edición: 2348 , Martes, 21 noviembre 2017
21/10/2014

La caída del precio del crudo tensa los nervios de las petroleras y los traders con posiciones largas

Arabia Saudita no manifiesta disposición a recortar producción para sostener la cotización del petróleo
Carlos Schwartz

La precipitada caída del precio del crudo en las últimas dos semanas que ha dejado al barril 30 dólares por debajo de sus máximos de junio pasado está haciendo mella en los beneficios de los traders que se mantenían con posiciones largas en el mercado apostando a unos precios al alza y en el peor de los casos a una recuperación rápida. Algunos grandes bancos se han precipitado a diagnosticar que la caída del Brent y el WTI será breve y dará paso a una recuperación rápida y fuerte. Entre las entidades de crédito que pronostican esta salida rápida del agujero están Bank of America, BNP Paribas, o Commerzbank. Mientras, otros como Societe Generale piensan alegremente que en la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) el 27 de noviembre habrá acuerdo para reducir la producción y eso va a llevar a un repunte de precios. Lo cierto es que de acuerdo con fuentes del mercado hay fondos de inversión, bancos y traders que han apostado fuerte a un nivel de precios altos y han decidido capear el temporal manteniendo posiciones a la espera de una recuperación rápida. Esto mantiene los nervios a flor de piel porque la situación del mercado comienza a insinuar la posibilidad de que los precios no se recuperen, al menos en el corto plazo.

“Nadie sabe cuáles son los niveles de pérdidas potenciales, y a qué precios los operadores van a liquidar sus posiciones largas si las cosas siguen así. De momento ese sector no materializa pérdidas y sigue a la espera de un rebote”, señala un operador del mercado. “Algunos tenían un stop/loss puesto en sus posiciones y las han liquidado... se mantienen a la espera”, añade. Por su parte una fuente de una petrolera que solicitó no ser identificada afirmó a ICNreport que: “La caída es muy brusca y puede durar hasta que comience el frío y se despierte realmente la demanda. Pero no está claro que la OPEP vaya a recortar producción, no parece que esa sea la política de Arabia Saudita. Más bien parece que está confortable con un nivel de precios bordeando los 80 dólares el barril. Pero además los saudíes en Asia han estado bajando precios en contratos para mantener cuota de mercado. Hay elementos que sugieren que el principal productor de crudo del mundo no va a reducir producción para sostener precios, quizá esta vez le deje la labor a otros”.

Pese a que el presupuesto estatal saudí depende en un 90% de los ingresos petroleros el país no parece esta vez preocupado por el nivel de precios. Ha dado señales de que lo que más le interesa es que la demanda no caiga más a causa de los precios. Esta actitud ha despertado la desesperación de Venezuela que está verdaderamente asfixiada por la falta de dólares a causa de su balanza de pagos deficitaria. El presidente Nicolás Maduro ya ha hecho dos llamamientos a la OPEP, uno anunciando que era necesario un incremento de precios y otro para solicitar una reunión extraordinaria del grupo de exportadores. Sus palabras no han suscitado reacción. Hay otros países en esa situación, como Irán e Irak. Pero a este último le preocupan menos los precios que los volúmenes y apuesta a compensar la caída de precios exportando más.

Si es que el conflicto militar en el país se lo permite. No deja de ser llamativa una situación en la cual hay choques armados permanentes en muchas regiones productoras, como el caso de Libia, o Irak y pese a ello los precios no responden. Es una evidencia de que el problema de fondo es la debilidad de la demanda y que una reducción de la producción para aumentar precios puede no ser eficaz y muy por el contrario reducir aun más los pedidos.

La producción de Estados Unidos, que pisa los talones a la de Arabia Saudita, y la de Rusia ayudan a mantener los precios a la baja. Es interesante el hecho de que un 50% del presupuesto de Rusia depende de las ventas de crudo, y el país está sufriendo el impacto de los bajos precios. Pese a ello el peso del bloqueo impuesto por los acontecimientos de Ucrania impiden al país reducir producción en la medida que necesita mantener el nivel de ventas a mercado alternativos en particular los asiáticos. En este contexto, a menos que haya recortes de la producción por parte de la OPEP no parece que se registre un rebote antes de fin de año. Y si es que para entonces lo hay.

Mientras, el precio de las gasolinas en Estados Unidos está tocando récords a la baja lo que hace la felicidad de los consumidores en el país. Pero el fenómeno tiene otra cara: la caída en la rentabilidad de las refinerías en Europa incapacitadas de exportar a ese mercado. Para hacer las cosas aun más complejas la Administración de Información de la Energía de Estados Unidos informó la pasada semana que las existencias de crudo en Estados Unidos aumentaron en 8,9 millones de barriles en la semana del 10 de octubre. Los analistas esperaban un incremento de 2,2 millones de barriles. El Instituto Americano del Petróleo (API por sus siglas en inglés) por su parte estimó el aumento de las existencias en 10,2 millones. El nivel del mar de crudo estadounidense sigue creciendo.

El hecho que la caída se haya producido en el tercer trimestre va a afectar a los beneficios de las petroleras menos que si se hubiese registrado en el primer semestre. Pero el consuelo de poco sirve a menos que haya un rebote a finales de año. Lo cierto es que la situación del mercado está golpeando a las acciones de las petroleras, y estas contribuyeron en buena medida a la debilidad de las bolsas internacionales la semana pasada y esta.

De paso vale la pena señalar que el precio del gas natural también está registrando mínimos alarmantes para los productores y traders. El precio en la terminal Henry Hub en Estados Unidos usado como referencia cerró a 3,66 dólares el millón de unidades térmicas británicas (mtbu). Los precios de la semana pasada quedaron por debajo de los mínimos del pasado verano. Los operadores que se pusieron largos en gas de forma prematura están tomando posiciones a precios más bajos ahora para compensar sus pérdidas a la vista de que los precios no despegan. Las miradas están concentradas en las previsiones meteorológicas para diciembre que son las que pueden detonar las compras. Hasta entonces los precios del gas natural seguirán a la baja, afirman los analistas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...