edición: 2559 , Viernes, 21 septiembre 2018
08/10/2013

La comisaria Kroes quiere salvar su proyecto de mercado único mientras los operadores nacionales piden el veto

La Asociación ETNO afila sus argumentos para acelerar el desarrollo de las telecomunicaciones a su medida
Carlos Schwartz

El Gran Hotel Steigenberger en Bruselas será escenario hoy de los enfrentamientos entre la comisaria de la Agenda Digital, Neelie Kroes, y los grandes operadores de telecomunicaciones. Una conferencia auspiciada por la Asociación Europea de Operadores de Redes de Telecomunicaciones (ETNO por sus siglas en inglés) recogerá la argumentación de la Comisaria, además vicepresidenta de la Comisión Europea (CE), que va a defender los elementos fundamentales de su proyecto de mercado único de las telecomunicaciones. El argumento central de su disertación es que ha presentado un paquete que los críticos han reducido a la eliminación de las tarifas de roaming. De acuerdo con el proyecto auspiciado por la CE con el respaldo del Presidente José Manuel Durao Barroso el mercado único bascula sobre la eliminación de tarifas diferenciales  por la utilización de teléfonos móviles en países distintos al del operador de origen, tanto para recibir como para emitir llamadas o navegar por Internet.

Los operadores deberán ofrecer una tarifa igual para operar en cualquier país dentro del mercado de la Unión Europea o permitir a los clientes que se alojen de forma gratuita en las redes locales. El roaming debería acabar para julio de 2014.

ETNO ha sometido a una dura crítica las aspiraciones de la Comisaría Digital. De acuerdo con la asociación el proyecto refuerza la política de la CE frente a las infraestructuras de dos formas. De un lado porque no remunera a los propietarios de las infraestructuras adecuadamente para sostener la inversión necesaria para su mantenimiento y desarrollo tecnológico. Afirma que la regulación beneficia a los operadores que alquilan las redes en perjuicio de los que las desarrollan y mantienen.

Del otro porque existe una excesiva regulación inconsistente sobre las competencia en los mercados. Frente al sector de telefonía móvil considera que las directivas y regulaciones actuales imponen la falta de eficiencia. “El problema incluye la asignación y el coste del espectro para telefonía móvil que ha determinado el retraso en el desarrollo del LTE (4G)”. Respecto de este sector puntualiza además la existencia de una gran fragmentación y la persistencia de las barreras europeas a la consolidación que determinan que “hasta una tercera parte de los operadores europeos de móviles no logren cubrir sus costes de capital”.

La asociación apunta a la cabeza del proyecto de Kroes al afirmar que no existe un verdadero mercado único digital que se base en la armonización de normas, de tal forma que disposiciones dispares y diferencias jurídicas y legales a lo ancho del mercado europeo privan a los operadores de la posibilidad de obtener sinergias operando en distintos países. Este es un punto de enfrentamiento claro con la CE en la medida que la defensa que hace Kroes de un mercado único digital pasa por el problema tarifario y no de armonización jurídica ante el cual la CE parece impotente. El enfrentamiento entre operadores y la CE sobre el proyecto de Agenda Digital presentado entre gallos y medianoche para encajarlo en los procedimientos parlamentarios antes de que acabe el mandato del actual parlamento europeo en 2014 ha despertado resistencias entre los países miembros que de un lado consideran que el proyecto es precipitado y del otro que genera un problema de ingresos para los operadores que fueron monopolios estatales y han quedado a cargo del mantenimiento de las redes en cada país tras su privatización.

La obligación de mantener las vías de comunicación de cobre y al mismo tiempo invertir en el desarrollo de líneas de alta velocidad como la fibra óptica, mientras desarrollan la última generación de móviles en un entorno de muy intensa competencia por parte de los operadores virtuales ha erosionado los márgenes de las empresas y mermado su capacidad de inversión. Esta situación ha despertado preocupación en los gobiernos de los estados miembros en la medida que la caída de los márgenes supone retraso en el desarrollo de las tecnologías de la comunicación y despierta incertidumbre sobre la supervivencia de los grandes operadores nacionales. En Europa hay ejemplos claros de este proceso de deterioro en Holanda con KPN y en Italia con Telecom Italia.

La hipótesis central de los operadores es que el marco jurídico sobre el que se ha desarrollado el sistema de parches que determina a nivel nacional el acceso a las redes y el precio del mismo se basa en una directiva de 2002 que pretende desarrollar la competencia entre vendedores de servicios de telefonía a minoristas. El criterio con el que se estableció ese objetivo es que la competencia determinará mayores niveles de inversión en infraestructuras. El resultado, apuntan, ha sido el contrario. La transformación de las redes en servicios de nueva generación ha perdido incentivos. Es decir que la transformación de las redes de cobre en sistemas de transmisión de datos de hasta 24 Megabit por segundo se ha retrasado o abandonado. Uno de los motivos para que ello ocurra es que el retorno sobre el capital para los operadores que alquilan esas redes para dar servicio a sus clientes es mayor que el retorno sobre el capital de los propietarios de las redes.

De acuerdo con los operadores la fijación de precios mayoristas ex ante basados en costes teóricos les quita flexibilidad en los precios. Es decir merma su posibilidad de mantener los márgenes. La hipótesis de trabajo de la CE según la cual la regulación universal en el mercado europeo del acceso a las redes por parte de terceros empujaría a los que buscan nuevo acceso para sus clientes a desarrollar sus propias infraestructuras de red ha fracasado. Bien porque no ha existido ese desarrollo porque es más rentable usar las líneas de los grandes operadores. O porque se han desarrollado redes de forma explosiva y sin planificación alguna lo que ha determinado solapamientos, falta de eficiencia y pérdidas entre los nuevos operadores que pese a ello mantienen una política agresiva de tarifas para ampliar su base de clientes. De momento todo parece indicar que la batalla empeñada den este terreno por Neelie Kroes, José Manuel Durao Barroso, y el Comisario de la Competencia, Joaquín Almunia, no llegará a buen puerto en la presente legislatura.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...