edición: 2662 , Viernes, 22 febrero 2019
11/11/2010

La eólica sigue esperando sin ver las ‘luces largas’ de Industria

Ana Zarzuela
Se cruzan destellos. Y olvidos. Los del Ministerio, sólo con el reflector de la espera, una luz de ‘esperanza’ en palabras del enviado de Castellana 160, el director general del IDEA, con las que sigue pidiendo paciencia a todas las tecnologías renovables. Que hace falta que la nueva regulación se despeje cuanto antes, porque hay “incertidumbre” entre los fabricantes y los promotores eólicos, lo reconocía el propio Alfonso Beltrán aún a riesgo de contrariar al que asegura que aún hoy sigue siendo su “patrón” en Castellana 160. Que la nueva regulación no verá la luz ni hoy ni mañana, también. "Necesitamos un pacto de Estado que clarifique y dé confianza y tranquilidad", advierte José Donoso, “que se pase cuanto antes de las "palabras bonitas" al BOE, en palabras del presidente de la AEE durante la presentación del "Estudio macroeconómico del impacto del sector eólico en España en 2009”.

En las distancias cortas, del Real Decreto de Industria para regular la retribución de las tecnologías del Régimen Especial acordado en el verano con el sector eólico, aún sólo tienen noticias de su desembarco en el Consejo de Estado. La AEE sigue esperando desde hace meses que aterricen los contactos y el diálogo con Castellana 160, aunque como Donoso reconocía, ya saben que, la primera de las dos normas a debate -la que regula los prototipos- incluye al menos una sorpresa, la reformulación de la retribución de la ‘energía reactiva’, que supondría un recorte de 60 millones de euros al sector y no estaba en el documento inicial en verano.

Su otra arista, el meollo de la regulación, las tarifas (en principio un 35% menores para las plantas acogidas al RD 661/2007) y el recorte de horas retribuidas primadas, siguen en el ángulo muerto de Industria, tras los ‘peros’ del Consejo y los recelos de Moncloa, sin cifras ‘negro sobre blanco’ para las patronales, más allá de los cálculos del dictamen de la CNE, que descontaba una rebaja de 100 millones de euros.

BRÚJULA PARA UN CAMBIO DE CICLO

Transitan entre los estertores de una década dorada que ha llevado a la eólica desde los 2.365 Mw de potencia eólica instalada en 2000 a los 19.149 con los que cerraba el 2009 y la incertidumbre de una nueva etapa, tras la inflexión que marcó el RD 6/2209. El sector eólico español es hijo de las paradojas de los vientos de Miguel Sebastián.A pesar de haber sido el tercero que más potencia instalada incrementó hasta 2009 (sólo tras China y EEUU), es el segundo de la UE con mayores restricciones y trabas administrativas y está desde el segundo semestre del año pasado al borde de la parálisis, ante las evidencias de un año de caída en aportes al PIB, empleo y expectativas quemándoles los talones. La AEE enseña a las Administraciones lo que considera sus ‘deberes’ hechos: después de diez años en ascenso para el sector español, cerrarán el año con unos 1.500 Mw nuevos y una potencia cercana a los 20.150 megavatios Mw que Industria se proponía como objetivo en el RD 661/2007; la generación con electricidad a partir del recurso eólico se ha multipliaco por 7,85 y en España, la eólica ha sido junto a los ciclos combinados la principal tecnología de generación instalada en España. Pero ya durante el año pasado, el sector aportó 3.207 millones de euros al PIB -un 15,7% menos que en el ejercicio anterior-, perdió más de 5.000 empleos y redujo su aportación al PIB al 0,34%.

Los fabricantes y los promotores españoles sacan pecho con máximos de generación, con el perfil de un sector que cubrió en 2009 el 14,5% de la demanda eléctrica (frente al 2,4 del año 2000), pero no opacan un balance del último año que empieza a marcar ya el fin de su década dorada y a ponérselo fácil a la competencia low cost de fabricantes asiáticos. Ante los que disparan por las primas, la AEE les recuerda que, según el estudio de Deloitte, el sector aportó cinco veces más de los 1.577 millones que recibió en primas: exportó por 2.104 millones, contribuyó con 3.207 millones al PIB, evitó emisiones de CO2 por 270 millones, ahorro importaciones fósiles por 1.541 millones; invirtió 156 millones en I+D; aportó 213 millones a la balanza fiscal y dio empleo a 35.719 trabajadores. Si se suman los datos de los últimos tres años, la aportación al PIB del sector fue de 6.197 millones de euros en un periodo en el que las primas que percibió la eólica sumaron algo más de la mitad, 3.706 millones de euros. Nada que ni la incertidumbre regulatoria -más que la crisis y los problemas de financiación, que también- vaya a permitir que se prolongue mucho tiempo. Como advertía Heikki Willstedt, director de Políticas Energéticas de AEE, si no se aclaran los interrogantes más allá de 2012, el sector se estancaría hasta 2015 y luego sería casi imposible recuperar el ritmo hasta 2020. Al fin y al cabo, son los propios objetivos eólicos definidos en Castellana 160 en julio y la obligación del 20/20 de los Veintisiete los que requieren, para cumplirse, financiación por entre 28.000 y 31.000 millones de euros en la próxima década y un promedio de instalación anual de 2.000 Mw.

Aunque en el Paner enviado por Industria a Bruselas en julio se prevé que en 2020 haya 38.000 Mw de potencia eólica instalados (35.000 en tierra y 3.000 offshore), el camino -regulación, retribución, posible repotenciación, mejoras en integración a la red y almacenamiento- sigue sin edificar ninguno de sus detalles. Y como Alfonso Beltrán -de nuevo otro ‘pecado’ de sinceridad- reconocía, apenas ahora tras su llegada como Director General, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía está empezando a retomar los contactos con todos los sectores renovables para perfilar el nuevo PER (Plan de Energías Renovables) hasta 2020.  En las distancias medias, más allá de 2013 (el final de la regulación del registro de preasignación y el RD aún a debate) las empresas siguen abocadas a saltar casi a tientas a la media docena de concursos eólicos autonómicos en proceso, pero que no podrán encontrar ni sitio en la red, ni remuneración primada en el registro de preasignación hasta al menos 2014. Una grieta para la que la AEE pide coherencia entre el Gobierno y las CCAA. Sólo con ella podrán neutralizar un “efecto tijera”- en palabras de Donoso, que hace que cada vez "se reclame más contribución, más impuestos y ser más competitivos al sector", pero haya cada vez menos retornos. De lo contrario, "los números no cuadrarán" y el sector podría dejar de invertir.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...