edición: 2286 , Martes, 22 agosto 2017
28/07/2016
banca 
Compensar costes

La comisión por liquidez convierte el `colchón´ en el refugio más rentable 

Los bandazos del mercado -el Brexit el más reciente- los tipos negativos y la inflación provocan el aumento de la liquidez en cartera 
Juan José González
"Sacar dinero de donde sea, incluso de debajo de las piedras". Es la misiva en clave de arenga que reciben los departamentos de tesorería de la banca para sacar rendimiento al ingente volumen de liquidez en stand by que inundan las carteras de fondos de inversión y de pensiones. En el caso de las gestoras, agencias y sucursales bancarias, "sacar dinero" equivale a cobrar comisiones por "todo lo que se mueva". Sin embargo, el problema radica en que "lo que no se mueve" quedaba hasta hace unos meses fuera del alcance de las tablas de comisiones, al amparo de la sombra, libre de tasas y de intereses. Y no parecen que corran tiempos como para dejar libre de impuesto o, en este caso, comisión, el dinero habida cuenta del volumen oceánico de liquidez en el sistema, un dinero que cuesta dinero. Los resultados bancarios muestran la necesidad de ingresos recurrentes de las cuentas y con la deuda pública con tipos negativos -los reales a corto plazo desde principios de 2015-, las entidades que mayor peso tienen en el mercado de depósitos se proponen generalizar, con carácter fijo, el cobro de la liquidez. Ahora bien, se salva de esta medida el colchón casero, libre de comisiones aunque no exento de riesgo.
Las entidades bancarias pagan al Banco Central Europeo el 0,4% de penalización por el dinero o depósitos que no se mueve. No se invierte, la inflación en negativa, los tipos de interés reales son negativos y la incertidumbre pone el resto. Es un cóctel que empuja a los inversores a la búsqueda de activos refugio, metales preciosos y divisas y deuda alemana, resultan así los platos favoritos de los inversores. El dinero con una inflación del 3,2% tiene menor poder adquisitivo. De nada sirve mantener el dinero en el banco cuando éste no retribuye la liquidez. La razón es tan sencilla como que ahora mismo el dinero es un recurso abundante y además se consigue a buen precio.

Pero el problema del exceso de liquidez y, en especial, su coste, ha surgido en el momento en que los bancos depositarios de los fondos y planes de pensiones comenzaron a detectar elevados importes de liquidez en cartera, una situación en la que sólo se generan costes para el banco depositario de los productos de inversión pero que las gestoras mantienen sin invertir, en liquidez. Algunas entidades que reaccionaron al nuevo escenario fueron CecaBank, el principal depositario español con cerca de 80.000 millones de euros entre fondos de inversión y planes de pensiones, seguido de Santander, BBVA y BNP Paribas.

El problema para los bancos depositarios crece en la medida en que lo hace la liquidez de los fondos que no se invierte, una estrategia generalizada y común en las actuales circunstancias de mercado, acostumbrado a los constantes cambios de la coyuntura con los consiguientes bandazos. Las últimas cifras de Inverco apuntan que el patrimonio de los fondos de inversión españoles ronda los 220.000 millones de euros, de los que cerca de 20.000 millones estarían en posición de liquidez. Por otro lado, la colocación de liquidez en activos de deuda pública ya no generan rentabilidad, si no que, al contrario, sufre los efectos de la caída de los rendimientos, caída a la que habría que sumar las comisiones de custodia. Para las gestoras (ahora las más activas en la iniciativa de cobrar comisiones por la liquidez) la liquidez computa en el coeficiente legal que tienen cumplir por ley.

El escenario es contemplado desde ángulos bien distintos por las entidades financieras y por los particulares. Mientras las primeras tienen muy claro que la coyuntura marca la tendencia, que no es otra más que el cobro por la liquidez, los particulares siguen considerando que el colchón casero es el lugar donde el dinero está exento de comisiones de mantenimiento o custodia. Refuerzan la idea del recurso casero el nulo rendimiento de los depósitos en cuenta, como también la ausencia de inversiones alternativas.

Llama la atención que en los últimos meses sean las entidades bancarias las que hayan comenzado a evaluar la posibilidad de imitar a los particulares y convertir las cajas blindadas de sus sótanos en colchones para guardar el casi medio billón de euros que se encontraría en situación de liquidez en el sistema, sin invertir, pendiente de la coyuntura, del mercado. A las empresas ya les llegan los cargos por comisiones de custodia de liquidez y algunos bancos ya ofrecen la posibilidad de `custodiar´ el dinero mediante su atesoramiento en caja, en sus propias bóvedas. Al menos, de esta forma evitaría la penalidad del 0,4% que aplica el BCE por los depósitos a las entidades bancarias. La rueda amenaza no sólo con seguir dando vueltas, si no también a mayor velocidad pues en la medida que el BCE aplique una comisión (0,4%) a los depósitos, y los bancos carguen sus costes a los inversores de fondos, los colchones se consolidan como el mejor refugio para el dinero ante las inclemencias del tiempo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...