edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
09/04/2014

La CE apruba hoy los lineamientos para las ayudas a la generación renovable bajo fuerte presión de Alemania

La industria germana logra arrancar del Gobierno la continuidad de los subsidios al precio de la energía
Carlos Schwartz

Una rueda de prensa del ministro de Economía y Energía alemán, Sigmar Gabriel, dejó claro que el Gobierno de coalición encabezado por Angela Merkel había logrado arrancar a la Comisión Europea (CE) una reforma más suave de lo previsto inicialmente. La CE debe aprobar hoy las líneas generales que deben aplicarse a las ayudas oficiales a la generación renovable. En las conversaciones preliminares en Bruselas había quedado establecido un camino acelerado para la eliminación de las ayudas del estado a la generación renovable y su sustitución por impuestos o tasas directas a las industrias y por recargos en la factura eléctrica. Las empresas alemanas con fuerte consumo energético reaccionaron con fuerza a esta posibilidad. El Gobierno alemán decidió paralizar la generación nuclear de electricidad tras el desastre de Fukuyima en 2011 y promover el desarrollo de la generación renovable buscando una reducción de las emisiones de carbono. Para evitar que estas energías mucho más caras afectaran a los costes industriales del país ha subsidiado vía precios a las industrias que optaron por contratar energías renovables. El año pasado los subsidios al precio de las energías renovables en Alemania fue de 5.100 millones de euros.

Los planes iniciales del Gobierno de coalición alemán variaron sustancialmente. Durante el periodo de negociación del programa de gobierno entre demócrata cristianos y socialistas, en noviembre pasado, se pretendía reducir la  implantación de renovables y disminuir las cargas a las industrias y hogares que pagan con su factura la reconversión energética del país. A resultas de esos recargos la factura de electricidad en Alemania es la segunda más cara de Europa. Eso suponía de forma inevitable un incremento en el precio de la electricidad para las industrias que habían optado por contratar energía renovable.  La reacción de la industria no se hizo esperar y el presidente de una de las químicas más grandes del mundo, BASF, Kurt Bock advirtió en una entrevista publicada en un semanario que de seguir la política económica del nuevo gobierno esa dirección habría pérdida de puestos de trabajo en el país. Gabriel retomó este argumento de Bock al afirmar que la reforma que anunciará su Gobierno hoy va en la línea de conservar el empleo abaratando la energía.

El milagro tiene una explicación, la intensa actividad de lobby de Alemania en la CE ha logrado una serie de exenciones para las industrias de Alemania. De acuerdo con los planes iniciales de la Comisión la industria alemana debería pagar tasas de por lo menos un 20% de los costes de generación renovable. Berlín logró reducir ese límite al 15%. Pero las industrias más intensivas en consumo energético, como la siderurgia, tendrán una tasa limitada al 0,5% de su valor añadido bruto.

Dentro de las compañías afectadas por la revisión de Bruselas están BASF, Thyssen Krupp, Bayer y Linde por ejemplo. Las especificaciones de Bruselas van a reducir la cantidad de empresas que se pueden beneficiar del subsidio a los precios de la energía en Alemania de 179 a 65.

Alemania sin embargo ha conseguido mantener los subsidios a muchas empresas que quedan fuera de la lista de beneficiadas. El listado total de empresas que se benefician de una u otra forma de las ayudas a los costes de la energía en el país pasará de las 2.100 actuales a 1.600. El apoyo es sin dudas a las grandes industrias intensivas en la utilización de energía y busca mantener sofocados los costes industriales del país. La industria en Alemania contribuye con el 23% del producto interior bruto (PIB).

Mientras, los planes del Gobierno son limitar la generación fotovoltaica a 2,5 Gigawatt. El mismo límite se aplicará a la eólica en el tierra firme, mientras que la eólica off-shore se limitará a una generación de 6,5 Gigawatt hasta 2020. La apuesta alemana se basa en ambas formas de generación. En parte porque el país tiene una de las industrias más grandes de Europa de paneles solares que ha entablado una lucha feroz con los fabricantes chinos. El problema es que mientras los planes del Gobierno en torno a la generación renovable progresan de forma sostenida, y Berlín doblega a Bruselas en materia de directivas para la energía renovable, las grandes eléctricas del país paralizan plantas de generación accionadas por gas, un combustible poco contaminante, porque los costes de la generación con el no son asumibles. Solo la gran eléctrica EON ha paralizado 13 centrales de generación accionadas por gas en el último año.

La teoría de la Comisión era que la eliminación de los subsidios reduciría el precio de la energía ya que esos subsidios no debían ser pagados por los consumidores a través de la factura. No quedaba claro, sin embargo, como pretendía la CE subsidiar a las renovables ya que el precio de la energía que producen es más alto que el de las renovables.

En el borrador inicial el peso de la transición debería aparentemente ser soportado por la propia industria mediante un sistema de tasas para apoyar el desarrollo de las renovables. Los borradores iniciales de las medidas de referencia diseñadas por la CE no terminaban de satisfacer tampoco a algunos comisarios, como el caso de Competencia. El proyecto ha ido diluyendo sus objetivos para adecuarse a las exigencias de Alemania que han sido apoyadas por Francia, Italia y Reino Unido. De momento lo que estos países han conseguido es un periodo de transición más extenso, una aplicación de tasas más moderadas, y un sinnúmero de excepciones y exenciones que permitirán mantener el régimen de subsidios a las industrias.

Las críticas de las asociaciones de consumidores y de algunos institutos económicos apuntan a la carga desigual que supone el desarrollo de la energía renovable. Mientras el consumidor residencial soporta recargos en su factura para su desarrollo las grandes industrias pagan un precio mayorista subsidiado.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...