edición: 2861 , Jueves, 5 diciembre 2019
13/02/2013
La solución de compromiso permitirá que las reglas de EMIR entren en vigor y se mantenga el calendario

La CE y su Parlamento pactan modificaciones al reglamento de las normas sobre derivados para evitar una crisis

La Comisión Económica y Monetaria del Parlamento Europeo no sometió a votación su propuesta de rechazo del reglamento de la directiva de Infraestructuras de los Mercados Financieros Europeos (EMIR, por sus siglas en inglés) que hubiera supuesto devolver a su punto de partida a la directiva y su reglamento. La decisión de la comisión fue resultado de una negociación de detalle entre el gabinete del Comisario de Mercado Interior, Michel Barnier, y la comisión cuyos dos principales opositores a las reglas finalmente aceptaron la negociación.

Barnier centró su presión sobre el parlamentario europeo Werner Langen, a quien dirigió una carta, advirtiendo que el retraso de la entrada en vigor de las normas para los derivados dejaría a Europa fuera de los compromisos adoptados con el G20 en 2008, en medio de la crisis financiera internacional. El Comisario que esta semana está de gira en Estados Unidos logró sortear el mal trago de un voto adverso que le hubiese obligado a dar explicaciones a Gary Gensler, el presidente de la Comisión de Derivados de Comoditires estadounidense.

Detrás de los esfuerzos de Barnier no está solo el interés por ajustarse a las normas acordadas en líneas generales por el G20. Esta la presión estadounidense que ya ha puesto en práctica un paquete de medidas para el control de la contratación, compensación y liquidación de derivados a través de los mercados organizados. Las normas están contenidas en la Ley Dodd-Frank. Europa hubiera quedado como un mercado libre de control para los derivados y hubiera arrastrado todo el negocio de esos instrumentos financieros que se registra en el mercado estadounidense. Pero para lograr su objetivo el Comisario ha tenido que hacer algunas concesiones. Los dos parlamentarios que se oponían al reglamento de la EMIR eran Langen (Alemania, CDU) y la conservadora por Gales Kay Swinburne. Los motivos centrales de la oposición era la aplicación del reglamento a las empresas no financieras que de acuerdo con estos políticos se verían afectadas. El argumento esgrimido es que las empresas no financieras usan los derivados para cubrir riesgos propios como el precio de los combustibles, de la energía o de las materias primas.

El pacto ha consistido en que el periodo de adecuación de las empresas no financieras a las normas se ha extendido considerablemente, y que se las ha permitido hacer un registro manual de las operaciones de derivados. La concesión, que puede parecer escasa, ha sido lo suficientemente golosa como para evitar que la Comisión presentara a votación su resolución. Esto permitirá que las normas entren en vigor de acuerdo a lo previsto, es decir en 2014 de forma completa. De acuerdo con fuentes de la CE los reglamentos serán publicados en el boletín oficial a mediados de marzo. La concesión de Barnier “es poco significativa” de acuerdo con una fuente del mercado que señasla que “es muy controvertida la afirmación de que las empresas cubren riesgos propios con derivados. Muchas veces se dedican a ganar dinero con la especulación pura y dura”. Lo cierto es que los lobbies de empresas de diversos sectores han desarrollado una campaña muy activa en torno a este tema en Bruselas.

La Comisión de asuntos Económicos y Monetarios mostró discrepancias y resistencia a ocho puntos del reglamento vinculante, pero se conformó con la aceptación de un proceso de adaptación más lenta y la concesión del registro manual de operaciones. En todo caso la cuestión central es que la contratación de derivados a través de entidades centrales de contrapartida (ECC) no sufirá más retrasos. El proceso de homologación de las ECC se deberá desarrollar a lo largo de este año, y fuentes de medios financieros involucradas en el proceso consideran como probable que la fase de reconocimiento de las ECC por la Autoridad Europea del Mercado de Valores (ESMA, por sus siglas en inglés) se  haya completado a mediados de este año, muy “probablemente para el verano” de acuerdo con una de las fuentes consultadas. En España hay al menos una ECC propiedad de Bolsas y Mercados Españoles, que ya está operativa aunque carece aun de homologación.

Buena parte de la batalla por la consolidación en las empresas de infraestructuras de mercados tiene que ver con el negocio de los derivados que deberán pasar a través de las ECC de forma creciente. Es este negocio el que ha estado muy presente en la adquisición del NYSE por parte de InterContinental Exchange (ICE). Este último tiene la vista puesta en el desarrollo del negocio de la contratación de derivados ya que NYSE es propietaria del London International Financial Futures and Options Exchanges (LIFFE). Todos los movimientos más recientes en el proceso de consolidación tienen que ver con el desarrollo de este mercado que se dice que tiene un volumen nominal del orden de los 700 billones de dólares a nivel internacional. Setecientos millones de millones es mucho dinero como para que las partes involucradas estén dispuestas a perder parte de ese negocio.

En Europa, mientras no entre en vigor el reglamento técnico de EMIR, el mercado de derivados seguirá en manos de un grupo de 16 bancos de negocios que hacen contratos de derivados de forma bilateral entre clientes. El G20 reaccionó en su momento con fuerza ante la existencia de este mercado bilateral denominado Over The Counter (OTC) por constituir un inmenso riesgo fuera de control y los países miembros se comprometieron a meter este grillo en una jaula. En Europa han tardado lo suyo y todavía queda que logren cerrar la puerta.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...