edición: 2388 , Viernes, 19 enero 2018
29/10/2009
Estudio del Consejo General de Economistas

La crisis económica no influye en la vara de medir la eficacia de la gestión empresarial

Los autores de la investigación recalcan la importancia de diferenciar entre precio y valor de una empresa

B.L.
Una forma adecuada medir la eficacia de la gestión de las compañías es algo esencial, y más aún con el desolado panorama empresarial, impregnado de inseguridad y recelo, que necesita de mecanismos firmes que devuelvan al sistema económico la confianza perdida. El Consejo General de Economistas de España y Expertos en Contabilidad e Información Financiera (ECIF) presentaron ayer el libro "La valoración de la empresa", una guía de análisis que muestra las pautas y los métodos a seguir para calcular el valor de una empresa, negocio o institución económica y que afirma que a pesar del cambio de ciclo económico es adecuado seguir empleando los mismos métodos de tasación de las sociedades, ya que no se ven afectados por la incertidumbre actual.

El libro, patrocinado por la Cátedra Pyme de la Universidad de Cantabria y por la Fundación de la Universidad de Cantabria para el Estudio y la Investigación del Sector Financiero (Uceif), está dirigido a analistas, a expertos en valoración y, especialmente, a las empresas, sobre todo a aquellas que no cotizan en bolsa y que, por lo tanto, es más difícil calcular su valor.

Juan Mascareñas, uno de los autores afirmó en la presentación del estudio que la guía aporta "la mecánica y la metodología necesaria para afrontar los problemas de la empresa", y permite conocer "cómo los bancos y los prestamistas nos van a valorar". Mascareñas añadió que la valoración de cada negocio tiene mucho que ver con la "eficacia en la gestión" del mismo.

Mascareñas recalcó además la importancia de diferenciar entre el valor de una empresa y el precio de la misma, que surge generalmente en el ámbito de una negociación y en función de las circunstancias.  El valor de una empresa en funcionamiento responde "a los flujos de caja o de liquidez que prometa generar en el futuro". Por este motivo, Mascareñas concluyó que la valoración es "un proceso que tiene más de arte que de ciencia".

La cuantificación del valor y la eficacia de la gestión realizada en una empresa es una estimación que persigue encontrar el valor que sirva de base para una negociación. Desde el REA, señalan que la metodología más sencilla es la de flujos de caja descontados o actualizados (mediante el Wacc o coste medio ponderado de capital). Pero, "en la práctica, los analistas no se sienten capacitados para estimar una larga serie de flujos esperados". Así pues, también se recurre a indicadores como el Ebitda (Earnings before Interest Taxes Depreciation Amortization). A pesar de la crisis, el flujo de caja actualizado sigue siendo el modelo más recomendable, que se complementa con los multiplicadores, ante la falta aún de un mayor conocimiento de la metodología de las opciones reales.

LA VALORACIÓN DE LAS COTIZADAS

En relación a la actual situación de crisis económica, Marcos Antón Renart, director de ECIF, aseguró que la crisis es un "motivo que cobra especial relevancia" a la hora de valorar una empresa, pero agregó que, más allá de la coyuntura económica, "siempre es buen momento para saber el valor que tiene tu empresa".

La valoración de las empresas que cotizan en un mercado de valores activamente organizado puede parecer algo sencillo desde el momento en que ya existe un valor capitalizado de la empresa en ese mercado.Sin embargo, el comprador de la empresa deberá pagar un precio superior al valor de mercado por las acciones de la empresa que pretende adquirir; es decir, deberá pagar una prima. Efectivamente, el precio de mercado de una acción refleja su valor cuando es negociado en pequeñas cantidades, pero cuando la negociación se extiende a grandes paquetes de acciones, el precio ascenderá, puesto que el control de la gestión tiene un precio. Además, el precio pagado por el adquirente se basa en las sinergias que puede lograr en el futuro y los vendedores querrán parte de las mismas, lo que hace que éste sea otro motivo de la existencia de la prima. Aquí la valoración servirá para que el comprador de la empresa estime cuánto valdrá ella, una vez que esté en sus manos, pudiendo así estimar el tamaño de la prima a pagar.

Además, si el adquirente considera que el mercado no es eficiente, o que no ha tenido en cuenta la posibilidad de que la empresa objetivo va a aumentar de valor cuando él la gestione, deberá valorar la empresa por los métodos expuestos en este trabajo para poder comparar el resultado obtenido con el valor de mercado en un intento de comprobar hasta qué punto hay una discrepancia entre lo que él y el mercado opinan.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...