edición: 2808 , Viernes, 20 septiembre 2019
23/10/2009
Estudio de IESE Business School

La deslocalización empresarial puede suponer una ventaja competitiva en tiempos de crisis

Los países pequeños están mostrando un gran afán deslocalizador en los últimos tiempos
El offshoring aporta ventajas al país que deslocaliza y al receptor
Beatriz Lorenzo

El offshoring o deslocalización empresarial ha sido considerada durante los últimos tiempos como una de las rémoras de la economía española. Las protestas de los políticos y los sindicatos no suelen hacerse esperar cuando una multinacional decide trasladar su producción a países con costes más competitivos. El offshoring es, por lo general, una práctica empresarial rodeada de mitos y que suele despertar recelo en una sociedad cuyo modelo económico ha quedado fuertemente vapuleado tras la recesión. Sin embargo, el offshoring se perfila como una buena salida para muchas compañías afectadas por la crisis económica, ya que ofrece por lo general buena calidad de servicio, conocimientos, capacidad de innovación y rapidez.

Con afán de desmitificar el offshoring, Pablo Agnese y Joan Enric Ricart, profesores de IESE Business School, han publicado el informe  “Deslocalización: hechos y cifras por países”, un estudio sobre la incidencia de este fenómeno en numerosos países, tanto grandes como pequeños. El trabajo constata que el sector manufacturero sigue siendo el que más deslocaliza y que, aunque la deslocalización ha crecido en el ámbito de los servicios, estos apenas representan una pequeña parte del total.

Y es que al contrario de lo que se cree, el offshoring no es patrimonio exclusivo de las potencias económicas. En términos relativos, los países pequeños están demostrando un gran afán deslocalizador. En particular, los investigadores han clasificado los países a partir de las tablas input-output de la OCDE, así como de la valoración que hace el FMI del PIB nominal de cada país. Los tres índices que han utilizado son: participación de los inputs importados en el input total, participación de los inputs importados en el output total y la especialización vertical.  Indican que los diez países que más deslocalizan son casi todos pequeños, algo lógico si tenemos en cuenta que los grandes producen más inputs que los pequeños, algo que reduce la importancia del comercio internacional de los pequeños en términos relativos.

Así, países pequeños como Irlanda, Hungría, Taiwan, Austria y Portugal dependen -siempre en términos relativos- más de la deslocalización como forma de comercio internacional. Las grandes potencias económicas –Estados Unidos, Japón, China, India y Brasil– quedan en los últimos puestos, mientras que en la franja se sitúan Italia y el Reino Unido.

Por otra parte, aunque el alcance de la deslocalización se puede medir directa o indirectamente, los autores subrayan que la medición directa es casi imposible ya que implicaría elaborar un índice directo y comparable en todos los sectores. Por su parte, las fuentes indirectas se han de examinar cuidadosamente. La metodología y el alcance de los estudios de las consultoras, por ejemplo, no son todo lo precisas que debieran. Los informes corporativos y las notas de prensa también se han de mirar con lupa: como la deslocalización se ha convertido en sinónimo de pérdida de puestos de trabajo, las empresas son reacias a hacer públicos los datos sobre su transferencia de empleo a otros países.
 
LOS DESTINOS: MEJOR ANGLOPARLANTES

India es la gran favorita como destino offshore, le siguen China, Malasia, Republica Checa y Singapur. Los países de America Latina tienen un volumen de negocio en offshore menor comparado con estos mencionados.

Los países dominantes en la recepción del offshoring son países con lengua inglesa como lenguaje principal en sus negocios. En general, el inglés es un factor dominantes a la hora de elegir la "localidad" donde llevar los servicios. Esto asegura una mejora en la calidad de los servicios prestados al tener una mejor comunicación.

También los países del Este y Europa Central están siendo muy beneficiados por la tendencia deslocalizadora. Un dato a tener en cuenta para un futuro próximo es la entrada en la UE de estos países, ya que al estar dentro de la UE los trámites y requisitos legales se agilizan siendo mucho más fácil externalizar ciertos servicios desde la propia Unión (tema muy debatido por las consecuencias laborales/sociales que conlleva). Hungría y República Checa son los países más atractivos debido a sus habilidades lingüísticas, a que tienen menos barreras de privacidad de información, a un entorno sociopolítico estable y a que tienen mayores capacidades técnicas.

LAS VENTAJAS DEL OFFSHORING

La deslocalización demuestra tener ventajas tanto para el país de origen como para el receptor. En el primer caso, destaca la reducción de costes, especialmente por el bajo precio de la mano de obra. Realmente este es el principal motivo de las empresas para deslocalizar. Por otra parte, las empresas deslocalizadoras pueden desviar la atención y los esfuerzos de tareas más mecánicas y enfocarse en acciones que requieran mayor cualificación y que aporten mayor valor, como la investigación y desarrollo. Tampoco hay que olvidar la mejora de la calidad de los servicios prestados al estar más especializados, la mejora de la competitividad de la empresa, con los consiguientes efectos positivos en su país de origen. Los trabajadores adquieren también un mayor nivel de cualificación y especialización.

Para el país receptor, destaca el aumento de los ingresos de exportación, la mayor creación de empleo y unos salarios más altos. Además, los trabajadores adquieren un mayor nivel de cualificación y especialización.

También mejora la competitividad de los Recursos Humanos  y las Tecnologías de la Información  favorecen las comunicaciones en los países receptores.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...