edición: 2974 , Martes, 26 mayo 2020
18/10/2010
La reforma centrará su objetivo en la relación de gestoras y partícipes

La debacle en la inversión colectiva facilita su reconversión

Economía aportará ideas para evitar caídas de patrimonio y aumentar la recaudación
Juan José González

Malas perspectivas para los dos próximos ejercicios, mayores costes de gestión y más competidores en el terreno de juego, aparecen dibujadas en el horizonte de las 110 gestoras de 2.500 fondos de inversión donde 5,5 millones de partícipes ahorradores mantienen unos 146.000 millones de euros. Un panorama que si es contrastado con los atractivos escaparates de los bancos y cajas, plagados de ofertas de tipos y ‘extratipos’, regalos y descuentos, viene provocando que sean multitud quienes piensen que su dinero le dará más réditos en un depósito o cuenta remunerada que en un fondo de inversión. Los partícipes optan por todo aquello que, en cuestiones de dinero, entra por los ojos, y ante rentabilidades del 4,75%  (con todos sus matices y que nunca llega a ese guarismo) es difícil resistirse, sobre todo cuando los partícipes siguen viendo cómo sus fondos no consiguen levantar cabeza desde 2007.

Tres ejercicios con rentabilidades ‘bajo par’ –por expresarlo con levedad- obligan a tomar decisiones, tanto si el papel corresponde a un partícipe como si se trata de un gestor de fondos. En todo caso, si la pérdida de patrimonio de los fondos en el período de crisis 2007-2010 supera los 100.000 millones de euros correspondientes a poco más de tres millones de inversores, y al menos unas 41 gestoras -de las 110 que operan en el mercado español- con pérdidas, debe ser suficiente para concluir en que es necesario que el supervisor del mercado, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) se encuentre a punto de presentar una reforma en profundidad de un mercado que guarda y mueve la mitad del ahorro de los españoles.

Los resultados no son ni la única ni la principal razón que debe llevar a esa profunda revisión de la industria de fondos, sino la estructura y la operativa de la misma, donde conviven sistemas de información arcaicos junto a tecnologías de última generación. Que el patrimonio gestionado se haya reducido, según las cifras al término del tercer trimestre, a la mitad -muy cerca de la cifra de las pérdidas- esconde varios problemas que no deberían resolverse en esa próxima reforma del mercado de la inversión colectiva.

La situación de la industria de los fondos de inversión en 2010 recuerda en cierta medida a la vivida en 2002, cuando en el tercer trimestre el panorama en las rentabilidades de los fondos era desolador. Entonces el escenario fue testigo de una de las mayores salidas de patrimonio conocidas en la inversión colectiva, causando uno de los peores males que pueden atacar a los fondos de inversión: la caída de patrimonio. Si en aquella situación las gestoras se vieron obligadas a deshacer posiciones y vender títulos de compañías en bloque, la historia se ha repetido en los últimos meses, y aunque de forma más selectiva, las gestoras se han visto obligadas igualmente a vender acciones de sus participadas, la mayoría de los casos con minusvalía.

En la –larga o corta, depende de cómo vaya el año- recta final de 2010, las gestoras comienzan una labor de mejora estética que permita presentar a los partícipes un resultado, al menos, por encima de la inflación y en línea con la media del sector y de la familia del fondo. Labor en la que un tercio de los fondos ya tiene perdida la batalla, a la espera de que estos tres meses logren mitigar las pérdidas. Y todo ello sin contar con los intereses comerciales o estratégicos de las cuatro grandes gestoras (50% del mercado) pertenecientes a los dos grandes bancos y a las dos grandes cajas, a las que seguramente les viene mejor que los ahorradores dirijan su dinero hacia productos de balance, una guerra de depósitos que como buena alternativa inversora siempre es nociva para la industria de la inversión colectiva.

Las últimas ideas para proceder a una reforma en profundidad de la inversión colectiva corresponden al ministerio de Economía, departamento que viene funcionando en clave de recaudación y que, aunque la fiscalidad de los rendimientos de capital han sido objeto de una reciente reforma, siempre hay margen y zonas sin explorar en este sector para aumentar la recaudación.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...