edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
28/12/2017

La estación ártica de GNL Yamal en Rusia aumenta la lucha por contratos a largo plazo para gas

La entrada en el mercado del gas natural licuado fue apoyada por el Kremlin para una oferta diversificada
Carlos Schwartz
El controvertido proyecto de gas natural licuado (GNL) en la región ártica de Rusia inaugurado este mes supone la entrada en el mercado de una estación de licuefacción con gran capacidad de exportación que cambia el encuadramiento tradicional del país como un exportador de gas que depende de sus redes de gasoductos. El mayor obstáculo para el desarrollo de la estación denominada Yamal, a cargo de la segunda empresa de gas del país -la privada Novatek- ha sido la obtención de financiación. En 2014, Estados Unidos bloqueó a través del Departamento del Tesoro mediante una decisión presidencial la obtención de financiación en dólares para el proyecto Yamal en una península ártica como parte de las sanciones a Moscú por la crisis de Ucrania. No es ajeno a este bloqueo el hecho que las grandes petroleras estadounidenses, en particular ExxonMobil y Chevron, son importantes productores de gas que han cifrado muchas expectativas -como el resto de las grandes del sector incluida Repsol- en el desarrollo del GNL como combustible alternativo al carbón y al fuel en la generación eléctrica por su bajo nivel contaminante. 
Un indicio por parte de las petroleras de su interés en el mercado del GNL ha sido la firma este año de un acuerdo suscrito entre otras por Repsol, ExxonMobil, Total, Shell, BP, ENI, Statoil y Wintershall destinado a limitar las emisiones accidentales o incontroladas del gas metano que tiene importantes efectos de invernadero sobre la atmósfera terrestre. El acuerdo tiene por finalidad reducir la exposición de la explotación del gas natural a las críticas de los defensores del medio ambiente adecuándola a normas sostenibles.

Novatek superó las restricciones financieras a su proyecto de 27.000 millones de dólares impuestas por Estados Unidos mediante dos créditos de bancos chinos por importe de 12.000 millones de dólares, beneficios fiscales concedidos por el Gobierno y fuertes inversiones estatales en infraestructuras. Los bancos han buscado fórmulas de financiación que no violen los principios del embargo estadounidense para evitar represalias. Los socios minoritarios del proyecto son Total de Francia, China National Petroleum Corporation (CNPC) con un 20% cada una, y un fondo estatal de inversión chino, mientras Novatek mantiene la mayoría del capital. 

Rusia tiene otras estaciones de GNL en la isla de Sakhalin, pero su capacidad es baja y son muy distantes. Yamal es la estación de GNL más al norte del mundo y está más cerca de Europa pero las aguas sobre la costa donde está emplazada están congeladas la mayor parte del año. El primer embarque de gas este mes tenía por destino el Reino Unido y los buques tanqueros son además rompehielos. La empresa espera que el perfeccionamiento de las embarcaciones permita exportar GNL los doce meses del año en la ruta del este con destino en Asia. Novatek tiene planes para una segunda estación con el nombre de Artic GNL2 operación en la cual tanto total como CNPC ya mostraron interés. 

El problema para el desarrollo del nuevo proyecto será una  vez más la financiación como subproducto de las sanciones contra Rusia. El Kremlin ha mostrado un especial interés en el desarrollo del proyecto que fue desaconsejado por las estatales Rosneft y Gazprom, cuyos presidentes asistieron a su inauguración este mes bajo la mirada del presidente Vladimir Putin que hizo de su desarrollo una causa política de primer orden.

Hay sin embargo otra lógica en el desarrollo de Rusia como un competidor de primera línea en el GNL. El mercado de este combustible se ha duplicado en la última década y ha alcanzado en 2016 los 258 millones de toneladas. Su desarrollo se ha beneficiado porque mover el gas licuado no requiere infraestructuras costosas y el problema se resuelve con buques metaneros cuyas flotas crecen en la medida de las necesidades del comercio mundial de esta materia prima. Pero el gran volumen de inversiones en el sector va a crear problemas de precios al desatar una fuerte competencia a resultas de las inversiones comprometidas en el desarrollo del GNL. 

Exxon tiene en Australia los proyectos de gas natural Kipper Tuna Turrum, Gorgon y Scarborough que representan la mayor parte de los 19.000 millones de dólares que han invertido en ese país. La anglo holandesa Shell por su parte es el principal productor de GNL tras la adquisición de British Gas el año pasado, y Total aspira a ser uno de los grandes jugadores en este mercado tras comprar las filiales de gas de la empresa de energía francesa Engie y asegurarse su presencia en Rusia. 

Mientras las empresas de petróleo y gas intentan asegurar para el GNL un lugar dentro de las estrategias internacionales para la reducción de las emisiones lo que no pueden evitar es la competencia cada vez más aguda. Las empresas que forman parte del mercado del GNL están embarcadas en una puja por la obtención de contratos de largo plazo con sus clientes y éstos aprovechan la coyuntura para bajar los precios. Es en este escenario que se inscriben los esfuerzos de Moscú por asegurar la presencia del país en el mercado del GNL. 

Es una realidad que el gas natural licuado se ha convertido en una amenaza para el predominio energético ruso en Europa. Muchas gasistas y empresas eléctricas de Europa han firmado contratos con los proveedores estadounidenses de gas natural licuado de origen no convencional con precios muy bajos cuya producción ha comenzado a llegar al continente este año y tenderá a incrementarse. La entrada en producción de Yamal es una forma de mantener la presencia en Europa sin limitarse a los gasoductos como el Nordstream o el viejo y conflictivo gasoducto que atraviesa Ucrania y que Rusia preferiría condenar. Son estos los motivos que han determinado como objetivo político de la actual administración del Kremlin lograr una participación en el mercado mundial del GNL de entre el 15% y el 20% hasta ahora controlado por Estados Unidos, Qatar y Australia.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...