edición: 2510 , Lunes, 16 julio 2018
23/05/2016

La desunión europea

Rafael Vidal
La Unión Europea languidece a marchas forzadas de la mano de unos gestores que casi siempre se han olvidado de los más importante: las personas. Podríamos hablar de la unión de intereses empresariales, lo que dio lugar al nacimiento del euro y a la libre circulación de personas dentro del recinto, pero es imposible hablar de unión bancaria porque Alemania, junto con otros países de su entorno, se niega.
Imposible la unión fiscal porque a las empresas, que les va bien con la moneda y el intercambio de mano de obra, al tiempo que exigen barra libre en materia laboral, no les interesa. La unión política es poco menos que una utopía, sobre todo porque es a los propios políticos a los que les disgusta el asunto, porque perderían relevancia al pasar los gobiernos locales a segunda división. Ahora, en realidad, son de segunda, pero al no estar bien definida la primera categoría no se nota mucho.

Nunca, en todos los años que lleva en pie la UE, se ha planteado la igualdad de las personas en cuanto a derechos laborales y sociales, junto con la cuestión salarial y la cobertura social. Si la UE hubiera comenzado desde abajo es muy posible que hoy no viviéramos espectáculos tan bochornosos como los miedos inducidos hacia los refugiados, porque nadie se sentiría amenazado por la llegada de esas personas, pero los planteamientos desde arriba hacen que la base quede indefinida y, por tanto, sea maleable. En esa situación, es lógico que haya personas que piensen que si llegan más trabajadores de fuera la oferta sea a la baja y les afecte de alguna manera. En un mercado laboral más estable eso no sucedería, porque no se aceptarían ofertas a la baja. Pero todo eso beneficia a las empresas. Viene a cuento la "oferta" de la patronal española al futuro Gobierno  de exigirle un cheque en blanco en materia laboral, con flexibilidad total y ausencia de plazos en los contratos.

No hace falta el 'brexit' para que la UE se muera. El 'brexit' se ha planteado porque en el Reino Unido la gente siempre ha visto con recelo la deriva y la propia existencia de la UE. Lo que perciben no les gusta en absoluto y las ventajas de estar en la UE que les vende su primer ministro son cifras macroeconómicas, nada de detalles sobre su vida, otra vez nada de personas, sólo empresas.

Creo que si la UE languidece es por una cuestión de base: no hay comunicación entre ésta y la clase política y la distancia se amplía cada día más. Los políticos tradicionales se han convertido en lobbystas y los de nuevo cuño aportan un repertorio trasnochado que sigue dejando a un lado lo importante, las personas. Creo que ya lo he dicho más de una vez, pero ¡con estos bueyes hay que arar!

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...