de empresas en España (inferior a 5.000 anuales en 2015) es inferior al de otras economías vecinas de Europa (Francia: más de 61.000; Alemania, unos 23.000; Reino Unido más de 14.000, Portugal se aproxima a los 10.000, Dinamarca unos 4000).

 Incluso un país como Portugal, de menor dimensión económica que España, cuyo PIB es seis veces inferior al de España y con cuatro veces menos de población que nuestro país, dobla en número de concursos en 2015, situándose cerca de los 10.000. O el caso paradigmático que también destaca el REFOR, Dinamarca, con un número de concursos, unos 4.000, no muy alejado de los de España, siendo un país mucho más pequeño y con menor PIB.

Por otra parte, se observa una cierta correlación entre el incremento porcentual del PIB –una de las variables que se utilizan para observar el crecimiento económico– y la disminución en el número de concursos. En España con un crecimiento del PIB del 3,4% en 2015 presenta una disminución concursal en dicho año del 25%; también Reino Unido alcanzó un crecimiento del PIB de casi el 2% y una disminución concursal del 10%.

No obstante, en los países escandinavos y del Norte de Europa, como Finlandia y Dinamarca, no se observa de forma tan clara dicha correlación. Otro país europeo, con ciertas semejanzas a España es Italia, que con un crecimiento del 0,8 en el PIB redujo el número de concursos de acreedores en un 21,6 %. 

Así, si comparamos los concursos de acreedores con el número de empresas existentes en los respectivos países, independientemente del tamaño de las mismas (España, 3,1 millones de empresas; Francia, 2,8 millones; Alemania, 3,7; Reino Unido, 3,6; Italia, 3,9, y Portugal, 1,1), obtenemos una serie de ratios, que ponen en evidencia, para el caso de España, que muchas empresas no acuden al concurso, frente a otros países en los que sí se acude a esta vía de resolución de insolvencias. El coeficiente obtenido en España (0,1) es muy inferior y se aleja del de países de nuestro entorno, como Francia (2,1), Alemania (0,6), Portugal (0,8) y Dinamarca (1,4).

Concluye el REFOR que en la próxima reforma concursal deberían tenerse en cuenta estos hechos para preguntarse por qué no se acude al concurso en España frente a otros países europeos e introducir mejoras en las ineficiencias actuales del modelo concursal español que favorezcan la resolución de las insolvencias eficientemente a través del concurso de acreedores, como ocurre en el resto de Europa, y no a través de fórmulas alternativas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...