edición: 2363 , Miércoles, 13 diciembre 2017
28/12/2009
Cambio Climático

La compensación voluntaria de emisiones, la alternativa en la lucha contra la contaminación

ESADE pone en marcha un programa piloto para compensar las emisiones de CO2 provocadas por sus actividades
Los Mecanismos de Desarrollo Limpio europeos contribuyen a potenciar las tecnologías limpias en los países en desarrollo
Beatriz Lorenzo

Han pasado los tiempos en que los debates acerca del cambio climático se concentraban en sesudas discusiones acerca de cómo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero o cómo compartir la limitada capacidad del planeta para reciclar los gases contaminantes. Este debate, sin haberse abandonado del todo, se ha visto sustituido por el que polemiza acerca de las “recompensas” que premian a las actividades de mitigación del cambio climático y planifica un mercado del carbono carente de una regulación clara, pero donde el tráfico de emisiones se traduce en dinero contante y sonante. Tras el fracaso de la cumbre de Copenhague, los esfuerzos parecen orientarse ahora hacia la compensación de las emisiones de carbono, a través de iniciativas como la reciente de ESADE cuyo Instituto de Innovación Social ha puesto en marcha una prueba piloto para compensar las emisiones de CO2 que provoquen sus actos con la compra de bonos de carbono. Para calcular el gasto de carbono producido por el organismo, se contemplarán factores tales como los medios de transporte, los materiales utilizados y la aproximación de consumo medio de CO2 por individuo. Una vez obtenido el resultado de consumo de carbono, se ponderará con el coste que representa eliminar dicha cantidad de CO2 de la atmósfera. El funcionamiento de la compensación voluntaria de emisiones parte un acuerdo incluido en el Protocolo de Kyoto que permite a gobiernos, empresas o particulares destinar dinero, en compensación por lo que han contaminado de más, a proyectos de reducción de emisiones en países en vías de desarrollo. Conocido como Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) comprenden proyectos diversos tales como campañas de reforestación, implantación de energía solar o construcción de centrales hidroeléctricas en países en vías de desarrollo. Con independencia de su naturaleza, el MDL incluye un reglamento para asegurar que los proyectos que se acogen al mismo generan reducciones de emisiones reales, adicionales y verificables.

En ausencia de una regulación específica que supervise la compensación de CO2, han empezado a surgir los sellos, que a modo de certificación, aseguran que una empresa es “climate neutral”. En España no se dispone todavía ningún sello de este tipo aunque el Ministerio de Medio Ambiente ha anunciado la creación de un registro para que los ciudadanos puedan conocer qué emisiones se reducen de forma voluntaria y de qué forma. Mientras esto sucede la compensación de emisiones depende de la voluntad de las empresas. ESADE pretende con su proyecto piloto que esa voluntad se extienda al mayor número posible de compañías. A pesar de todo, el Mecanismo de Desarrollo Limpio promovido por el Protocolo de Kyoto es también polémico en el sentido de que legitima en cierto modo la contaminación mediante un pago y puede llegar a ser en ocasiones un simple maquillaje o reclamo publicitario. Aún así, ha de reconocérsele su innegable ayuda a que países en desarrollo avancen con tecnologías limpias, una acción que contribuye a frenar las emisiones sin comprometer el propio desarrollo de estos países. Tal es el caso de China que recibe aproximadamente el 60% del comercio de créditos de carbono para proyectos MDL. 

