edición: 2362 , Martes, 12 diciembre 2017
20/02/2013
Las cifras españolas de comercio exterior no suponen una modificación sustancial de las perspectivas

La crisis se refleja en el espejo de Orizonia mientras las empresas se asfixian por la falta de crédito

Carlos Schwartz

La semana comenzó con cierta conmoción turística cuando Orizonia, uno de los dos grandes operadores del sector, anunció la posibilidad de un concurso de acreedores dejando en la estacada a viajeros y trabajadores. Las maniobras concursales del grupo están claramente orientadas a derribar las reticencias del regulador, la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), que ha puesto reparos a su concentración con el competidor Globalia. Las nuevas sobre el bloqueo por parte de la CNC y la apertura de una segunda fase de investigación sobre los efectos de la concentración difundidas el 13 de febrero llevaron a los dueños de Orizonia, los fondos de inversión Carlyle y Vista Capital (Banco Santander), a mostrar una mayor beligerancia desatando el rayo de Zeus de un expediente de regulación de empleo y anunciando que la empresa calentaba motores para pasar de alguna forma por el aro concursal mientras restallaba el látigo de esos avezados domadores de leones que son lo fondos.

Aunque esta vez ni Carlyle ni Santander mostraron una vista de lince para los negocios, todo lo contrario que la familia Fluxá que logró deshacerse de Iberotours, Iberojet, y otros apéndices molestos en 2006 a cambio de una cifra golosa del orden de los 800m millones de euros. Es cierto que a la hora de cargarse con una deuda de 640 millones de euros para pagar su compra ninguno de los fondos sospechaba siquiera la que se venía. Mal para ellos. Sin embargo, con independencia de esa compra excesivamente apalancada, hay un elemento de fondo en esta crisis que no tiene que ver con la vista para los negocios, sino con la política económica. Todo el sector turístico ha sufrido con la crisis y la recesión. No solo en España, también en el resto de Europa y del mundo.

Sin embargo los ingresos por turismo de España en 2012, a falta de los datos de diciembre, son similares a los de 2011, y no han supuesto una caída respecto de años anteriores. Lo cual quiere decir que los operadores turísticos extranjeros y la hostelería en España a expensas de los visitantes extranjeros no lo están pasando tan mal. Los que tiene problemas son los que, bajo el peso de la deuda, deben vender paquetes a los turistas españoles para ir al exterior o para hacer turismo interior.

Estos son los que más sufren. Los motivos son sencillos, una política económica que se basa en castigar a la población, en incentivar el paro, en trasladar la deuda del sector privado al público generando la necesidad de mayores recortes, en incrementar la presión fiscal sobre las personas físicas y jurídicas, en la subordinación a las necesidades de los capitales bancarios exteriores, tiene como consecuencia el empobrecimiento de la población. Una población empobrecida, sometida a un paro rampante, no hace turismo. Se queda en casa. Otro aspecto de la crisis de Orizonia debe tenerse en cuenta. El apalancamiento. Sobre todo porque esta forma de adquisiciones vuelven a estar de moda sobre la base de una liquidez bancaria sin mucho horizonte. Lo cual indica que se está preparando una nueva fase de la crisis económica internacional para cuando las concentraciones de capital basadas en deuda estallen. Sin obviar desde luego que los bancos que tenían la deuda de Orizonia como sub estándar -alguno de ellos nacionalizado- ahora tendrán que aguantarla tal cual es.

Observar esta realidad mientras el presidente del Gobierno prepara su mensaje sobre el estado de la nación es sobrecogedor. Es el reflejo destilado de una crisis donde el inmenso endeudamiento privado se va traspasando al sector público quien dedica sus recursos a capear esa tormenta mientras quita estímulos a la economía y la ahoga con tasas e impuestos generando aun más paro. Eurostat ha puesto negro sobre blanco recientemente las miserias, que según el mensaje presidencial son nuestra bonanza. Entre ellas el comportamiento de nuestra balanza de pagos en lo que hace al comercio exterior. De acuerdo con esos datos el acumulado enero noviembre de 2012 para las exportaciones fue de 210.000 millones de euros con un crecimiento del 4% sobre el mismo periodo de 2011. Esa tasa es igual a la de Francia, Alemania e Italia.

Sin embargo, ¡oh milagros de la estadística!, las exportaciones de Grecia crecieron en igual periodo un 19% comparado con 2011. Basta ver para qué le ha servido eso a Grecia. Mientras el total de las importaciones de España cayó un 3% en el mismo periodo de 2012 respecto de 2011. El resultado es que el saldo comercial el año pasado sólo arrojará un déficit de 30.000 millones de euros en el periodo enero noviembre comparado con el déficit de 45.300 millones en 2011. Con esto desde luego no se da la vuelta a la actividad económica del país. No alcanza ni para empezar.

La mala noticia es que la economía de la zona del Euro decrece, y el producto interior bruto se retrajo en 2012 un 0,6%, mientras que en la Europa de los 27 la retracción del PIB fue del 0,5%. Con lo cual el horizonte comercial de España en su zona de influencia no parece signado por la buena estrella. Fiar una espectral recuperación, que solo el Gobierno cree ver, al horizonte comercial de España no va a convencer. Pero no es que no va a convencer a los jugadores locales. Que ya vienen mal preparados por los ribetes poco alentadores de la escalada de denuncias sobre corrupción. Es que no van a convencer fuera. Desde luego la claque de la Comisión Europea hará la ola al señor presidente del Gobierno. Pero los que cuentan. Los que mueven el dinero, esos, está por verse.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...