edición: 2557 , Miércoles, 19 septiembre 2018
18/05/2011
Informe de CERES

La Economía Social se apunta a la cooperación al desarrollo

Beatriz Lorenzo

Tras un pasado caracterizado por la dispersión, el escenario de la economía social española ha experimentado una reciente reforma que ha culminado en el establecimiento de un marco muy definido: la Ley de Economía social con la que se reconoce como tarea de interés general la promoción, estímulo y desarrollo de las entidades de la economía social y de sus organizaciones más representativas.

El objetivo básico de la Ley es configurar un marco jurídico que suponga el reconocimiento y mejor visibilidad de la economía social, otorgándole una mayor seguridad jurídica, sin pretender sustituir la normativa vigente de cada una de las entidades que conforman el sector, y de ese modo la norma pretende unificar el marco jurídico de cooperativas, mutualidades de previsión social, sociedades laborales, empresas de inserción social, centros especiales de empleo, fundaciones, asociaciones de discapacitados, cofradías de pescadores y sociedades agrarias de transformación. A la par, se crea el Consejo para el Fomento de la Economía Social, órgano asesor de carácter consultivo para las actividades relacionadas con el sector, en el que estarán representadas paritariamente las Administraciones públicas y las entidades de la economía social. En este marco, se pretende la participación de las entidades a través de la confederación intersectorial que sea más representativa y aquellas que sin estar integradas en ella, tengan un peso importante en el sector.

NUEVOS VIENTOS

Sea como fuere, la Ley de Economía Social llega a regular el sector en un momento más que necesario, en el que la transparencia se ha convertido en un intangible muy necesario. Incluso la Sociedad Internacional de Responsabilidad Humanitaria (Humanitarian Accountability Partnership, HAP) se muestra proclive a la transparencia en el sector de la economía social y aboga por la necesidad de renovar esfuerzos en temas de rendición de cuentas ya que "hoy en día hay más organizaciones no gubernamentales de desarrollo que nunca y los fondos que manejan han aumentado sustancialmente en los últimos veinte años". En el evento, se destacó la importancia de mostrar respeto hacia las personas y organizaciones que aportan fondos y cómo "las posibles malas prácticas de unas pocas organizaciones pueden dañar la confianza en el sector".

Y en este panorama donde soplan nuevos vientos de cambio, la economía social aborda también otros caminos. Es el caso de la cooperación al desarrollo, tema ampliamente tratado por la Confederación Empresarial Española de Economía Social (Cepes) en un reciente informe en el que se desgrana la apuesta de la Economía Social en materia de Cooperación. Entre los datos cabe destacar que el total de los fondos gestionados por estas entidades es de 20 millones de euros, siendo el 30% cofinanciado por la Economía Social (6.142.762 euros).

NUEVA ESTRATEGIA

En el documento se recuerda el hecho de que las empresas de Economía Social están entrando a formar parte de estas estrategias. La “Estrategia de Crecimiento Económico y Promoción del Tejido Empresarial” de la cooperación incluye entre sus prioridades el fomento del sector empresarial cooperativo y de economía social, puesto que “tiene un papel relevante en una estrategia que pretende promover el tejido productivo y ponerlo al servicio de una más rápida y efectiva reducción de la pobreza”. Esta Estrategia responde al mandato del Plan Director de la Cooperación Española 2009-2012 que identifica a la Economía Social como un actor que “debe jugar un papel relevante en la cooperación para el desarrollo, especialmente en aquéllos ámbitos relacionados con la promoción del tejido económico”.

Asimismo, la Comisión Europea está estudiando cómo hacer que la ayuda al desarrollo mejore “la capacidad de los países en desarrollo para generar un crecimiento integrador que permita a las personas contribuir al crecimiento económico y beneficiarse del mismo, y movilice sus recursos económicos, naturales y humanos en pro de estrategias de erradicación de la pobreza”. Como se hace constar en el documento, para la Comisión “cada vez es más evidente que los ODM (Objetivos de Desarrollo del Milenio) no se alcanzarán sin un crecimiento cada vez más integrador. Un aumento de la renta nacional bruta del 1 % en los países en desarrollo puede ser mucho más eficaz que un aumento en la ayuda a estos países. Puede mejorar significativamente la capacidad de los países en la reducción de la pobreza y tener un efecto multiplicador mediante la creación de empleo y la protección social”.

Finalmente, cabe mencionar que para definir una estrategia adecuada de cooperación al desarrollo es necesario potenciar las herramientas anticorrupción. Es el camino para la creación de un  clima de mayor confianza dentro de la organización y de lealtad con sus stakeholders, mayor calidad de gestión y una sólida reputación que, a largo plazo, se traducirá en una sólida supervivencia en el largo plazo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...