edición: 3024 , Miércoles, 5 agosto 2020
07/06/2013
Falla la intermediación

La desidia en la gestión del ICO abre la puerta al holding bancario público

La coartada perfecta para el Gobierno que no sabe, o no se atreve, a convertir Bankia en el gran banco público
Juan José González

El dinero no llega a su destino. El ICO no tiene oficinas, no cuenta con red. Y la intermediación a través de la banca privada del dinero del Instituto financiero parece haber sido víctima de un conflicto de intereses, pero también porque al colocar entre clientes los créditos del ICO, la banca asumía el riesgo de impago del crédito. Luego, el sistema no estaba bien construido, algo de lo que se encargó de demostrar la práctica, como muestran esos 15.700 millones de euros (de un total de 21.000 millones) que no llegaron al mercado y que ahora se han convertido en el asunto polémico que puede servir –y servirá- para que el Gobierno acelere la puesta en marcha del holding financiero público que complemente al ICO y que consiga que las líneas de crédito (los 21.000 millones dispuestos) lleguen a feliz término, a las pymes.

El paso del tiempo parece estar eliminando los obstáculos que encontró el Ejecutivo para la puesta en marcha de un banco público con el objetivo de hacer llegar (fluir) el crédito al sector empresarial, en concreto a las pequeñas y medianas empresas. Con independencia de que la idea nunca ha contado con un respaldo mayoritario en el Consejo de ministros, o las dudas del Banco de España y las reticencias de varias entidades bancarias privadas, el fracaso de la gestión del Instituto de Crédito Oficial, el agente financiero del Gobierno, para hacer llegar a la economía los recursos asignados, 21.000 millones de euros en 2012, deja el camino más que despejado para la búsqueda de un remedio. 

Es aquí donde encuentra su oportunidad la creación de un banco público con mayores capacidades y sin las limitaciones del ICO. Tan sólo sería necesaria la aprobación del Consejo para que la banca nacionalizada reciba el mandato de distribuir crédito a través de sus redes, una labor que sólo estaría en condiciones de llevar a cabo una entidad con una red de distribución de ámbito nacional.

Lo cierto es que el mecanismo para reactivar las líneas de crédito a través del ICO se encuentra en un compás de espera de las decisiones que en las próximas semanas pueda tomar el Ejecutivo, una vez que probado el fracaso del Instituto financiero en hacer llegar al mercado esos 21.000 millones de euros del presupuesto de 2012 y de los que tan sólo 5.300 millones llegaron a buen puerto, a las pymes. 

El impasse ha servido para animar otro asunto importante como es la mayor actividad de Bankia. Esta entidad, como demuestran las cifras del primer trimestre, va ganando velocidad de marcha, aumenta lentamente la cuota en el mercado de crédito y las pymes se acercan a las oficinas a algo más que preguntar. Una labor en la que, según los términos que impone el acuerdo de rescate europeo, el banco nacionalizado no podrá ser muy agresivo comercialmente ni entrar bajo ningún concepto en el mercado inmobiliario.

En todo caso, el Gobierno cuenta con la coartada que le proporciona su propio fracaso en la distribución de la financiación pública a través del ICO, para volcar toda la fuerza en una nueva entidad o holding y en el que sumarían fuerzas Bankia y el ICO, como entidades principales. Un nuevo holding que tiene como objetivo canalizar el crédito a quien lo necesite, lo que estimularía al resto de la banca para seguir el mismo camino. Lo que tampoco está claro es que vaya a resultar, pero al menos, el dinero llegará a las pymes.

Según la norma que rige el funcionamiento del ICO, “el Instituto concede líneas de financiación que se tramitan a través de entidades financieras colaboradoras, para impulsar y apoyar las inversiones productivas de las empresas españolas, promover proyectos de autónomos y empresas, y facilitar el acceso al crédito. Y en estas líneas el riesgo de la operación es asumido en su totalidad, o en parte, por las entidades de crédito”. La definición de la función financiera parece estar muy clara, si bien el último párrafo -esa asignación del riesgo a la banca- complica la eficacia del sistema, ya que a los colaboradores siempre han sido remisos a aceptar el porcentaje del riesgo que les correspondería ante un posible impago.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...