edición: 2451 , Viernes, 20 abril 2018
16/10/2012
Agotados los recortes y la austeridad

La Eurozona podría revisar en cascada todos los presupuestos

El Gobierno español "juega" a que se sumen más países al incumplimiento del objetivo de déficit
La Eurozona parece haber iniciado una reflexión sobre el posible agotamiento de las políticas de austeridad
Juan José González

Acostumbrados a una reacción virulenta cada vez que una de las agencias de rating abre la boca, la última de S&P rebajando dos escalones de golpe la deuda soberana española, parece haber cogido al Ejecutivo español con una cierta dósis de anestesia, a juzgar por la nimia reacción. Dos escalones de golpe, es mucho golpe de una vez y además llega en un momento crítico para la posición de un país cuya economía espera en la antesala del rescate. Aunque no faltan quienes señalen que la nota de la calificadora americana poco o nada viene a añadir a una situación de máximo deterioro, al final la citaba rebaja se queda en eso, en un golpe bajo más. En cualquier caso, la obligada decisión de S&P en degradar la deuda española (se queda en marginal por esa referencia a la amenaza secesionista de Cataluña) debería ser observada en un contexto diferente: llega tras la presentación de un presupuesto del Gobierno con objetivos (déficit y crecimiento económico) de imposible cumplimiento. Un contexto donde hay una novedad: se abre la puerta de la duda sobre la eficacia de la austeridad extrema, donde España no parece ser la única economía europea que vaya a verse obligada a rectificar su presupuesto para el próximo año.

Varios socios europeos han visto en las palabras de De Guindos una buena oportunidad. El equipo económico español mantiene que sí, que es posible y previsible que tenga que retocar o revisar el presupuesto alumbrado recientemente. Con esta postura el Gobierno español estaría acercándose más a las cifras del FMI que indicaban un retroceso muy superior de la economía española para el próximo ejercicio. Que los objetivos de déficit y crecimiento (negativo) de la economía española para 2013 sean sospechosos desde el inicio de incumplimiento ha servido a otros colegas de la Unión para que hagan lo propio, es decir, que revisen a la baja sus presupuestos y objetivos para el próximo año.

La lectura de este movimiento no puede ser más sencilla, como tampoco puede ser otra, puesto que si los clientes habituales están declarando que no habrá más pedidos, es imposible que los fabricantes cumplan sus objetivos. Es una situación común: se acumulan economías con problemas y los problemas se acumulan en Europa. La eurozona puede estar comenzando a dar marcha atrás en los programas de austeridad y los recortes en gastos e inversiones revisados.

Ya no se trata únicamente de que sean los países más afectados quienes apliquen más recortes y mantengan esa austeridad "alemana" hasta sus últimas consecuencias, porque esas consecuencias ya alcanzan a alemanes, holandeses y belgas. Los franceses, los italianos, los británicos, portugueses y otros socios de Europa dudan de los resultados de la política de austeridad en los términos planteados desde la quiebra de Grecia. Europa entera, casi al completo, parece estar intentando un giro, una reflexión o un cambio de marcha que afecta al mantenimiento de los recortes y de la austeridad presupuestaria de los Estados. Es como si, a partir de las cifras ofrecidas días atrás por los economistas del FMI (previsiones e hipótesis econométricas) los partidarios de la austeridad y de los recortes se hayan dado cuenta de que si los países con problemas Grecia, Portugal, España, Italia..., no van a crecer lo suficiente como para crear empleo, difícilmente podrá recuperarse la demanda.

Por otro lado, el Gobierno español parece estar reaccionando merced a los impulsos que le llegan del exterior, pues el responsable económico ya piensa, a escasas horas de haber presentado el objetivo de déficit del 6,3% para este año, que no habrá otro remedio más que revisarlo, al entender que casi ninguno de sus colegas será capaz de conseguir los objetivos presentados en Bruselas. Y la única forma de cambiar el guarismo de crecimiento económico es frenar la política de recortes en gastos e inversiones, dejar la austeridad a un lado.

Aunque no haya querido alinearse con esta tesis el ministro alemán de Finanzas, Schäuble parece estar hablando en clave, en nueva clave. El ministro alemán sonríe en las últimas reuniones, algo a lo que no acostumbraba anteriormente. Se muestra ligeramente flexible en referencia a que ya detecta señales en la eurozona que podrían ser indicativas que la luz al final del tunel no es el foco de un locomotora que viene, sino de eso, de la eficacia que marcan las políticas de austeridad. Schäuble afirma que estas ya han comenzado a dar sus frutos, y que si bien, no deben ser abandonadas, es posible que ya se haya llegado a los objetivos marcados.

Puede ser una visión optimisma de los últimos gestos políticos de los socios europeos, pero cuando el mal se convierte en mal de muchos, se extiende, como extendida esta la austeridad y la caida de la demanda, quizás sea llegado el momento en que no interese que el departamento de Urgencias se encuentre colapsado y la UVI llena de pacientes. Parece que algo esta cambiando.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...