edición: 2494 , Viernes, 22 junio 2018
10/07/2013
España pendiente del arranque alemán

La Comisión Europea finge actividad previa al paréntesis vacacional

Europa ya vive el verano sin pulso político, y apuesta al impulso económico tras las elecciones germanas de septiembre
Juan José González

Actividad fabril, incluso con desbordado entusiasmo, la que registra estos días la Comisión Europea. Que si prepara un plan para reactivar el empleo de los jóvenes, que si una segunda línea de ayuda preventiva para Portugal, o mayor control sobre la de Grecia, que si hay que luchar contra el empleo sumergido. Desde el Fondo Monetario Internacional, Lagarde llama al trabajo a los dirigentes en una Europa que dice estar complacida con la marcha (buena) del rescate bancario español, quizás en un último intento por evitar nuevas inyecciones en el sector. Apuntan algunos gurus de la inversión que Europa no tendrá pulso hasta septiembre, mes electoral para Angela Merkel y, por tanto, para todos los europeos también. Se da por descontado que la Canciller seguirá siéndolo y que se verá obligada a reconducir más aún las cosas. Sensación generalizada de que la actividad de la Comisión mezcladas con algunas lecturas entre líneas de Mario Draghi puede dar paso a una Merkel al más puro estilo Roosevelt, dispuesta a sacar a Europa de un pozo con 27 millones de habitantes sin empleo.

En realidad nadie espera que nada se mueva en julio y agosto, con la diáspora de políticos y tecnócratas europeos situada en modo vacaciones, posición frecuente en esta época y que este verano se ve más reforzada, si cabe, a la espera de las elecciones generales en Alemania el próximo septiembre. Pero la realidad, con todo, es y seguirá siendo, que en Europa hay casi 28 millones de ciudadanos que no tienen empleo y que tampoco saben muy bien ni qué hacer ni qué les depara lo que viene después de septiembre, tras las elecciones alemanas. En estas circunstancias, es cuando más se echan en falta las carencias, que son muchas. No parece haber dinero disponible para causas sociales como tampoco laborales. Las causas sanitarias y formativas (educación) apenas encuentran comprador (como no sea privado). Los líderes siguen siendo los mismos y las políticas no cambian. 

Todo parece un poco más de lo mismo aunque con el agravante del paso del tiempo, de la demora en resolver los asuntos pendientes, el desempleo de millones y millones de europeos, el más acuciante. Extraña sensación la que dicen sentir algunos economistas europeos, varios españoles entre ellos, e incluso, uno bien posicionado en un servicio de estudios de acreditado prestigio como el del Banco de España. Se dicen vivir un momento de crisis de modelos, impasse teórico de recetas contra la crisis, algo parecido a cuando un laboratorio prueba de todo, y nada, no sirve. Así que falta modelo, se busca modelo económico para salir de la crisis.

Recordar que el conocido modelo de desarrollo económico español (basado única e intensivamente en la construcción) ha sido la carga que políticos y técnicos han conducido con singular maestría hacia la catástrofe, causando bajas, daños directos y colaterales, millonarios. Pero una vez agotado y explotado el modelo, el lugar permanece vacío en espera de sustituto, todo un paradigma, un misterio que deberá ser desvelado en los próximos meses, cuando tras las elecciones alemanas, España cuente con un lugar y un papel en el futuro diseño que parece tener preparado la renovada canciller. 

Porque seguramente la política germana desee revalidar su liderazgo europeo ofreciendo salidas a los asuntos que ha venido cerrando con candado y bajo siete llaves en los últimos dos años. El Ejecutivo español no duda de las intenciones de la canciller Merkel, como tampoco de sus preocupaciones por el empleo de todos los jóvenes españoles, a los que no puede ofrecer un trabajo. Sí, en cambio, se ha mostrado dispuesta a encontrar la salida al problema impulsando políticas de empleo juvenil, esas que no parece que sean el punto fuerte del Ejecutivo español.

Pero fallan los patrones de crecimiento porque estaban centrados sólo en el ladrillo, en el inmobiliario, exceso de construcción en algunos países europeos, un grupo de socios en el que España ha obtenido sobresaliente con brillo propio. Un brillo que se ha venido abajo en el momento en que el grifo del dinero se cerró temporalmente (para algunos definitivamente). Pero aquel modelo basado en la construcción del millón de viviendas anual no ha sido capaz de entregar el testigo a otro modelo. Entretanto, el empleo sigue esperando destino, y para lo que es determinante un nuevo motor que mueva la economía. En España no parece haber nadie dedicado a la búsqueda de la llave de arranque. Porque, al parecer, la llave está en el dinero, en la liquidez y esta depende, a su vez, de que Alemania se ponga en marcha. Hasta entonces, es previsible que todo sea más de lo mismo, sin modelo ni liquidez. 

Preocupa el desempleo, el mismo del que los políticos españoles aseguran que ya duermen con el problema. Pero son la unión bancaria y la ausencia del crédito los temas dominantes y enjundiosos. En sus agendas, en titulares y discursos públicos se advierte un mayor interés por el dinero, mientras se respira el mal ambiente en la calle, mal clima social y laboral. Con todo, las directrices políticas, dominantes en los mensajes oficiales, hacen referencia a cuatro términos que se repiten de forma machacona: ajustes, impuestos, reformas y competitividad. Se repiten sin prelación porque da igual: sólo importa que se repitan y dominen el discurso político. Lo malo no es que así vaya a seguir Europa hasta septiembre, sino que se mantenga en la misma situación después de ese mes.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...