edición: 2307 , Miércoles, 20 septiembre 2017
10/02/2012
EL DEDO DE MADOZ

La EBA afirma que el reforzamiento del capital no afectará al crédito en Europa

Los datos agregados delatan la debilidad de la banca pese al triunfalismo de la EBA
Carlos Schwartz

Pese a los rumores que rodearon la pasada semana al análisis de los planes de recapitalización de las entidades de crédito llevado a cabo por el Consejo de Asesores de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) según los cuales se objetarían las reducciones de balances que afecten a la capacidad de crédito de los bancos, la EBA afirma que los datos agregados de los planes indican que las medidas relativas al capital enjugaron el 96% del déficit de capital detectado. En total, los planes de los bancos suponen eliminar el déficit señalado y aportar un colchón suplementario equivalente a un 26% por encima de las cifra solicitada. El análisis de la EBA indica que sólo un 4% del déficit de capital detectado fue cubierto con modificaciones en el volumen de los activos ponderados por el riesgo. Sobre el total, computando el excedente, este equilibrio varía ya que un 77% son medidas de capital y un 23% corresponde a modificaciones en los activos ponderados por el riesgo.

Una portavoz del regulador afirmó que “el Consejo de Asesores efectuó esta semana la primera valoración agregada de los planes” y señaló que”Desde un punto de vista metodológico la institución ha dejado fuera de su valoración a tres bancos: el Oesterreichische Volksbank AG, el franco-belga Dexia y al alemán WestLB AG” por considerar que existen para ellos planes de saneamiento específicos “que constituyen una respuesta apropiada a las Recomendaciones de Recapitalización de diciembre pasado”. Asimismo, el déficit de capital de los bancos griegos cae dentro de preacuerdos en el contexto del programa de asistencia de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) a Grecia y por lo tanto se los excluye.

Sin embargo, estos valores agregados ocultan casos específicos que eran los que alimentaron los rumores de la pasada semana. Por añadidura, la viabilidad de los planes no ha sido objeto aun de análisis. El proceso de estudio dará lugar a las observaciones finales por parte de los reguladores nacionales en el mes de marzo. La estructura agregada indica de todas formas que las medidas destinadas a reforzar el capital y que cubren el 96% del déficit de capital detectado en diciembre constituyen en buena medida un artificio que se reparte de la siguiente forma: el aporte de nuevo capital supone el 26%. Dentro de este se tienen en cuenta las ampliaciones de capital, y los ingresos y dividendos retenidos del ejercicio 2011. Un 22% lo forman la conversión de instrumentos híbridos de capital en Tier 1, mientras que un 16% lo forman la previsión de retención de ingresos sobre el ejercicio 2012. Un 6% lo forma la emisión de nuevos instrumentos convertibles y un 7% es definido como “otras acciones que mitigan el déficit”.

Este ejercicio pone de relieve que estamos ante un escenario de considerable debilidad. Los instrumentos híbridos que se convierten ya estaban emitidos a la hora de calcular el déficit de capital. Es decir, para la EBA no eran capital, pero en realidad para los bancos si lo eran puesto que ya estaban emitidos, colocados, cobrados y en caja. No han hecho más que materializar lo que ya existía, con lo cual un 22% del “éxito” no es nuevo capital. Tampoco lo es contabilizar los resultados del ejercicio 2012, todavía falta un trecho para dar eso por bueno. El 6% de nuevos instrumentos convertibles habrá que emitirlos y colocarlos. Es decir, después de muchas presiones y disgustos la EBA cede protagonismo a los reguladores nacionales y diluye sus admoniciones. El escenario no está para sumar elementos de dramatismo al tormentoso horizonte.

El capítulo de activos ponderados por riesgo es otro festival por si mismo. Aunque es cierto que su aporte ha tenido poca incidencia en cubrir el déficit (4%), si ha aportado el grueso del colchón por exceso (un 26% que no está mal). Este trozo de la tarta se compone en un 7% de la venta de activos. Otro 7% lo forma el cambio de calificación del riesgo al trasladarlo de modelo estándar a modelos “avanzados”. Vamos, tuneo puro y duro. Los cambios a los modelos “avanzados” ya existentes, aporta otro 2%. Un 3% es desapalancamiento ( un 2% con apoyo oficial y el 1% sin apoyo), lo cual indica la resistencia a sanear realmente y desde luego no solo en España. Otras medidas constituyen el 4% restante (para llegar a este honroso 23%). Es así como se construye este andamiaje por el cual hay un 77% que corresponde a medidas de capital y un 23% a modificaciones en los activos, para el total incluido el colchón en exceso del 26% sobre lo exigido por la EBA. Es interesante por lo tanto verificar que pasa con los activos ponderados por el riesgo en volumen.

Las medidas aportadas por la banca en sus planes y presentadas a la EBA indican que en volumen el desapalancamiento apoyado por los planes oficiales suman 23.512 millones de euros. Que el desapalancamiento sin apoyo oficial representa 15.569 millones de euros. Y que el impacto total de de los cambios en los activos ponderados por el riesgo sobre los planes presentados por la banca afectan a un total de 257.228 millones de euros. Si se tiene en cuenta que de acuerdo con la EBA el volumen total de activos ponderados por el riesgo era de 5.119.156 millones (5,1 billones) de euros en septiembre de 2011, se puede afirmar que los objetivos de recapitalización impuestos por la EBA no se han convertido en un elemento políticamente incorrecto.

Es decir, la EBA se sustrae oportunamente de las acusaciones de atentar contra el desarrollo del crédito en Europa. Pero lo cierto es que el crédito no crece. De momento todo lo que la Autoridad Bancaria Europea puede decir a su favor es que no ha forzado en la banca una “liquidación por cierre definitivo” de los activos. Esto ha permitido a la EBA ayer afirmar que “el impacto de los activos ponderados por el riesgo que afectan a los planes de recapitalización es muy pequeño en relación con el total de los Activos Ponderados por el Riesgo de los bancos que han presentado planes”. Esto está muy bien. Sin contar con que en buena medida no se reducen los activos ponderados por el riesgo para no materializar pérdidas, algo que el caso español pone de relieve de manera flagrante. Los datos de la EBA aportan la evidencia de que no hay recuperación del crédito en Europa, sino que la apuesta central pasa por el carry trade sobre el dinero barato del BCE. Los aportes de liquidez del banco emisor, cuyo presidente ayer anunció que los tipos de interés seguirían al 1%, serán en 2012 la base de los ingresos de los bancos, y a este fin, con una liquidez sin cortapisas y a tres años del BCE que volverá a inyectar recursos en el sistema el 29 de febrero, estos ejercicios de capital resultan una verdadera mascarada.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...