edición: 2596 , Jueves, 15 noviembre 2018
31/10/2017

La demanda de metales aumenta con el incremento de la actividad industrial y se mantendrá firme

Los analistas del mercado consideran que la inversión deberá hacerse selectiva y fijar sus objetivos
Carlos Schwartz
El mundo de los operadores de los mercados de metales inició la London Metal Exchange Week en la capital del Reino Unido en un estado de creciente confianza frente a la recuperación del mercado desde el año pasado. El escenario es el de una recuperación económica fuerte, sincronizada y demandante de materias primas que ha supuesto un espaldarazo a muchos metales y otras materias primas, de acuerdo con el analista Matthew Turner de Macquarie Group. El consenso de los operadores es que desde mediados de 2016 se ha registrado un aumento de la demanda mundial de materias primas lo que ha cambiado el ciclo de baja iniciado en 2013 y que con la caída de la demanda en China que pasó por sus peores momentos en 2015 no levantó cabeza hasta el año pasado. Esta tendencia se ha manifestado en el crecimiento de la economía global en el segundo trimestre de más del 4% anualizado, señala Turner quien afirma que este es el ritmo más firme desde 2011 y puntualiza además que el crecimiento es sincronizado, algo que se ha visto en septiembre cuando ninguno de los PMI de los principales países mostró una contracción por primera vez desde 2009.
El hecho de que el crecimiento de las manufacturas a escala global muestre una expansión del 5% en tasa anual se ha convertido en un importante soporte para el precio de los metales que son el principal insumo industrial. Pese a ello los indicadores de muchos sectores están registrando picos próximos a sus máximos históricos lo cual puede determinar correcciones Algunos analistas señalan en este sentido que puede haber una crisis en el sector de la vivienda en China lo que puede afectar negativamente a la demanda en el 2018. Pese a ello, el consenso de los operadores es que la desaceleración previsible puede ser suave con un crecimiento de fondo robusto todavía en 2018.

Un escenario económico más benigno puede implicar una modificación de los ciclos afirman los analistas. En las décadas de 1990 y del 2000 hasta ahora el crecimiento de China, la creciente conversión de los mercados en clases de activos de inversión -su conducta financiera- y la seguidilla de crisis macro económicas llevaron a que la caída de los precios en el sector de las materias primas fuera en bloque. “Pero desde el 2012 esta tendencia se ha revertido, sin que la crisis de China en 2015 la haya frenado”, señala Turner. Este analista señala que el mercado de materias primas ha vivido algunas transformaciones que adjudica a las reformas de China. Señala al respecto que el escepticismo sobre la voluntad del Gobierno de Pekín para hacer cambios de calado no puede empañar el hecho que han sido los cambios en la política económica china como el cierre de plantas siderúrgicas lo que ha transformado los mercados globales de acero, ha rescatado al del aluminio y ha puesto en cuarentena al carbón.

Mientras que algunas de estas observaciones gozan de aceptación amplia, para otros analistas las rectificaciones de Pekín han dejado a la luz la existencia de otros productores cuya presencia en el mercado mundial contribuyen a la generación de excedentes como el caso de India y otros países emergentes y desnudan el hecho de que la capacidad instalada en la siderurgia a nivel mundial es excesiva, incluso en Estados Unidos y Europa. De acuerdo con este consenso sobre un mayor compromiso chino con las reformas de su economía existe la percepción de que el cierre de capacidad excedente servirá de soporte a algunos materias primas en el futuro próximo.

Los analistas consideran que la dinámica de los mercados será menos masiva en el futuro con una separación en la conducta de las materias primas que estará además influida por los cambios de fondo en la demanda. Sin embargo, el futuro aún no está aquí y ello equivale a medir la inversión en función de las necesidades inmediatas. “Durante más de cien años la fortuna de las materias primas ha estado vinculada a la industria del automóvil, como el caso del acero, y en particular a los motores de combustión interna, el consumidor dominante de petróleo y metales del grupo del platino. Los vehículos impulsados por baterías eléctricas amenazan con deshacer esta dependencia, creando al mismo tiempo otras para metales como el cobalto, el litio, el níquel y hasta el cobre.

Macquarie recientemente aumentó su estimación de la participación en el reparto del mercado de los vehículo eléctricos hasta el 2022 por un fuerte incremento de las ventas y  los esfuerzos gubernamentales”, señaló Turner. Pese a esta aseveración la realidad es que en 2017 aunque las ventas de coches impulsados por motores a batería eléctrica crecieron un 40% representarán sólo el 1,7% de los coches vendidos este año. Este es el tipo de elementos que indican la oportunidad de la inversión en determinadas materias primas. “Esto implica que para los metales de los que estamos más seguros de que su demanda se mantendrá firme -por ejemplo el litio por su presencia irreemplazable en las baterías- los inversores deben sopesar el valor transformativo del futuro con el aquí y el ahora de una oferta que se expande a paso rápido.

Los cautelosos habrán observado que los dos metales que más dependen de la tecnología actual del automóvil, y que están totalmente ausentes en los vehículos eléctricos, el paladio y el rodio, son los dos cuyos precios más han subido este año”, apunta Turner. El mensaje de la LME Week este año es centralmente que los inversores en materias primas deben preocuparse menos por la situación de la economía mundial y centrarse en los aspectos fundamentales del mercado.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...