edición: 2287 , Miércoles, 23 agosto 2017
07/10/2008

La CMT se fuma la paz con el humo de Reding y Orange

Ana Zarzuela

Tranquilidad. Reinaldo Rodríguez, presidente del la CMT, desenmascara el espejismo de todas las batallas que han querido hacerle luchar. De las guerras, ni el polvo, aunque tener a todas las operadoras contentas es imposible, más ahora que la transición de la fibra está en marcha y que la Comisión, en pleno proceso de revisión bianual de los mercados, se prepara para presentar una nueva regulación de las redes de nueva generación en diciembre.

La de la Audiencia Nacional no deja de ser una escaramuza tardía de Orange.Tanto, que cuando llegue la decisión definitiva, dentro de un año, ya las medidas cautelares de la CMT estarán caducadas o asumidas en la nueva regulación.

La batalla de la fibra de Bruselas afina sus sables con demasiado ruido para un horizonte que no llegará antes de 2010 para remplazar al marco regulatorio de 2003. Y cuya última palabra, como con la terminación de llamadas, la tendrá la CMT, que sigue pidiendo la competencia para la protección de los usuarios, ahora repartida entre aquí están repartidas entre la Secretaría General de Telecomunicaciones y Consumo.

Ni las ‘revoluciones’ de la Comisaria Vivianne Reding, ni los recursos de las operadoras alternativas en España dejan de ser más que escarceos en la revisión bianual periódica del regulador español. La CMT está realizando en análisis de dos de los mercados de mayor influencia para el sector, el de acceso a las infraestructuras y el de acceso indirecto a Internet, cuyo resultado se conocerá ´en las próximas semanas´, momento en que se iniciará una consulta pública, como antesala a la regulación definitiva a principios de diciembre.

INVERSIONES IMPRESCINDIBLES

Con o sin escaramuzas, el horizonte de las inversiones será imprescindible. Lo advierte la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones. Más aún ahora que la crisis rebaja un 0,5% los ingresos del sector: el futuro se construye con ladrillos del presente y nadie- Roríguez dixit- va a ser tan ciego. Por mucho que los bancos restrinjan el crédito, no parará la inversión en la banda ancha móvil y en fibra, y no sólo por parte de Telefónica sino también por otros operadores. Aunque las velas en los altares de Bruselas, la Audiencia o la ETNA entretengan las intenciones de Orange o Vodafone. Otra cosa será hacerlo hoy o dentro de seis meses. Pero el tren de Alierta ha zarpado ya. Y si algún grupo quiere competir en serio en banda ancha en España sin pegarse sustos a largo plazo, o compra Telefónica –algo bastante complicado– o compra Ono, o invierte.

Vodafone estima que para que a un operador le resulte rentable invertir en fibra óptica debe contar con una cuota de mercado de al menos un 40%, frente al 5% de Orange, el 3% de Tele2 y el 2,4% de Jazztel. La inversión es muy elevada- 1.000 euros por casa, el triple que un ASDL-. Es posible que – como los de Gan Vía 32 advierten - ni siquiera la puerta de la obligatoriedad de abrir las redes invitara a Orange a desplegar su fibra y sólo replicase sus ofertas sin invertir ni arriesgarse. No lo ha hecho con el 80% del coste salvado, gracias a las canalizaciones de Telefónica, aunque son conscientes de que su crecimiento en el futuro dependerá de esta red si no quieren descarrilar lejos de los 100 megas y perder el tren de la televisión de alta definición (HDTV), el videoteléfono (cuatro megas), o la telefonía IP.

Los bandazos de la portabilidad en el móvil y la banda ancha les han enseñado a Orange, Vodafone, Jazztel y las alternativas que pueden morir ahogadas por los  torpedos que lanzan a la línea de flotación de los operadores tradicionales. La obsesión del estribillo “internet en cualquier parte”, la orfandad del Iphone y ahora el abismo de las nuevas redes de fibra pueden rallar aún más las cuentas de las operadoras menores y engordar su cuento de la lechera. Por mucho que la banda ancha móvil, que ya representa el 10% del total, crezca a un ritmo superior al 50%, aún tiene un precio superior a la banda ancha fija en ADSL y cable, una velocidad nominal inferior e incluye limitaciones de datos y tiempo. Lo suficiente como para no ser aún considerado un producto sustitutivo de la banda ancha. Si la Comisión sigue las previsiones de Reinaldo Rodríguez, no será objeto de un análisis de mercado y la por parte de la CMT como pronto antes de la la próxima revisión, dentro de dos años.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...