edición: 2575 , Martes, 16 octubre 2018
01/04/2011
El Consejo de Administración de la caja propuso a la Asamblea el pago y esta aceptó

La CAM, a las puertas de la intervención, reparte 8 millones euros en dividendos

El Banco de España no logró frenar el pago del dividendo y Economía se da por sorprendida al no conocer la decisión hasta días antes de la ruptura con Banco Base
Juan José González

“Resistirse tiene efectos perversos, y además el final puede ser similar al de los manchegos –CCM- con todo el consejo -de administración- dando explicaciones al juez”. La escena se desarrolló en un ascensor, cinco minutos de parón entre dos plantas que fueron aprovechados por el consejero delegado de una gran caja para arengar a dos de sus directores generales. La conversación, grabada por un vigilante de seguridad, sirve para ilustrar algunas sensaciones. La primera de ellas es confirmar la obviedad de la resistencia numantina de las entidades con mayores dificultades; la segunda, que este mismo grupo tiene en cuenta el precedente de la caja manchega, entre el ridículo profesional y el delito, y, finalmente, que los consejeros se suelen resistir más que la alta dirección en un conflicto ‘bélico’ de este estilo. La CAM entra ahora en lo que ya comienza a ser visto como un pozo sin fondo, en el que los accionistas –contribuyentes sin voz ni voto- no pueden comprender cómo una entidad financiera en apuros, cotizada, aprobó en su asamblea general la distribución de un dividendo de 0,16 euros -8 millones de euros- que esta a punto de devengar entre sus cuotapartícipes. Y todo ello, como reza el acta de la reunión, “a propuesta del consejo de administración”.

Los primeros efectos del RDL de febrero pasado, Plan de Reforzamiento del sistema financiero, están dando sus primeros frutos, brotes –no verdes- en un camino planificado para que todo salga –más o menos- como estaba previsto. En Economía esperaban con expectación para ver la forma en que el Banco de España sería capaz de dar solución al complicado puzzle de Banco Base. Expectación porque el movimiento era de fiasco asegurado o espantada final, a tenor de las cuentas que se iban conociendo de la CAM. Y porque, sobre todo, el Banco de España iba a tener que reconocer –aún no lo ha hecho- que el esquema de protección de activos -sistema aplicado en Cajasur- cuya inclusión en el RDL de reforma fue desaconsejado por el supervisor, tendría la oportunidad de demostrar su eficacia, en esta ocasión con la caja alicantina. Esquema de protección solicitado, recientemente, como agua de mayo, por Novacaixagalicia.

Si no ha lugar el citado sistema de protección de activos (EPA), el camino forzoso ha sido el conocido de pedir la intervención del FROB, prácticamente, la defunción pública de una entidad privada, cuyo nuevo propietario es el Estado, quien no tardará mucho en sentar a técnicos senior, inspectores del banco central y algún experto en crisis financieras en los puestos de mando: en la dirección y en el consejo.

La entrada en el ‘fondo público de rescate’, es, sin embargo, una parada más en la ruta que a partir de ahora va a seguir la entidad alicantina, un particular vía crucis con otra parada en el Banco de España, cuando éste decida su intervención. Se habrán cumplido de esta forma cerca de 18 meses preciosos que, finalmente, se han malgastado en reuniones, firmas, planes en el aire, pero también aumento de deudas y morosidad (superior al 8,2%). Sensación de que para este viaje no hacían falta estas alforjas, y sensación de que el ministerio de Economía, en su gestión de la crisis financiera, y del Banco de España, en la suya de la crisis bancaria, han dilapidado el tiempo, dejando para el final, el momento más crítico de la crisis económica, las soluciones a base de leyes –un solo real decreto ley para despachar la crisis bancaria-.

En definitiva, la CAM, como otras entidades candidatas a pedir mayor auxilio público, llega tarde y sin aliento al FROB, para coger el aire que le permita llegar a la próxima parada: la intervención del supervisor en las cuentas y en la gestión. Lo cierto es que entrar en el fondo de reestructuración bancaria, ya supone la intervención del Estado quien según el RDL de febrero pasado esta obligado a devolverla al mercado mediante subasta. Cosa distinta es que el mercado se encuentre entonces en situación de dar entrada a la nueva CAM.

El camino se podía haber hecho antes, con más velocidad, adelantándose a la solución final. Esta ha devenido, además de costosa, dañina para el resto de cajas inmersas en la aventura del Banco Base (Cajastur, Extremadura y Cantabria) ahora, fruto de un SIP hoy necesitado de urgencia de un nuevo colaborador.

Es de esperar que el resto de entidades integradas en SIP y demás fórmulas, que aspiran a cotizar como CAM en el mercado bursátil, hayan limpiado sus balances y acudan con mayor transparencia y fidelidad en sus cuentas. Por eso, no extraña que grandes y medianos bancos españoles no quieran saber nada de las cajas de ahorros. Visto lo visto ¿quién va a invertir en las cajas que salgan a Bolsa?

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...