edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
28/10/2015
banca 

La diferencia de criterios sobre los mercados financieros enfrenta al comisario Hill con Francia

Un funcionario de la AMF advierte sobre los riesgos de reanimar el mercado de securitizaciones
Carlos Schwartz
Desde que se desató la crisis financiera internacional el mercado de créditos reconvertidos en activos financieros, la denominada securitización de la cartera de activos bancarios, ha perdido vitalidad en Europa. En parte porque el estallido de la burbuja inmobiliaria en países como España ha dejado en manos de los bancos acreedores del resto de la Unión Europea una masa de papel que implica un alto grado de incertidumbre. Los 40.000 millones destinados por la Comisión Europea para el saneamiento y recapitalización de la banca española fueron concedidos precisamente para evitar el quebranto de los acreedores de este tipo de instrumentos financieros. El principal activo bancario convertido en bonos y cédulas fueron los créditos hipotecarios de la burbuja inmobiliaria, en primera instancia los concedidos por las cajas de ahorros.
Pero a siete años de desatada la crisis la disipación de este mercado, su presente debilidad, y las reticencias que despierta su reactivación se han convertido en una preocupación de la Comisión Europea porque la dificultad para recolocar las operaciones de crédito a través de instrumentos financieros reduce severamente la posibilidad de mantener en funcionamiento la refinanciación de la cartera de créditos de los bancos y por lo tanto se constituye en una limitación de la expansión del crédito.

Para alentar la reanudación de la actividad en ese mercado el Comisario para la Estabilidad Financiera, los Mercados
Financieros, y el Mercado Único de Capitales, el británico Jonathan Hill, ha diseñado dentro del paquete de medidas para un Mercado Único de Capitales algunas destinadas a facilitar la inversión en estos activos. La cuestión central consiste en la determinación de los criterios por los cuales se puede considerar a los activos que tienen como elementos subyacentes los créditos hipotecarios o de consumo como “simples, transparentes y adecuados a un estándar”. Si los activos cumplen con los criterios que están en proceso de definición los bancos, las entidades financieras y las compañías de seguros que inviertan en esos activos tendrán que cumplir con unos requisitos de capital reducidos respecto de otros activos no homologados. Las propuestas de Hill deberán obtener la aprobación de los gobiernos nacionales y del Parlamento Europeo para poder materializarse como directivas. Este punto forma parte de un conjunto de medidas más amplio destinadas a fomentar el mercado único como la simplificación de las operaciones transfronterizas y su liberalización. El jefe de regulación de la Autoridad del Mercado Financiero (AMF) de Francia, Guillaume Eliet se ha manifestado en contra de las medidas destinadas a fomentar el mercado de securitizaciones.

La cuestión defendida por Eliet es que la calificación de los activos financieros como aptos para la inversión con requisitos de capital reducidos no puede quedar librada al criterio del emisor y del inversor. En el modelo defendido por Hill no hay una autoridad central que dictamine sobre los activos y eso de acuerdo con Eliet es un grave error. El funcionario de la AMF acusa al Comisario británico de poco ambicioso señalando que la ausencia de una autoridad central que determine si los activos que se emiten se ajustan a los criterios definidos por la CE va en contra de la posibilidad de un restablecimiento del mercado en tanto que no “crea confianza”. Eliet considera que precisamente el problema es la falta de confianza de los inversores en este tipo de instrumentos financieros tras la crisis internacional. “Debería existir una entidad regulada que sea capaz de gestionar estos activos en el interés de los inversores en cada paso del desarrollo de ese mercado y para asegurarse de que no existen conflictos de interés”, señaló el funcionario de la AMF. Este dijo que no se trata de que esa autoridad externa al proceso establezca una calificación al activo, sino de asegurarse de que su estructura está bien organizada y es transparente.

La crítica francesa hace además hincapié en que sin la presencia de una entidad supervisora externa al proceso de creación de los activos los únicos que contarían con el personal especializado y la metodología necesaria para tomar decisiones serían las grandes entidades financieras lo que supondría dejar expuestos a errores a los inversores de menor dimensión. El debate entre la AMF y el Comisario vuelven a poner de relieve las diferencias entre Francia y Reino Unido en lo que hace a los mercados financieros y la forma de actuar en ellos. Londres se aplica con todas sus fuerzas a preservar el papel de la City como centro financiero internacional y en consonancia con este objetivo defiende en todos los foros una menor presencia de los reguladores en los mercados financieros. Parte de estas divergencias se han reflejado ya en la dificultad para encontrar normas comunes para el desarrollo de las entidades centrales de contrapartida. También en el intento del Banco Central Europeo de impedir que los mercados de repos en activos denominados en euros se puedan desarrollar en mercados en los que no hay un emisor del euro que pueda actuar como prestamista de último recurso. Una medida aprobada finalmente por el BCE que fue recurrida por Reino Unido.

En defensa de sus objetivos la AMF presentó una propuesta a la Comisión Europea pero fue descartada por los funcionarios de la UE. Uno de los argumentos para rechazar la propuesta fue que la existencia de una entidad de calificación podía suponer un verdadero obstáculo al desarrollo de un mercado fluido por el retraso administrativo para las aprobaciones. De acuerdo con las fuentes consultadas “otras autoridades nacionales” se oponían al criterio de Francia. En realidad este asunto es solo una de las muchas facetas del conjunto de medidas para un Mercado Único de Capitales que entre otras cosas debe armonizar la legislación sobre insolvencias en la UE.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...