edición: 2560 , Lunes, 24 septiembre 2018
01/10/2015

La ESMA ha cedido en las reglas de la MIFID II ante la presión de las corporaciones no financieras que operan en derivados

En borradores anteriores los límites a la cantidad de contratos que una empresa podía tener en derivados era de entre el 10% y el 40%
Carlos Schwartz
El informe de la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA, por sus siglas en inglés) sobre los estándares técnicos reguladores referidos a la directiva reformada de los Mercados en Instrumentos Financieros conocida como MIFID II fue difundida esta semana. El informe de 400 páginas fue remitido el 28 de septiembre a la Comisión Europea que tiene tres meses para decidir si suscribe el proyecto. Los estándares técnicos se refieren a las áreas de Transparencia, Microestructura de los mercados, Publicación y acceso a los datos, Requisitos de aplicación a las plataformas de trading, Derivados sobre materias primas, Información sobre mercados, post-trading y protección al inversor.
El documento hace una descripción del resultado de los tres periodos de consulta pública dos en 2014 y uno en febrero de 2015 cuyas argumentaciones refleja. La reforma de la MIFID ha suscitado la firme oposición de las empresas no financieras que operan en los mercados de derivados de materias primas en la medida que quedarán sujetas a limitaciones sobre sus operaciones y por sobre todo a unas exigencias de capital de la envergadura de las que se exigen a los bancos de negocios que operan en estos mercados.

La ESMA ha cedido en las reglas de la MIFID II ante la presión de las corporaciones no financieras que operan en derivados de materias primas en lo que respecta a los límites a las posiciones en los contratos. El límite queda establecido entre el 5 y el 35 por ciento dependiendo de los mercados. En borradores anteriores los límites a la cantidad de contratos que una empresa podía tener en derivados era de entre el 10% y el 40%. Fuentes de empresas que operan en derivados sobre materias primas en el sector alimentario han señalado a ICNreport que “Esta es en realidad la única concesión y la verdad es que la esperábamos” en tanto que “la mala noticia es que quedamos sujetos a que se nos impongan requisitos de capital como a los bancos”. Traders de materias primas, empresas del sector de la energía, productores de granos, fabricantes de alimentos, que utilizan los contratos de derivados para cubrir riesgos en la compra venta de las materias primas que utilizan pueden verse obligados a fuertes incrementos de capital en línea con lo exigido a los bancos que operan en los mercados de materias primas.

De acuerdo con la legislación actual, como la MIFID, las empresas no financieras que operan con contratos de derivados están exentas de limitaciones en cantidad de contratos y requisitos de capital. La nueva directiva fija una serie de parámetros relacionados con el volumen de inversión que pueden determinar a partir de 2017 que las sociedades no financieras deban cumplir con los requisitos de capital y de liquidez preceptivos para las entidades financieras que operan en los mercados de derivados. El presidente de la ESMA, Steven Maijoor, señaló que a su criterio la normativa no va a afectar a las empresas del sector de las materias primas aunque admitió que va a encarecer su forma de operar.

Por otra parte dijo confiar en que los mercados energéticos más pequeños y las empresas que operan en el trading de materias primas no se verán afectados por la MIFID II de manera indebida. Maijoor señaló sin embargo que toda vez que se entra en operaciones especulativas se establece una competencia con los bancos de inversiones y que en este aspecto debe haber un terreno de juego nivelado para todos los jugadores. La comprobación del nivel de actividad en los derivados para saber si se deben aplicar los requisitos de capital se establece por dos mecanismos.

El primero es una ratio de las operaciones especulativas respecto del volumen total de contratos, que excluye a las operaciones que son exclusivamente de cobertura. Aquellas compañías en las que las operaciones especulativas superen el 10% del total de los contratos de derivados quedarán sujetos a las normas de MIFID II y deberán obtener una licencia para actividades financieras. Los traders, las empresas de energía, las mineras y las agroindustriales serán además valoradas por su cuota de participación en el mercado. Esto se determinará comparando su actividad con el del conjunto de la Unión Europea. Los umbrales de exención varían con los mercados, desde el 3% para los productos del petróleo hasta el 20% para los derechos de emisión de carbono. De acuerdo con el criterio de los expertos sólo las pequeñas empresas en estos sectores no se verán afectadas por la nueva normativa. Los grandes negocios vinculados directamente a la cobertura de riesgos mediante contratos de derivados se sienten especialmente discriminados. Sus portavoces, como en el caso del sector agro alimentario, el comercio de semillas y aceites, afirman que la aplicación de las nuevas reglas para las exenciones van a distorsionar el mercado, dificultar la formación de precios y van a atentar contra la transparencia de las transacciones.

Las reglas diseñadas por la ESMA aun deben transitar por los pasillos del Parlamento Europeo y la Comisión Europea para su aprobación. Algunas de las fuentes consultadas consideran que en el plazo de tres meses “todavía hay margen para que se hagan mayores adaptaciones a las necesidades de las empresas no financieras”. Pero esta expectativa puede no verse satisfecha y los plazos para la adaptación de los negocios a las nuevas reglas son ajustados. Más de una gran empresa dedicada al trading de materias primas en el sector agro alimentario ha considerado la reestructuración de su negocio, y una decisión de ese tipo requiere tiempo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...