edición: 2979 , Martes, 2 junio 2020
01/02/2010
Sostenibilidad

La energía nuclear se sube al carro del desarrollo limpio para sobrevivir en la era de las renovables

La Comisión Europea de Energía da la bienvenida a “ENELA”, institución de liderazgo para la energía nuclear
España planteará durante su presidencia europea una política común de gestión y seguridad nuclear
Beatriz Lorenzo

Polémica y denostada como pocas, la energía nuclear es  la protagonista por antonomasia del panorama energético del siglo XX. La segunda guerra mundial aceleró su desarrollo y las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki fueron testigos de su enorme poder destructor. La agricultura, la medicina y la industria eléctrica están, por el contrario, entre sus beneficiarios, y sus adalides arguyen que esta fuente de energía, manejada con cuidado, evita la contaminación que generan los combustibles fósiles como el carbón o el petróleo. Por el contrario, sus detractores se escudan en sus múltiples riesgos, sus aplicaciones militares y sobre todo los precedentes de catastróficos accidentes derivados de su utilización como los de Chernobyl (Ucrania), Three Mile Island (Estados Unidos) o Tokaimura (Japón), verdaderos avisos de lo que puede suceder si esta energía se escapa de control. También supone un problema la gestión y almacenaje de los residuos nucleares, como demuestra el sonado debate en España acerca de ATC, el “cementerio nuclear” actualmente en el candelero. Polémicas aparte, se estima que aproximadamente un 15% de la energía eléctrica europea es provista por plantas nucleares, lo que provoca la necesidad de un riguroso control para asegurar su coexistencia de forma coherente con los objetivos sociales y medioambientales de la Unión Europea, y también respetando el concepto de desarrollo sostenible acuñado en el informe Brutland y avalado por la OCDE.

Con este objetivo, la Comisión Europea de Energía ha anunciado el pasado jueves a través del Comisario Andris Piebalgs la creación de ENELA, institución de liderazgo para la energía nuclear europea, con la vocación de aportar herramientas para los gestores y líderes en este campo; y cuyo tratado constitutivo ha contado con el beneplácito de seis corporaciones de la rama nuclear: Areva, Axpo, EnBW, E. ON Kernkraft, Urenco y Vattenfall. El origen de ENELA radica en una iniciativa del Foro Europeo de Energía Nuclear (ENEF) para dar pie a una plataforma donde discutir ampliamente las oportunidades, riesgos y problemas de transparencia de la energía nuclear. Está previsto que su gestión, que se iniciará en 2011, ofrezca un completo programa de de gestión de la energía nuclear y un ciclo de liderazgo, basado en un enfoque teórico y práctico de los requisitos específicos de las disposiciones europeas en cuanto a economía, política, tecnología, la legislación, la seguridad normas y certificaciones. ENELA  también servirá como un lugar de reflexión para los miembros de la comunidad nuclear internacional, integrado por los empleadores, los empleados potenciales, así como líderes de opinión política y social.

SEGURIDAD  Y SOSTENIBILIDAD

En la actualidad, el sector nuclear europeo se enfrenta a una encrucijada; la fuente energética más odiada necesita evolucionar de forma segura para la salud y la vida humana y del planeta. Existe todavía una honda brecha entre esta fuente de energía y las nuevas estrellas del escenario energético mundial; las renovables. ENELA nace también con vocación de reducir esta brecha, reconduciendo los programas de gestión de las renovables hacia un nivel respetuoso con las premisas del desarrollo sostenible.

Cierto es que en su desarrollo futuro las nuevas unidades nucleares han de competir con una amplia variedad de alternativas, incluidos los combustibles fósiles, las energías renovables y la gestión de la demanda, en función de los costes totales de la producción eléctrica, es decir, costes del capital, del combustible, de operación y de mantenimiento. Uno de los principales problemas reside en los altísimos costes de mantenimiento de las centrales nucleares, en comparación con las novedosas energías renovables. Así pues, se hacen esenciales los esfuerzos en I+D+i para reducir los costes de capital de las centrales.  A cambio, y como ventaja, las unidades nucleares tienen garantizado combustible nuclear durante décadas y décadas, debido a la magnitud de las reservas naturales.

Uno de los principales desafíos del desarrollo sostenible pasa por la búsqueda de políticas activas de lucha contra el cambio climático. En este sentido, justo es admitir que la energía nuclear está básicamente exenta de carbono y puede jugar su pequeño papel a la hora de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.  Ciertamente, la creciente necesidad de afrontar la lucha contra el cambio climático ha sido una de las causas que ha contribuido a rehabilitar  la energía nuclear como una de las fuentes necesarias para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Las últimas estimaciones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) indican que para reducir a la mitad las emisiones de dióxido de carbono, en 2050 hará falta construir 32 plantas cada año, es decir, 1.280 nuevas instalaciones atómicas, junto a otras inversiones en energías renovables.

EL CAMINO HACIA LA DIRECTIVA NUCLEAR

Así las cosas, la Comisión Europea trata de retomar y renovar la iniciativa del llamado Paquete Nuclear que tuvo lugar entre los años 2002 y 2004 y pretendía regular unos estándares mínimos obligatorios para todos los países en materia de seguridad, residuos radiactivos y desmantelamiento. No prosperó porque Alemania, Finlandia, Suecia y Reino Unido se opusieron. Ahora, y como punto esencial en la agenda de la presidencia española de la UE, se planteará la necesidad de adoptar una política común en materia de seguridad y gestión de los residuos nucleares.

La presidencia española pretende también abrir el debate para la creación de una nueva directiva que ha de adaptarse a las necesidades de los distintos Estados miembros. En último término, la decisión final acerca de la directiva depende de la Comisión Europea, que ha abogado recientemente por seguir la líneas maestras de competitividad, ahorro, eficiencia, independencia y sostenibilidad en sus decisiones en materia de gestión energética.

La transparencia es otro aspecto clave en un terreno tan resbaladizo como la gestión y control de las unidades de energía nuclear. Es necesario que se supere el silencio de épocas pasadas, el oscurantismo que se ponía de manifiesto, de manera dramática, cada vez que tenía lugar un accidente o una catástrofe nuclear, dando pie a las críticas no sólo de los movimientos ecologistas-que acostumbran a someter a un marcaje implacable todo lo que tenga que ver con energía nuclear-sino también por parte del sector académico y la sociedad en general. Cabe destacar un informe del Oxford Research Group donde se concluye que "la energía nuclear es especialmente peligrosa cuando se la compara con las otras fuentes de energía". El informe acusa a la energía nuclear de tener una capacidad insuficiente para reducir el dióxido de carbono así como de dificultar el control de la difusión de las armas nucleares y aumentar el riesgo del terrorismo nuclear.

Cierto es que el paso previo para conseguir los objetivos del desarrollo sostenible pasa por afianzar la transparencia y tranquilizar las dudas y requerimientos de los grupos de interés de las nucleares y la sociedad en general. Es necesario involucrar al público, en lo posible y de forma abierta, en la toma de decisiones que envuelven a la ejecución de proyectos de energía nuclear, así como fomentar el intercambio de informaciones y datos sobre los aspectos económicos, científicos, sociales, técnicos y éticos de los proyectos.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...