edición: 2351 , Viernes, 24 noviembre 2017
29/10/2014

La caída del precio del crudo comienza a afectar los resultados de las grandes petroleras

Las empresas comunicarán sus cifras para el trimestre con un precio promedio del crudo un 10% inferior
Carlos Schwartz

Entre los analistas del sector de las petroleras existe expectativa por la avalancha de resultados que las grandes empresas darán a conocer a lo largo de las dos primeras semanas de noviembre. Para el comienzos del próximo mes están previstos los anuncios de Shell, Total, Chevron, y ExxonMobile. Pero la expectativa está cargada de sentimiento negativo por la precipitada caída de los precios del crudo tanto del Brent como del West Texas Intermediate (WTI). El nivel de precios del crudo que se aplicará en el tercer trimestre este año será un 10% inferior al segundo trimestre de media. Repsol ha anunciado que los precios sobre los que va a calcular sus resultados son 101,9 dólares el barril para el Brent lo que es un 7,6% menos que en el segundo trimestre y de 97,2 dólares para el WTI lo que representa una caída del 8,1% respecto del 2º trimestre de 2014. Pero mientras que en España el combustible en gasolineras tarda en ajustarse a los precios internacionales más que en otros mercados, las grandes petroleras con un mercado internacional sufrirán de forma más significativa la erosión de sus ingresos.

British Petroleum (BP) anunció este martes que sus ingresos habían caído un 18% a resultas de los menores precios del petróleo y menores ingresos de su participada rusa Rosneft. No obstante la empresa anunció el pago de un dividendo de 10 céntimos por acción lo que representa un incremento de 5,3% sobre el anterior. La empresa dijo que registró un incremento de producción de crudo en Estados Unidos, operación muy rentable para la empresa. Pero en cualquier caso el beneficio ajustado por su inventario y depurado de extraordinarios ha sido de 3.000 millones de dólares comparado con 3.700 millones de dólares un año antes. El beneficio neto para el periodo cayó un 63% hasta los 1.300 millones de dólares comparado con los 3.500 millones anteriores. Esto a pesar de haber mejorado los márgenes de refino, según la empresa gracias a su inversión en la refinería de Whiting en Indiana. Pese a todo, la empresa muestra una recuperación respecto del impacto sobre sus cuentas de la explosión de una plataforma en el Golfo de México en 2010. Pero en todo caso la caída de los precios del crudo que ha sido de un 20% desde junio pasado ha comenzado a manifestarse entre las petroleras.

BP ha aplicado un precio promedio para crudo y gas de 91,42 dólares comparado con los 100,66 del trimestre anterior. Si se tiene en cuenta que el precio de mercado esta semana ronda los 80 dólares no hace falta mucha imaginación para prever como va a afectar la cotización del barril a los ingresos de las petroleras si se tiene en cuenta que los costes no son elásticos y siguen siendo los mismos por barril. British Gas (BG) por su parte también anunció resultados, convirtiéndose en las primeras dos corporaciones del sector en comunicar el efecto de las tendencias de precios en los mercados. BG pese a mejores precios del gas también tuvo peores resultados ocasionados por los ingresos de sus participaciones petroleras. BG dijo que si se mantiene esta tendencia de precios pueden reconsiderar algunas inversiones. El director financiero de BP afirmó que “Este cuadro está empujando a todo el sector a considerar las implicaciones de un prolongado periodo de precios bajos”. Los analistas dan por descontado que el nivel de precios va afectar a las otras grandes petroleras cuyo resultado se anunciarán la próxima semana. Por su parte Repsol hará públicas sus cifras el 6 de noviembre.

La caída del precio del crudo desde mediados de junio pasado es resultado de una menor demanda global y en particular de China que es el segundo gran consumidor mundial, y de los grandes excedentes relacionados con la creciente producción de petróleo no convencional en Estados Unidos. No hay señales claras de que el precio se pueda recuperar de forma significativa en el corto plazo. Los analistas ya están considerando un precio medio para el primer trimestre de 2015 en la banda de los 83/86 dólares por barril. El domingo Goldman Sachs bajó su estimación de precio para el barril de crudo de 100 dólares a 85 para 2015. En general las petroleras grandes tienen elasticidad y pueden soportar precios más bajos sin necesariamente reducir inversión. Pero hay un límite en estos números que las fuentes del sector estiman en torno a los 80 dólares por barril. Por debajo de ese precio se comienza a reducir la inversión o al menos a retrasarla. Otra cosa es con las petroleras independientes estadounidenses muy comprometidas desde el punto de vista financiero por sus grandes inversiones en la explotación del petróleo y gas no convencional. Si la caída del precio del crudo se agudiza los analistas esperan una consolidación significativa entre esas empresas.

En 2012 el analista de la italiana ENI, Leonardo Maugeri, predijo que en el plazo de dos a tres años el precio del crudo caería de forma pronunciada. En un frondoso estudio hecho campo por campo Maugeri afirmó que “Contrariamente a lo que la mayor parte de la gente cree la capacidad de suministro de petróleo al mercado está creciendo a niveles sin precedentes que pueden superar al consumo. Esto podría llevar a una acumulación de excedentes con una caída aguda de los precios”. El análisis de Maugeri se basaba en el hecho que las empresas productoras de materias primas y en particular las petroleras se encontraban en medio de un “superciclo” de demanda que las empujó a colosales inversiones en exploración y producción que a mediados de 2014 o en 2015 anegarían el mercado y deprimirían los precios. Todo parece indicar que es eso lo que ha ocurrido. Vale la pena recordar que en el mercado del mineral de hierro hay un cuadro similar. Las petroleras han roto todos los récords históricos en materia de inversión con 2,5 billones de dólares volcados en los últimos cuatro años en la prospección y explotación para añadir producción y ponerla en línea. Muchas de esas inversiones aun no han comenzado a producir y por tanto su efecto aun no es visible, es decir que el cuadro puede empeorar.

La caída de los precios ha sido una muy mala noticia para los países productores. México ha tenido que revisar su presupuesto del estado para 2015 sobre un precio realista del crudo y por tanto de los ingresos fiscales que genera Pemex. Venezuela comienza a padecer una agudización de su asfixia financiera, al igual que algunos países africanos sin hablar de otros miembros de la OPEP. Irán ha revisado también su presupuesto sobre la base de precios más bajos, mientras su ministro del Petróleo dijo que la OPEP no modificaría los niveles de producción en su reunión del 27 de noviembre. Habrá que esperar a los resultados de las petroleras.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...