edición: 2471 , Martes, 22 mayo 2018
11/04/2014

La CE decide eliminar los precios subsidiados para las renovables a partir de 2016 y asignar ayudas competitivas

Soria va a contrapié de Bruselas que admite exceptuar a las industrias de las primas a las renovables
Carlos Schwartz

La Comisión Europea (CE) ha aprobado sus lineamientos para las ayudas a las renovables dentro del paquete de protección del medio ambiente y energía para el periodo 2014-2016 que se pliegan a las exigencias de Alemania, Francia y Reino Unido. Uno de los elementos fundamentales de la propuesta consiste en sustituir el subsidio al precio de la energía renovable por una asignación competitiva de bonificaciones a las generadoras. El Comisario de Competencia, Joaquín Almunia, ha señalado que los fuertes subsidios a las renovables han incrementado los precios de la energía, han protegido del riesgo a la generación renovable y han conducido a una producción de electricidad que no se corresponde con la demanda real. “Esta situación ha debilitado la señal de precios para la inversión en generación eléctrica basada en otras fuentes”, señaló el Comisario en una velada alusión al cierre de plantas accionadas por gas. Al mismo tiempo el paquete de medidas admite el pago por capacidad y permite que las industrias intensivas en energía queden exentas de financiar los subsidios a las renovables vía tarifas.

La gran concesión a las presiones de Alemania ha sido la posibilidad de eliminar en la tarifa de las industrias la contribución a los subsidios de las renovables, ya sea vía precio como en el caso de los peajes en España o tasas fuera del recibo. “Los costes de la energía que soportan las industrias en Europa es más alto que en el resto de los países. Eso puede afectar seriamente nuestra competitividad, particularmente en aquellos sectores que son usuarios intensivos de energía y están muy expuestos a la competencia internacional. En marzo el Consejo Europeo ha subrayado la necesidad de promover la competitividad industrial a través de todas las políticas de la CE”, señaló Almunia. Los nuevos lineamientos se oponen a los criterios del Ministerio de Industria en España que mantiene la política de subsidios a las renovables vía precios. Aunque ha reducido el importe, la rentabilidad razonable, del 7,5%, que ha definido para la generación se aplica vía precios. La Unión de Empresas Siderúrgicas (UNESID) criticaba al filo de los anuncios de Bruselas la reducción por Industria de los pagos por interrumpibilidad a sus asociadas poniendo de relieve el agravio comparativo por el pago vía peajes de los subsidios a las renovables.

Críticas de igual tenor han sido dirigidas contra la reforma eléctrica que ha castigado a la cogeneración utilizada por una parte considerable de la industria intensiva en energía colocando esta modalidad de producción en pérdidas. El ministro José Manuel Soria ha afirmado que los subsidios a la cogeneración han triplicado la inversión en equipos para producción. El argumento es mendaz, porque las primas no están destinadas a pagar la inversión en capital sino a aliviar los costes de una forma de generación de calor y electricidad destinados a mantener la competitividad de un lado y a quemar un combustible poco contaminante, el gas. La asociación de cogeneradores AGOGEN afirma que un 40% de los equipos están parados. Tocará a Industria introducir ahora el periodo de transición al mercado para las renovables. Dicho periodo, de acuerdo con la CE, se hará de forma paulatina, pero supone iniciar la adjudicación de primas por mecanismos competitivos a un grupo testigo de renovables eliminándolas del precio de la energía vía peajes. Competencia recomienda hacerlo mediante subastas.


Ha sido la presión de Alemania, secundada por Francia y Reino Unido, lo que ha dado vuelta los criterios de la CE respecto de la repercusión que el desarrollo de las energías renovables ha tenido sobre el coste de la electricidad en Europa. Esto se ha convertido en un tema candente por la caída de la competitividad frente a la producción industrial de Estados Unidos que goza de una precios de la energía muy reducidos por el auge de la explotación del gas y petróleo no convencional. El precio del gas en ese país es un tercio del precio spot en Europa. La CE enfrenta el riesgo real de una migración industrial a Estados Unidos, algo que ya ha ocurrido en el caso de algunas industrias como la del automóvil y las químicas. Basf y BMW optaron por abrir plantas en Estados Unidos con producción destinada a Europa para aprovechar el desnivel en los precios de la energía. La industria tiene un peso del 23% en el producto interior bruto (PIB) alemán. Guardando las distancias, la industria siderúrgica española supone el 4,6% del PIB industrial. En 2012 produjo 13,6 millones de toneladas de acero bruto.

El consumo aparente de productos siderúrgicos en 2012 fue de 10,6 millones de toneladas. El sector es netamente exportador (71% de la producción), alcanzando el 4% de las exportaciones españolas de bienes. Como se puede entender con facilidad, el castigo a la producción industrial de los precios de la energía implica para España una pérdida de competitividad significativa.

La presión de Alemania sobre la CE ha sido resultado del cambio de modelo de generación en el país tras el desastre nuclear de Fukuyima. El anterior Gobierno de Angela Merkel decidió abandonar la generación nuclear siguiendo el curso del sentimiento de la población del país a causa del desastre en Japón tras el terremoto de 2011. El Partido Socialdemócrata alemán (SPD) ha mostrado reservas respecto del viraje de Merkel pero su presencia en el actual Gobierno de coalición supone que este tema no será removido. Algunos observadores no descartan sin embargo que haya una marcha atrás sobre este asunto en el futuro. El debate en el seno de la CE no ha sido fácil con un tema que tiene en vilo a buena parte de las economías industriales, y ha llevado a que se vote una cuestión que afecta a Competencia por primera vez en 10 años.

La cantidad de industrias que pueden recibir tarifas sin recargos ha sido reducido a 68. Pero las nuevas condiciones diseñadas establecen que la reducción puede llevar a exigir de forma retroactiva la devolución de ayudas en el caso de que las empresas que las recibieron queden excluidas del nuevo listado de beneficiarios. Una pildora difícil de tragas para algunos países.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...