edición: 3056 , Martes, 29 septiembre 2020
18/04/2016

La deuda impagada de las corporaciones alcanza 50.000 millones de dólares en lo que va de año

El mercado de deuda muestra menores rendimientos pero su situación no es sostenible
Carlos Schwartz
El volumen de la deuda impagada de corporaciones a escala internacional ha alcanzado a los 50.000 millones de dólares este año de acuerdo con los datos recogidos por Standard & Poors. Los niveles alcanzados este año suponen una aceleración de la incapacidad de pago que no se registraba desde 2009 cuando Estados Unidos comenzaba a emerger de la crisis financiera internacional. La semana pasada se sumó a la lista la primera gran empresa europea, la papelera noruega Norske Skog que ha estado en el centro de un contencioso entre fondos de alto riesgo. Para no ser menos se incorporó a la lista una minera estadounidense, Cliffs Natural Resources. En total la semana pasada los mercados asistieron a la crisis de cinco empresas que no lograron cumplir con sus compromisos financieros.
Mientras, los fondos de alto riesgo se dedican a comprar deuda de muy baja clasificación por parte de las agencias mientras al mismo tiempo se cubren con derivados contra la suspensión de pagos de esos deudores. Esto ha dado origen a varios enfrentamientos entre los fondos en la medida que siempre hay alguno que se ha colocado como ganador en cualquier escenario, pero cuyo principal interés está en el impago de la deuda. La situación del mercado está en línea con las previsiones de los analistas sobre un endurecimiento del mercado de crédito a partir de este año.

“El ciclo de crédito fácil se está acabando por varios motivos, entre ellos por la posibilidad de que los tipos de interés en Estados Unidos suban, aunque sea de forma lenta”, señala una fuente del mercado de bonos. La persistente caída de precios en los mercados de materias primas, como resultado de la debilidad de la actividad económica internacional, y la escasa demanda de crudo y metales básicos, ha tenido un efecto negativo sobre las empresas del sector del petróleo, el gas y de las mineras. Casi la mitad de los impagados pertenecen a estos sectores.

La incapacidad para pagar es muy visible en las empresas petroleras independientes de Estados Unidos muchas de las cuales han suspendido el pago de intereses en cadena. Los precios del crudo que habían manifestado una leve recuperación siguen siendo insuficientes para generar ingresos que permitan a esas empresas atender al servicio de su deuda. Los analistas del mercado de la deuda considerada de mala calidad, la subestándar, también conocida como “bonos basura”, estiman que un 5% de las emisoras en esta categoría van a tener dificultades de pago este año.

Esta tasa es el doble que la del año pasado. La mirada de las empresas que califican los riesgos de las empresas y sus emisiones de deuda es pesimista. Los menores ingresos por el petróleo han generado estrés en el sector de la energía en Estados Unidos donde hay una fuerte presencia de empresas medianas independientes con una tasa de deuda muy alta, el otro elemento que se ha sumado al panorama es la decisión de la Reserva Federal de incrementar los tipos de interés.

A pesar de que la debilidad de la economía mundial ha hecho que esta decisión se ejecute con una gran lentitud está determinando el clima entre los inversores que esperan una mejor rentabilidad de sus inversiones en activos más seguros que la deuda de mala calidad. Son estos elementos los que llevan a las agencias calificadoras de riesgos a considerar que la tasa de impagos va a aumentar a lo largo del año de forma significativa. A pesar de ello se ha registrado una leve reactivación de los mercados de bonos de corporaciones y del mercado de acciones que han tenido su efecto sobre los márgenes de estos activos. Su diferencial de precio con la deuda pública a los mismos plazos que la deuda corporativa se ha reducido en una indicación de que ha regresado alguna demanda al mercado.

Esta situación ha aliviado transitoriamente la situación financiera de las empresas. Para los bonos clasificados B o peor, incluidos los calificados de C, el rendimiento cayó del 10% anual al 8% o menos, aliviando los costes para los prestatarios. “El problema es que dentro del contexto del mercado estas son oscilaciones coyunturales y la tendencia será a peores condiciones para el endeudamiento, el ciclo del crédito ha dado vuelta al codo y entramos en una situación distinta”, afirma una de las fuentes consultadas. La fuente matizó respecto del cierre del mercado, apuntando que si la Reserva Federal se retracta de su decisión de un incremento paulatino de los tipos de interés el mercado se puede volver a animar.

La menor rentabilidad indica un aumento de los precios de la deuda, ya que el precio es inversamente proporcional a su rendimiento. El bono promedio en el índice Bank of America Merril Lynch se negocia ahora a 91,5 céntimos por dólar comparado con 83,6 céntimos sobre dólar en febrero. Las suspicacias sobre la posibilidad de que esta recuperación sea sostenible están muy extendidas. Un dato importante respecto de la sostenibilidad es que las empresas peor calificadas se mantienen al margen del mercado a la espera de ver si la mejoría se consolida, pero no se atreven a salir. El resultado es que la emisión de deuda de mala calidad desde el año pasado se ha reducido a la mitad en volumen.

De acuerdo con los analistas de ese mercado las empresas clasificadas B o C en realidad tienen cerrado el acceso al mercado, y el problema se va a presentar en realidad cuando deban hacer frente a sus vencimientos y no puedan atenderlos colocando deuda nueva. “Sus ingresos no dan en las condiciones actuales para hacer frente a la deuda y sus demás obligaciones vinculadas al ciclo productivo” señaló una de las fuentes consultadas.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...