EMISIONES, UN MERCADO GLOBAL

El mercado europeo de derechos de emisión de gases de efecto invernadero es una iniciativa anterior a la entrada en vigor del Protocolo de Kyoto y constituye en la actualidad el principal instrumento de la política comunitaria contra el cambio climático. El número de empresas y sectores económicos regulados por el nuevo mercado es limitado y comprende en general a todas las actividades energéticas que dispongan de instalaciones de combustión con una potencia térmica nominal superior a 20 MW y, a partir de determinados límites anuales de producción, la fabricación de cemento sin pulverizar ‘clinker’, cal, vidrio y fibra de vidrio, productos cerámicos, y la fabricación de pasta de papel, papel y cartón, sectores que representan conjuntamente menos del 50 por 100 de las emisiones de gases de efecto invernadero en la UE. La no inclusión de las pequeñas emisiones de hogares y empresas pequeñas se debe a los elevadísimos costes de transacción, administrativos y regulatorios. Es decir, las pequeñas emisiones no incluidas en el mercado de carbono son más difíciles de regular y compensar, de ahí la importancia de iniciativas como la reciente de ESADE o la de la Fundación Ecología y Desarrollo, que en el año 2007 ayudó a compensar casi 8.000 toneladas de CO2, por valor de algo más de 75.000 euros. A este respecto, según las indicaciones del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), para reducir un 40% las pequeñas emisiones de gases de efecto invernadero es preciso que cada habitante del planeta tenga una tasa de emisión de CO2 no superior a 1,40 toneladas anuales.

Así, junto a las grandes políticas internacionales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, se están desarrollando numerosas acciones que llaman a colaborar en la reducción individual de emisiones. En España, la compensación voluntaria de emisiones se lleva a cabo a través de organizaciones no gubernamentales-con excepción de algún tímido intento por parte de la Comunidad de Murcia-entre las que destacan CeroCO2 o Ekopass, que en sus páginas web ofrecen información para que se pueda calcular el volumen de emisiones producidas, señalan consejos para reducirlas y ofrecen la posibilidad de poder compensar las que no pueden reducirse. Con el dinero que los particulares o pequeñas empresas aportan para compensar sus emisiones, estas entidades ofrecen sistemas de compensación colaboran en la ejecución de proyectos, principalmente en países en vías de desarrollo. En concreto CeroCO2 desarrolla proyectos de transferencia de tecnologías limpias y de captación de carbono en América Latina, como planes de reforestación o construcción de centrales minihidráulicas. Por su parte, Ekopass lo hace principalmente a través de la ONG africana Green Belt Movement, liderada por la Premio Nobel de la Paz 2004 Wangari Maathai, para diversos proyectos de reforestación y promoción de la mujer en Kenya.

HACIA LA COMPENSACIÓN DE EMISIONES REGULADA

Como a nivel estatal no existe ningún registro para que los ciudadanos puedan conocer en detalle los aspectos relativos a la compensación voluntaria de emisiones, ha surgido en España la propuesta contenida en el articulo 110 del anteproyecto de Ley de Economía Sostenible, cuyo borrador fue aprobado en Consejo de Ministros de 27 de noviembre de 2009 en el que se desarrolla la compensación de emisiones, y que establece que las empresas y personas físicas que así lo deseen podrán compensar sus emisiones de CO2 a través de inversiones en incremento y mantenimiento de masas forestales, programas agrarios de reducción del CO2 y otros programas que se establezcan por la Administración General del Estado, en colaboración con las Comunidades Autónomas.

A su vez, el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, previo informe del Consejo Asesor de Medio Ambiente y de la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente, establecerá los criterios de compensación, verificación y obligaciones de mantenimiento e información asociadas, así como las inversiones que se considerarán a efectos de compensación. Esta compensación no será válida a los efectos del cumplimiento de la obligación de entrega anual de derechos de emisión de gases de efecto invernadero en el marco del régimen de comercio de derechos de emisión.

Este sistema de compensación se espera que nazca con la posibilidad de incentivos como los recogidos en los artículos 70 y 103 de la Ley de Contratos del Sector Público. Por esta razón, es de esperar que las empresas que contraten con la administración y quieran obtener ventajas competitivas con respecto a otros licitadores tomen parte en este nuevo sistema para obtener beneficios. Esto dará pie a un flujo de inversiones muy útiles tanto para la disminución de las emisiones como para el impulso económico.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...