edición: 2789 , Lunes, 26 agosto 2019
13/01/2017
Eclosión intelectual

La economía española, víctima del ciclón político de las ideas dispersas

Jornada laboral, copago sanitario, pensiones, negociación salarial... los promotores políticos buscan la `venta´ de sus escenarios
Juan José González
Propuestas, promotores y malabaristas se vienen dando cita en la City madrileña desde la investidura del nuevo Gobierno. Es un no parar, un sinfín de ideas y dibujos que, sobre el papel, parecen buscar soluciones para todos los problemas. El ambiente económico se encuentra ya en la fase de cocción, cuando el burbujeo emite el ruido que delata el hervor. El hervidero fluye y se derrama por la opinión pública, receptora última de las intenciones de los promotores. En su discurrir, el tal hervor deja caer la idea del copago selectivo -aún más selectivo, pues desde más de un año hay selectivo copago-. Da igual, porque ahora la idea trasciende a la mera idea que, no es otra más que la de sustituir impuestos por copagos varios. Y en uno de esos hervores de un extraño `think tank´ que parece querer -con éxito- iluminar la vida de la política y de la economía, sugiere una -otra- vuelta de tuerca al copago sanitario. Y como éste la reducción de la jornada laboral o la compatibilidad de empleo y pensión. Y todo de golpe.
Con la máxima de "el papel todo lo aguanta" por bandera, la vida política, en plena eclosión de ideas, no ceja de alumbrar y proponer iniciativas. Tratan de arreglar pensiones, reducir el desempleo, reducir también el déficit. En el escenario se quiere aprovechar el rebufo, aún lejano, que puede proporcionar el Pacto de Toledo, para el que se barajan diversas fechas. Las propuestas no se reducen únicamente al ámbito político, pues cualquier escenario conlleva cifras, cálculos, estimaciones e hipótesis que los promotores se cuidan mucho de acompañar a las propuestas. Es la forma de demostrar que lo ofertado cuenta con una base técnica y analítica, para justificar que no es un delirio puntual o de fin de semana, si no de algo serio, con fondo y mejor cimiento.

Claro que, cuando algunos de esos dibujos político-económicos se propone adornado con elementos de análisis -estudios y opiniones- firmados por organismos como el Banco de España o la misma Comisión Nacional del Mercado de Valores, la cosa adquiere, incluso, fondo. La tesis según la cual, toda oferta política es sólida y más creíble cuando viene de la mano de un informe `amigo´ oficial, léase cualquiera de las dos instituciones citadas, es infalible, es como ir a tiro hecho. Y al contrario, cualquier propuesta, sea política o económica, que no venga acompañada por un informe técnico como aval, está condenada a diluirse en el agua, a evaporarse en el ambiente.

Así se diluyó la propuesta de la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, de cerrar fábricas, empresas y centros oficiales a las seis de la tarde. Y así es probable que se evaporen otras ideas chuscas de copagos que pretenden comenzar a resolver el 10% de los gastos de un presupuesto al que como a perro flaco... No faltan quienes se emplean a fondo para recuperar del ambiente lo que a simple vista no pasa de ser un dibujo mal planteado, una chapuza, en suma, que acaba en la papelera. En esa especie de concurso de ideas, como un quién da más, queda en evidencia la interesada intención de unos y otros, algo que se puede comprobar a propósito de las estimaciones de crecimiento económico español. Surgen aquí las más diversas y dispares pulsaciones sobre las cifras mágicas del PIB, del petróleo o del precio del dinero.

En cualquier caso, propuestas, estimaciones y demás ofertas, como la última y más reciente a propósito de qué subida salarial deberán aplicar las empresas a sus trabajadores, marcan a día de hoy el camino de la actividad política que en su empeño logra influir en la actividad económica aunque nada consiga alcanzar la fase de concreción, de acuerdo ni de aprobación. Se trata de ideas en el aire de las hondas, de las pantallas y del papel. Se lanza la idea para el debate sobre el salario mínimo, de la indemnización por despido, otra vez el contrato único. 

Quizá la idea última de unos tenga la intención de disparar y acosar la reforma laboral que a tan pocos agrada y a menos gusta, que a pocos complace y que muchos parecen repudiar porque, aunque funciona, no satisface ni deleita, no interesa. La coartada es que todo está en estudio, nada es definitivo porque todo -se dice- se someterá a acuerdo. Pero surgen las dudas en la desconfianza que desprenden algunas de esas coartadas, cuyos detalles, vagamente pergeñados, alimentan las sospechas de que en realidad, copagos y demás ideas geniales ya están muy reflexionadas, que son parte de una ofensiva política que va en serio. Aunque no lo parezca.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...