edición: 2783 , Viernes, 16 agosto 2019
30/12/2008
La inglesa, la peor banca de Europa

La City y los medios británicos hacen sangre en las espaldas del Santander

La prensa de la Pérfida Albión conjura la venganza contra sus propios discursos y vuelve a bailar al son de la contradicción
Tumultuosa reunión de clientes del Northern Rock para retirar sus depósitos del banco
Javier Aldecoa

Le amargan el té al cántabro y lo arrojan ahora con saña al fango de la desconfianza con la misma intensidad con la que hace apenas dos meses lo encumbraron en el cielo de las finanzas europeas. Todo con tal de tratar de opacar las miserias de la que ha resultado la peor banca europea, la británica, con cinco bancos nacionalizados. Emilio Botín soñó con un viaje triunfal por las orillas del Támesis, consiguió consumar la compra de Alliance and Leicester y Bradford and Bingley este año, logró apoyo en la ampliación y ser la segunda entidad con más accionistas en Gran Bretaña, hasta ahora conformes con el dividendo, jugoso y trimestral. Pero con el Financial Times a la cabeza, la prensa de la Pérfida Albión conjura la venganza contra sus propios discursos y vuelve a bailar al son de la contradicción. Se empeñaron en buscar la paja en los ojos de la banca española, aunque ha demostrado ser la única capaz de pasar el rubicón de la crisis europea sin graves daños. Encumbraron después a Botín como salvador de las miserias de la banca británica, uno de los pocos capaces de comer sin ser comido y sacar ventaja de la crisis crediticia. Y ahora, no contentos con meter el dedo en la llaga de Lehman y Madoff, alientan una campaña para emborronar los galones de uno de los grupos bancarios más solventes y rentables de Europa y sembrar el miedo entre sus inversores y accionistas.

Se ha abierto la veda de las postas británicas contra el cántabro, otra vez. Ni la campaña publicitaria, ni las carreras de Hamilton ni los colores de Ferrari que tratan de acercar para 2010 suavizan los recelos en la City, a los que los medios ingleses dan cuerda cada día. 'The Banker' -parte del grupo del FT- lo nombró 'Banco del Año' en América Latina, España, Portugal, Argentina y Uruguay por “las habilidades de gestión y la prudente política de riesgos que caracteriza al grupo, su fortaleza de gestión y enfoque de riesgo prudente y su habilidad para esquivar  en gran media los problemas derivados de la debacle 'subprime' en EEUU. The Times, a finales de noviembre, lo encumbró en su ranking de los 10 mayores ganadores de la crisis financiera por ser capaz de  crecer a base de impulsar una banca comercial sin mezclarse en ingenierías financieras dudosas. Un mes después, sólo tienen ojos para tratar de destacar la alta exposición de clientes del Banco Santander (por valor de 2.330 millones de euros) en el fraude orquestado por Bernard Madoff. Y -Bloomberg dixit- para exigirle las compensaciones a sus clientes que no le piden a ninguna otra entidad europea.

Es verdad que Botín le ha hecho perder a su propio cuñado, Jaime Castellanos, 17 millones de euros, y que incluso los Príncipes de Asturias han resultado tocados. Los afectados, la mayoría amigos de Botín e incluso los directivos del banco, han asumido la estafa de Madoff sin alzar una voz que los medios británicos se han atribuido. Pero no está solo en un latigazo que le ha costado al sistema financiero europeo más del 70% del total. Sólo el británico HSBC, número tres mundial del sector por capitalización bursátil, y el Royal Bank of Scotland (RBS), del que el Gobierno británico es propietario en un 57,9%, han admitido más de 1.500 millones de pérdida directa. Y la práctica totalidad de los clientes de Banif afectados por la quiebra de Lehman, un 98,5%, ha aceptado la oferta propuesta por la filial de banca privada de Santander, para sustituir el bono del banco estadounidense quebrado por otro de Abbey.

Pero por más que FT desvíe la mirada hacia la paja en el ojo ajeno, basta observar a la pérfida Albión para certificar la salud del sistema financiero español. Con cinco bancos intervenidos por el Estado, los peores presagios del regulador bancario, la FSA, se han encarnarnado con creces en las tierras de su graciosa majestad: “los bancos y las cajas de ahorro del Reino Unido enfrentan las condiciones más difíciles”. Northern Rock parecía la oveja negra, la mancha capaz de nublar los destellos de la City londinense, pero no está solo; el rebaño de los quebrantos de la banca británica es cada día más numeroso. Si, como amenazaba en su momento Bryan Sanderson, presidente de Northern Rock, lo que está en juego es "la reputación de Londres y del Reino Unido como centro financiero internacional", pintan bastos para su prestigio. Es John Micklethwait, el director de The Economist, el primero en reconocer que la prensa británica se pasó tiempo prediciendo un batacazo español, que -a diferencia de Gran Bretaña- nunca ha llegado, porque los bancos lo hicieron bien y en su día se estableció una buena regulación bancaria. El Reino Unido va a sufrir más que España y ha empezado por los bancos.

Santander superó la tormenta de las ratios que quisieron levantar en la Pérfida Albion, cuando sus rivales más castigados por la crisis sacaron a relucir unos galones abrillantados por las manos de sus gobiernos y los euros de las nacionalizaciones. Si antes pataleaban por la no capitalización y la mano del Estado, ahora se preocupan por el castigo bursátil, afectado por una ampliación de capital de 7.200 millones de euros que ha depreciado la acción un 55%.
La integración tiene sus precios, la apuesta por un mercado hipotecario, por divisiones muy dependientes del crédito y más de 1.600 oficinas, más. Pero Santander, con el triple tentáculo de bancos británicos -Abbey, Alliance & Leicester y Bradford & Bingley- no sólo se ha convertido en el tenedor de un 10% del mercado en hipotecas, ahorros y sucursales, con diez millones de clientes y la segunda entidad que más hipotecas concede. Además, la adquisición de Alliance & Leicester permite al banco acelerar sus planes de crecimiento en el mercado de pymes. El negocio combinado ya ha incrementado su financiación en un 25% en el 2008 y abre más de 1.500 cuentas de empresas cada semana. En los próximos doce meses, extenderá su gama de de productos a clientes de negocios pequeños y mayores, y estudiará contratar hasta cien asesores de negocio para la red de sucursales de Abbey. Santander es ya la segunda sociedad con más accionistas de Reino Unido, por detrás del banco británico HBOS. Después de la compra de Alliance & Leicester, lcuenta con 1,8 millones de socios minoritarios en las islas, una cifra que supera incluso el millón de españoles que poseen títulos del banco, aunque suman sólo alrededor del 5% del capital.

El Santander, el segundo mayor banco europeo por su valor bursátil, anunció el pasado octubre un aumento del 4,3% de su beneficio neto en el tercer trimestre del año (2.200 millones de euros). Abbey incrementó sus beneficios y cuota de mercado en hipotecas, ahorro, cuentas corrientes e inversiones en el tercer trimestre. Y muy pocas entidades europeas han logrado una mejora de su calificación crediticia, entre ellas Alliance & Leicester, beneficiada por la adquisición de Santander. Como recuerda Credit Suisse, la diversidad en el crecimiento de los ingresos, el sólido balance, la capacidad de acumular capital, la alta disponibilidad de liquidez y su posición dominante en mercados con potencial de crecimiento a largo plazo avalan al Santander, al que todos los bancos de inversión y los analistas atribuyen una exitosa ‘digestión’ de la red de sucursales y los depósitos de Bradford & Bingley (B&B) y de Alliance & Leicester (A&L). 

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...