edición: 2785 , Martes, 20 agosto 2019
16/10/2017
banca 
LA OREJA DE LARRAZ

La Comisión Europea insta a finalizar la unión bancaria completa para 2018

Javier Ardalán
La Comisión ha instado al Parlamento Europeo y a los Estados miembros esta semana a que adopten lo antes posible sus propuestas a fin de reducir los riesgos y reforzar la capacidad de resistencia de los bancos de la UE.
Este paquete global de reformas en noviembre de 2016. Las propuestas incorporan los elementos restantes de las normas acordadas en el seno del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea (CSBB) y el Consejo de Estabilidad Financiera (CEF).

La unión bancaria solo puede aprovechar todo su potencial y aportar todos los instrumentos necesarios para hacer frente a crisis futuras si todos sus elementos son plenamente funcionales. El informe de los cinco presidentes de 2005 y el documento de reflexión sobre la profundización de la Unión Económica y Monetaria (UEM) ya abogaban por la realización de la unión bancaria para finales de 2019. En la carta de intenciones que sucedió al Discurso sobre el Estado de la Unión del Presidente Juncker se reclama la plena realización de todos los elementos de la unión bancaria para 2018.

Así, el objetivo de Bruselas es completar el programa regulador posterior a la crisis, velando por que las normas hagan frente a los retos pendientes en materia de estabilidad financiera. Al mismo tiempo, la reforma permitirá a los bancos seguir financiando la economía real.

Se persigue que los ciudadanos y las empresas de Europa se beneficiarán de una mayor integración financiera y de un sistema financiero más estable gracias a los planes de la Comisión para acelerar la realización de los elementos que faltan de la unión bancaria. A fin de facilitar la creación de un Sistema Europeo de Garantía de Depósitos (SEGD) y fomentar los avances en las negociaciones en curso, la Comisión propone ahora algunas medidas con respecto a las fases y el calendario del SEGD.

Recuerda la Comisión Europea que las ideas propuestas intentan conciliar la divergencia de puntos de vista y preocupaciones planteadas en el Parlamento Europeo y en el Consejo. En particular, la Comunicación de hoy propone para debate la introducción más gradual del SEGD en comparación con la propuesta original de noviembre de 2015. Solo habrá dos fases: una fase de reaseguro más limitada y, a continuación, coaseguro.

No obstante, el paso a esta segunda fase estaría condicionado a los avances conseguidos en la reducción de los riesgos. En la etapa de reaseguro, el SEGD solo aportaría una cobertura de liquidez a los sistemas de garantía de depósitos (SGD) nacionales.

Esto significa que se proporcionarían con carácter temporal los recursos para garantizar plenamente los pagos en caso de que un banco se encuentre en crisis, mientras que los sistemas nacionales de garantía de depósitos tendrían que reembolsar esta ayuda, garantizando que cualquier pérdida se siga sufragando a nivel nacional. En la fase de coaseguro, el SEGD sufragaría también progresivamente las pérdidas.

Cuando se creó el Mecanismo Único de Resolución (MUR), los Estados miembros coincidieron en la importancia de contar con un mecanismo de protección común para el Fondo Único de Resolución (FUR), a fin de proteger la estabilidad financiera y garantizar que, si resulta necesario después de que los inversiones privados han soportado pérdidas mediante la recapitalización, el fondo contara con recursos suficientes para hacer frente a una importante resolución bancaria o a varias en rápida sucesión.

La neutralidad presupuestaria a medio plazo se garantizará mediante la recuperación de todos los costes incurridos por el sector bancario El documento de reflexión de la Comisión sobre la profundización de la Unión Económica y Monetaria define una línea de crédito del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) como la opción más eficaz.

Habrá que articular esta línea de actividad con el próximo paquete de propuestas de la Comisión sobre la profundización de la UEM europea, que incluirá una propuesta para transformar la UEM en un Fondo Monetario Europeo, en el marco del Derecho de la Unión. En este contexto, también será importante garantizar un proceso de toma de decisiones eficiente que permita un rápido despliegue del mecanismo de protección presupuestaria, como último recurso.

La Comisión ya está trabajando en un paquete global de medidas para reducir la cuantía de los préstamos no productivos existentes y evitar la acumulación de préstamos no productivos en el futuro, según lo acordado en el Consejo de 11 de julio de 2017. El paquete, que se adoptará en la primavera de 2018, incluirá un programa nacional para las sociedades de gestión de activos y medidas legislativas para desarrollar en mayor medida los mercados secundarios de préstamos no productivos y aumentar la capacidad de los acreedores para recuperar valor de los préstamos garantizados.

También, incluirá un informe sobre la posibilidad de establecer una propuesta legislativa sobre mecanismos de protección presupuestaria cautelar contra la insuficiencia de las provisiones de nuevos préstamos no productivos; y una hoja de ruta para avanzar en el fomento de la transparencia en materia de préstamos no productivos en Europa.

Además, en el informe de revisión del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) también publicado hoy [enlace], que hace una evaluación global positiva de los primeros años de funcionamiento del MUS, la Comisión precisa las competencias de los supervisores para ajustar los niveles de provisión de los bancos en relación con los préstamos no productivos a efectos de supervisión.

Con el fin de encontrar soluciones pragmáticas para reducir la deuda soberana,la Comisión recuerda la labor en curso de la Junta Europea de Riesgo Sistémico sobre títulos respaldados por bonos soberanos. La Comisión estudiará el resultado de esta labor con el fin de presentar en 2018 una propuesta para permitir el desarrollo de los títulos respaldados por bonos soberanos. Estos títulos podrían ayudar a los bancos a diversificar sus tenencias de bonos soberanos. También podrían resultar una fuente de nuevas garantías de alta calidad para su uso en las operaciones financieras transfronterizas.

La Comisión propondrá asimismo en diciembre de 2017 que las grandes empresas de inversión que realizan actividades similares a las de los bancos se consideren entidades de crédito y estén sujetas a supervisión bancaria. En la unión bancaria, la supervisión se efectuará en el marco del MUS, incluido el Banco Central Europeo. De este modo, se prevé garantizar que las normas prudenciales se apliquen de manera coherente y que las grandes empresas de servicios de inversión y las entidades de crédito estén sujetas a las mismas normas de supervisión de alto nivel.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...