edición: 2575 , Martes, 16 octubre 2018
13/12/2013
Bankinter deberá mover ficha

La crisis obliga a Popular y Sabadell a hacer las Américas

La aventura de los bancos necesitará tres años para comenzar a repatriar beneficios
Angel Ron, presidente de Banco Popular
Juan José González

El tamaño se había convertido en los últimos años, desde 2005 en adelante, en uno de los principales inconvenientes de Sabadell y Popular para entrar en grandes operaciones, lo que suponía un agravio comparativo importante frente a sus competidores, al tiempo que les situaba al margen de lo que algunos expertos denominan `la primera división´ de la banca. Al mismo tiempo, los escenarios dibujados por entidades como Goldman Sachs y Oliver Wyman, de cara a los próximos exámenes de estrés, no dejaban precisamente en buen lugar a las dos entidades españolas, mostrando la necesidad de completar un déficit de capital que, antes de la compra del banco en Florida, sólo ha podido ser superado por el Sabadell gracias a los activos fiscales diferidos, pero que en el caso de Popular hacían obligada una operación o inyección de capital para cumplir con los estándares de la EBA. Si las operaciones de Sabadell en EE UU y de Popular en México parecen guardar un gran parecido, las estrategias de internacionalización y el salto (aunque tímido) cualitativo ambas, confirman la urgencia de sus necesidades ante los nuevos retos que imponen las autoridades bancarias a las entidades que deseen sobrevivir y competir tras la crisis.

Casi se podría afirmar que el diseño de las operaciones de ambos se parecen como dos gotas de agua, si bien, también cabría el reproche de que llegan un poco tarde o, al menos, con el tiempo justo para cerrar el año, para obtener una buena calificación en ese grupo de `primera división´ en Europa, y también en el instante en que los precios de los activos bancarios comienzan a mostrar una cara más positiva como es la recuperación económica a medio plazo. Explican en fuentes de las entidades que las operaciones se producen en el tramo final del ejercicio no sólo por deseo expreso sino obligadas por diversos motivos, entre los que no hay descartar los fiscales. Pero hacen mayor hincapié en que la situación del mercado, la nueva normativa del sector y un ejercicio actual con verdaderos problemas para asegurar el resultado final. Igualmente se hace mención a las incertidumbres que mantiene sin despejar la Unión Europea. En todo caso, sobran motivos para justificar la imposibilidad de llevar a cabo las inversiones -de Sabadell en EE UU y de Popular en México- antes del tramo final del ejercicio.

El cambio en la orientación de estas dos entidades, todavía en proceso de digestión de las compras realizadas en el proceso de reestructuración del sector, llega en el momento justo, cuando se puede confirmar que la economía mexicana está en una posición inmejorable en el ciclo económico. Es por tanto, una apuesta segura y en opinión de los analistas, más sólida que la de Brasil o Chile, países donde mantienen posiciones muy relevantes entidades como Banco Santander. En este sentido, ni Sabadell ni Popular pierden de vista la aportación de estos países a las cuentas de resultados de BBVA y Santander, donde consiguen más del 50% de sus beneficios. De esta forma, la presencia en México y EE UU respectivamente, supone un blindaje a los balances de los dos bancos, mayoritariamente dependientes del mercado local español, y en este sentido, `atrapados´ en la crisis del sector y de la economía española.

Ahora bien, el viaje de Popular y Sabadell a tierras latinoamericanas necesitará de un período de tiempo obligado para su maduración. Las experiencias de otros colegas del sector pueden instruir en este caso a los dos `novatos´ que desembarcan en territorio con lengua común y donde pueden dar servicio a las numerosas empresas españolas, muchas de ellas clientes, presentes en aquellos mercados. Como también necesitarán prestar atención a la competencia local, mejor conocedora del terreno. Por tanto, para ninguna de las dos entidades será llegar y besar el santo sino que deberán pasar la prueba de la siembra para después de, al menos tres ejercicios, comenzar a recoger la cosecha. Tampoco hay que perder de vista que se trata de un mercado emergente donde es posible que en los próximos años se lleven a cabo reformas que dificulten la repatriación de beneficios, un problema que ya tienen sobre la mesa sus colegas presentes en países de la zona.

El movimiento de Popular y Sabadell no deja impasibles ni tranquilos a sus competidores en el mercado español, y obligará a mover ficha a Bankinter sino quiere quedarse más desplazado de la cabeza del sector. Tampoco habrá que perder de vista el `remate´ final del proceso de reestructuración bancaria, donde dos entidades de tamaño medio como NCG y Catalunyacaixa se mantienen a la espera de una ubicación futura, sin descartar que pudieran acabar integradas en uno de los dos grupos que ahora se lanza a hacer las `Américas´.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...